El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Arquitectura

Una joya arquitectónica y paisajísticaFundación Serralves, Oporto

La casa original, el museo de Álvaro Siza y unos maravillosos jardines para pasear en cualquier época del año.

La Fundación Serralves se encuentra en las proximidades de Oporto, en una antigua finca de 18 hectáreas en la zona de Boavista, a un escaso kilómetro de la Foz, la desembocadura del Duero, zona que se desarrolló como lugar de veraneo de la burguesía industrial de la ciudad en la primera mitad del S.XX.

Carlos Alberto Cabral, el 2º Conde de Vizela, heredó esta finca en 1890 de su abuela. Gran viajero, francófono y francófilo y amante de las artes, tras asistir a la Exposición Universal de París en 1925, decide construir su casa en estos terrenos con la ayuda del arquitecto local de moda, el Marqués da Silva, y con la intervención también de los mucho más modernos arquitectos y artistas del momento en París. Se podría decir que el edificio fue obra de Jacques Siclis, con muebles de Ruhlman y Leleu, cristalería de Lalique, la verja de Edgar Brandt y las lámparas de Perzel.

Lo que ha quedado, tras sucesivas ventas y expolios de muebles principalmente, es una Fundación que fomenta el arte contemporáneo y la arquitectura y que quiere tener una presencia local ubicada en un conjunto de maravillosos jardines y edificios: la casa Serralves de 1925 y el nuevo museo realizado por el Arquitecto Alvaro Siza Vieira inaugurado en 1999.

No nos importa reconocerlo: nuestra debilidad es la casa antigua, que es hoy justificadamente Monumento Nacional, al tratarse del conjunto más emblemático del art decó portugués. Nos gusta todo: la casa rosada rodeada de jardines, unos de estilo francés que se abren al frente y lateralmente, y rodeándolos otros ingleses, con la cancha de tenis y el pabellón de verano, hoy salón de té, con una pérgola de granito local cubierta de glicinias; el laberinto, la rosaleda, la alameda. Conviven más de 200 especies de plantas y arbustos autóctonos y exóticos: hibiscos, magnolios, camelias, rosas, glicinias, entre avenidas de arboledas y olivos.

Corría el año 1999 cuando se inauguró la Fundación tal y con la conocemos hoy en día, es decir la casa de Serralves restaurada y el edificio del Museo, realizado por el arquitecto Alvaro Siza Vieira en los terrenos de la antigua huerta. El museo aloja exposiciones de arte contemporáneo y cuenta con una librería especializada en arte y arquitectura que resiste a los envites al papel y una tienda de objetos de diseño minuciosamente seleccionados que es una de las mejores del país y una gran tentación.

Cada año, el último fin de semana de mayo, la Fundación permanece abierta durante 48 horas, presentando espectáculos y eventos en sus jardines. Los domingos por la mañana la entrada es gratuita y el lugar se llena de familias que van a pasear con sus hijos o a comer en el restaurante del Museo. Y no solo ellos acuden a la Serralves: el domingo que la visitamos tuvimos el honor de cruzarnos con el cineasta Manuel de Oliveira, paseando por los jardines en una de sus últimas apariciones públicas. Fallecería diez días después.

Parece que ningún niño de los que ha visitado el conjunto se olvida de la pala roja de jardinero de Claes Oldenbourg que nos da la bienvenida frente a la verja de la entrada principal. Pero hay muchas más esculturas y románticos rincones que recordaremos.

Si tuviéramos que salvar de un incendio algún elemento de esta joya, que ya fue expoliada por sus anteriores dueños, los cuales vendieron en subasta los muebles antes de que el Gobierno portugués la comprara, tendríamos verdaderas dificultades a la hora de elegir entre los objetos de artes decorativas de la casa Serralves, las verjas, los apliques, la consola del comedor, las maderas exóticas del parquet, los mármoles rosados del baño o los tiradores de las puertas. Tratándose de una arquitectura que abarca hasta el más mínimo detalle y de materiales de tanta calidad y belleza, lo mejor es desear que no haya más expolios ni conatos de incendio y pasar a formar parte del grupo de patronos y patrocinadores de la Fundación que permiten que ésta se mantenga y se visite durante muchas generaciones.

La Fundación Serralves está incluida en nuestra guía hedonista de Oporto.

3 respuestas a Fundación Serralves, Oporto

  1. maría dijo:

    Impresionante todo Serralves: su arquitectura, sus jardines, sus propuestas, este artículo y vuestra experiencia durante la visita. Vaya sorpresa!. Enhorabuena.

  2. Mónica Vergés dijo:

    Maribel, gracias por hablarnos de un lugar tan espectacular, que como muy bien dices son dos.
    Sin duda la casa Decò, lo mejor. Los jardines un plus que hacen que la visita sea redonda. Anhelas haber vivido allí.
    Ah!!!! Y ess verdad, lo de la pala roja, funciona a modo de iman. Todavía conservamos una foto de los chicos cuando eran pequeños junto a ella.

  3. Mª Luisa dijo:

    Como siempre, descubriéndonos rincones, otra manera de ver las ciudades portuguesas y sus monumentos.
    Gracias.

Arquitectura

Todo esto
y mucho más
en Arquitectura
+