El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Artistas

Dalila Puzzovio, la reina del Pop

Tanto ella como su obra se elevan como un gran icono del Pop argentino. Multipremiada, Dalila Puzzovio celebra 50 años de creación artística

Aunque EEUU, Reino Unido y Japón exportaron las obras más reconocidas, el Pop argentino desarrolló una identidad estética propia, una ideología crítica y un reconocimiento internacional muy destacable. Lawrence Alloway –el crítico de arte al que se le adjudica haber bautizado al movimiento- seguía tan de cerca lo que ocurría en el país, como para acudir a formar parte del jurado de los premios del Instituto Torcuato Di Tella de Buenos Aires. Dalila Puzzovio fue premiada tres años consecutivos.

Casada con el también artista Charlie Squirru -“con el que compartimos, gustos, disgustos y la vida misma”- Puzzovio celebra 50 años en el mundo de la creación artística con el mismo ímpetu de sus orígenes y sin alardear de que llegó a conocer a Warhol en Nueva York. Como artista pop siempre será recordada por sus autorretratos y sus zapatos de doble plataforma, iconos de una época que resurge con fuerza.

¿De dónde nace esa unión tuya del arte y la moda?
Nace de mi más noble estilo, con los riesgos que eso implica. La moda ocupa un lugar importante en mi vida desde los principios de mi obra y por eso está ahí. Provengo de una familia italiana donde la llegada del sastre o la modista para la elección de materiales o patronajes era un ritual natural y preciado.

¿Y cómo llegas a dedicarte al arte?
Nunca pensé en dedicarme a otra cosa. Creo que mi vocación la sufrían las paredes de mi casa que recibían repentinas intervenciones. Con los años elegí una carrera transparente y vivir en un estado ideal de obsesión por el arte, un fluir comprometido con una sola idea: ir creando paso a paso.

Te acompaña la rebeldía, la transgresión… ¿el Pop tiene hoy aún algo que decir?
El Pop sigue siendo un referente importante… aunque en la actualidad no hay nada que transgredir. En el Pop siempre parecía que a través de una banalidad poética se instalaba la voluntad mágica que despierta la emoción y, en mi caso, mi emoción era productora de singularidades.

Estamos acostumbrados a ubicar este movimiento en el Nueva York de finales de los 50 pero ¿cómo se vivió este movimiento en la Argentina del inicio de los 60?
Esos años han sido para mí como una ceremonia excéntrica y, al mismo tiempo, perfectamente natural, indiferente a lo que desencadenaba. El Pop de Nueva York no influyó realmente en el de Argentina, donde el contexto cultural y social era otro. Y aquí no pueblo hablar sin referirme al Instituto di Tella. Este espacio significó un lujo cultural como jamás hemos vuelto a conocer en Argentina. Fue combatido por el gobierno militar de Juan Carlos Onganía por la insoportable calidad artística que tenía, tan alejada de mentes mediocres y donde el arte actuaba como detonador, como espejo que refleja las lacras humanas.

Un ejemplo de vanguardia…
Las vanguardias se dan cuando uno no espera los permisos, uno se los toma. Y eso fue lo que ocurrió en ese hábitat amigable y absolutamente respetado en el resto del mundo culto que teníamos allí. Nuestro ego no tenía límites. Estábamos ironizando y no íbamos a esperar encima el reconocimiento. Sin embargo lo tuvimos porque no esperamos tener permiso.

¿Y la crítica qué decía?
Todos los mejores críticos del mundo que fueron invitados a visitar y criticar nuestras obras dijeron que estábamos a la altura de Nueva York o Tokio.

Humor, sentido crítico… ¿qué ingredientes pones en tus creaciones?
Fundamentalmente originalidad y alegría que revelan sentimientos de irrealidad. Signos de una superioridad misteriosa, mezcla de talento, fuerza y riqueza que provoca efectos reales, reconocidos luego de años por los hombres.

¿Cómo te gustaría ser recordada?
Me gustaría ser recordada como me considera Charlie –mi marido- parafraseando al compositor Cole Porter: “You are the top”. Para mí es importante saber que jamás prostituí mi obra para que fuera vendedora… en todo caso me dediqué a otras disciplinas.

¿Con qué proyectos andas en la actualidad?
Ahora mismo estoy realizando una megamuestra llamada Visible-Invisible en el Centro Cultural Bicentenario de Santiago del Estero (Argentina) con la que estoy entusiasmada.  Porque además creo que 2015 y 2016 serán años para redescubrir el Pop en el mundo. En mi caso, por ejemplo, estoy invitada a exponer en la muestra International Pop en el Walker Art Center de Minneapolis, el Dallas Museum y el Philadelphia Museum of Art, en Estados Unidos.

Para acabar, ¿qué dirías que es el arte?
El arte es, sin duda, el oxígeno más contaminado de espiritualidad. Es una obsesión… porque cada obra representa un momento entrañable porque el hecho de haberla imaginado, soñado y concretado es algo muy fuerte.

Una respuesta a Dalila Puzzovio, la reina del Pop

  1. helena dijo:

    dalila como siempre genial

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+