El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Artistas

Legó una magnífica colección impresionistaCaillebotte, mecenas, jardinero, regatista y gran pintor

El Museo Thyssen-Bornemisza dedica una retrospectiva a este pintor audaz, predecesor de la fotografía.

Con una posición muy acomodada gracias a una herencia de su padre, Caillebotte (París, 1848-Petit Gennevilliers 1894) llevó la vida que a muchos nos hubiera gustado tener: se dedicó a la pintura, la jardinería y la vela. Culto y generoso, estudió derecho, ingeniería naval y Bellas Artes. Su holgada situación económica y su pasión por la pintura le llevaron a representar un papel decisivo como mecenas de muchos de sus amigos artistas impresionistas, a los que ayudó comprando y coleccionando obras. Caillebotte organizó exposiciones y con el tiempo acumuló una importante colección de obras de sus amigos Monet, Degas y Renoir y  otros pintores coetáneos como Pisarro, Cézanne o Sisley.

La exposición  del Thyssen-Bornemisza Caillebotte, pintor y jardinero, organizada en colaboración con el museo impresionista Giverny –donde ha estado expuesta hasta hace poco– se recrea en torno a los jardines  y la naturaleza que tanto amaba Caillebotte, así como en su amistad con su amigo Claude Monet. Compartía con él una gran afición por la jardinería, en particular por el cultivo de las orquídeas y otras flores raras. Además de pintar la huerta de la finca familiar en Yerres, más tarde se dedicó a cultivar su propio jardín y la huerta en su casa de Petit Gennevilliers, en el pueblo de Giverny.

Sus originales encuadres, desde lo alto y en picado como si fueran fotografías y sus composiciones poco académicas – instantáneas con personajes solitarios en perspectivas truncadas – no obtuvieron el reconocimiento que merecían. Las escenas banales de personajes en actividades cotidianas tampoco eran santo de devoción en la época. Al igual que otros impresionistas, Caillebotte enervaba a los academicistas  y cuando se presentó en 1875 al Salón de París, sus obras fueron rechazadas, entre ellas una de las más valoradas hoy día: Los acuchilladores de parqué (Les Raboteurs de parquet, 1875), obra imprescindible en la visita al Thyssen. Fue a partir de entonces cuando se centró en el mecenazgo, adquiriendo una excelente colección de obras impresionistas que legó al Estado francés tras su muerte en 1894. En cuanto a sus obras, el Estado no quiso aceptar las 67 obras que legó y tras duras negociaciones con Renoir, su albacea, se quedaron finalmente con 38 obras para el Museo de Luxemburgo, no sin una protesta de la Academia de Bellas Artes, que no le consideraba suficientemente digno para ese museo.

La muestra, que cuenta con 65 cuadros del autor, se compone de cuatro capítulos centrados en los lugares donde Caillebotte vivió y trabajó: El París de Haussmann: un universo mineral; los veranos en Yerres: 1861-1879; El Sena y los viajes a Normandía: 1880-1888 y Le Petit‐Gennevilliers: 1888-1894. En cada una de estas etapas se desvelan las aficiones de Caillebotte. Gran regatista, fue un  apasionado de la vela, deporte con el que obtuvo varios premios internacionales y que le llevó  a diseñar veleros que hizo construir en un pequeño astillero junto a su casa de campo. Llegó a tener 14 barcos. También fue un gran aficionado a la filatelia y uno de los fundadores de la Sociedad Francesa de Timbrología en 1875. Con su hermano Marcial llegó a reunir una excelente colección de sellos que vendieron a un coleccionista inglés por una suma astronómica.

Ignorado en Francia, Caillebotte siempre obtuvo mayor reconocimiento en Estados Unidos, donde los coleccionistas americanos valoraron mucho su pintura. Teniendo en cuenta todo lo que hizo y promovió, su vida pasó desapercibida y con una extraña relación con la muerte: perdió a su padre muy joven, y años después a su hermano René y a su madre. La muerte también le persiguió a él joven, a los 45 años. Su tumba está en el cementerio Père Lachaise de París.

19 de julio – 30 de octubre

Museo Thyssen-Bornemisza

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+