El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Artistas

Eugenio Recuenco publica ‘Revue’

Ante el talento de este fotógrafo español solo nos queda quitarnos el sombrero; una y mil veces.

Eugenio Recuenco es un grande de España, y no sólo por su aspecto físico, que también, sino por la altura artística de su trabajo. Es uno de los fotógrafos más inspirados que conozco, y sin embargo él no cree en la inspiración sino “como unos flashazos que te llegan en pleno proceso creativo, cuando estás trabajando”. Su obra fotográfica es el resultado de una narrativa compleja, de una escenografía minuciosamente elaborada que incluye referencias a la historia del arte, desde el Renacimiento a Picasso o Tamara Lempika, y donde el cine está absolutamente presente.

Ahora publica el libro ‘Revue’ en el que se recogen, a modo de herencia y como homenaje a todos los que participaron en su realización, algunos de las trabajos comerciales hechos durante una década para editoriales en revistas de moda españolas e internacionales y encargos de clientes, entre los que se encuentra Loewe. Una retrospectiva de algo más de 200 fotografías llenas de talento creativo, de ironía y de poesía. Mientras, espera que llegue financiación para rodar su primer largo como director de cine; una road movie psicológica, que estamos seguros no pasará desapercibida.

Hubo una época en la que si en tu revista femenina de moda de alta gama no había un editorial de moda de Eugenio Recuenco, el medio estaba ‘out’.
Nunca he tenido esa sensación. Y a día de hoy sigo buscando que me reclamen. Es cierto que siempre he estado muy centrado en el trabajo y no he tenido esa percepción de estar o no estar. A veces, más que con el reconocimiento, te quedas con los malos momentos, cuando te dicen ‘no me ha gustado’.

¿Has trabajado siempre con libertad?
Nunca trabajas en total libertad, porque ni tú mismo te dejas esa libertad. Al trabajar para un medio, siempre tienes ese medio en la cabeza. Siempre me han tratado muy bien, tanto dentro de España como fuera. Si bien es cierto que fuera todo está más estructurado, tienes un director de arte que tiene más peso, y te eligen por lo que piensan que tú les vas a dar y saben muy bien lo que pretenden de ti, y te lo trasmiten. En España el miedo nos atenaza más.

Tu obra o tus trabajos son muy poéticos, sin embargo tú eres un tipo muy irónico, socarrón… ¿dos maneras de entender el mundo en una misma persona?
Al final la ironía es necesaria para sobrevivir en un mondo lleno de intereses, centrado en el dinero. Muchas veces, al enfrentarme a un trabajo, me he visto envuelto en un montón de historias que no eran las mías, que nada tenían que ver con la parte artística de la fotografía. Y no me ha quedado más remedio que decir: ‘da igual como sea, es un trabajo y yo quiero hacerlo bonito’. Y es esa dualidad a la que creo que te refieres: la ironía te salva de muchas cosas.

En tu caso, un titular posible sería ‘Cuando la fotografía y la pintura se encuentran’. ¿Cómo es en tu caso?
Llegó un momento en el la pintura tuvo que reinventarse, sobre todo con la llegada de la fotografía.  Por otra parte, y por el buen trabajo hecho durante décadas, la labor documental de la fotografía ha llegado ya a su máxima expresión, ya no se puede documentar más ni mejor; hoy en día cualquiera hace treinta fotos y las comparte con miles o millones de personas… ¿Qué queda entonces? Pues igual que creo que en la pintura hay una vuelta a  lo figurativo, donde se da mucha importancia a la técnica, a lo que cuentas, a los colores…, en la fotografía pasa lo mismo, ya no se trata sólo representar lo que tengo delante, no se trata de captar lo que está ahí a fuera y ve todo el mundo, sino que me gusta poner delante de la cámara que refleja la realidad un mundo diferente. Y ahí quizá es dónde viene ese mundo poético al que te referías, y que en realidad es una evasión de la realidad.

¿Te resulta fácil o complicado transmitir tus ideas a tu equipo?
Tengo un equipo con el que trabajo desde hace mucho tiempo. Transmitir lo que quiero es relativamente fácil; lo difícil es mantener la ilusión. Todos cumplimos años y mantener viva la ilusión es lo complicado.

En tu trabajos para publicidad se ve al director de cine que llevas dentro. Porque tú eres director de cine, ¿verdad?
Muchas gracias (y ríe complacido). En realidad yo me metí en publicidad para aprender el oficio y hacer cine.

¿Y ha llegado el momento de hacer cine?
Sí, el proyecto de la película ya existe, pero está a falta de financiación; está el equipo, la gente que lo apoya, pero falta el dinero. En cuanto esté, habrá una película.

¿La diferencia entre la realización publicitaria y la cinematográfica está en el tiempo?
Sí. En cualquiera de los dos casos yo necesito contar una historia; en la publicidad debo hacerlo en poco tiempo, y en el cine tengo más. Pero también en algo que va más allá del tiempo: yo quiero transmitir unos sentimientos, y el sentimiento necesita tiempo para ser transmitido.

Vamos al grano, que tú has venido aquí a hablar de tu libro, y yo soy demasiado curioso. ¿Qué es ‘Revue’? ¿Cómo nace? ¿Qué quieres transmitir?
Es un recopilatorio de los últimos 10 años de trabajo; es una herencia, mi herencia. Es un resumen de todo mi trabajo comercial en este tiempo; todo ha servido para algo. Cuando me lo planteé pensé ‘para poder continuar necesito que todo el trabajo hecho en conjunto con mi equipo, con los clientes, con los modelos… esté reunido en un soporte merecido’. Pero no es un giro, es una continuación hacia lo mismo, hacia un trabajo personal que es desde donde yo me muevo. También hay una voluntad de darle presencia a trabajos que han sido muy efímeros, como lo son todas las editoriales de moda para revistas; aquí quedan plasmados para siempre.

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+