El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Artistas

Expone en Shanghai.Eva Armisén

Zaragozana de nacimiento, es una artista de gran proyección internacional.

“En medio de tanta mediocridad, las cosas bellas nos salvan”, afirma Eva ArmisénOptimista, naif, colorista y profundamente poético. Tan poético que, desde su evidente sencillez, surge la reflexión. Son algunas de las palabras que se pueden utilizar a la hora de definir el trabajo, extenso, muy extenso, de la artista aragonesa.

En estos momentos se encuentra en Shanghai. A partir del 3 de octubre y hasta el 6 de noviembre, expone por vez primera en dicha ciudad. Y aunque está más que acostumbrada a cruzar fronteras, este reto le emociona y le hace sentir afortunada.

En cuanto al hecho de que su libro homónimo sea uno de los más vendidos en Corea, es algo que todavía le provoca asombro. Con ella, que cada día valora más el cielo azul y respirar aire puro, charlamos sobre su trayectoria.

Cuéntenos quién es y cómo llegó a ser la creadora que hoy es.
Siempre me he expresado mejor dibujando y pintando que hablando. Creo que empecé a pintar por timidez. Soy observadora y curiosa. Desde niña he tenido la sensación de que pintando soy más libre y que voy donde quiero. Puedo dibujar lo que me imagino y cambiar las cosas. Puede ser ingenua, pero sigo pensando lo mismo. Desde que descubrí ese poder, no he podido dejar de dibujar y pintar.

Acompaña las bellas ilustraciones de singulares palabras, frases.
Me gustan las palabras. No sólo el mensaje pero el hecho de dibujarlas, la caligrafía. Lo primero que suelo hacer   es apuntar la idea. En mi trabajo el mensaje es fundamental. Durante el proceso, a veces cambia la frase inicial  pero casi siempre es el principio de todo. Aparece como una sugerencia y yo no pretendo que dirija al que lo mira sino que sirva como introducción para que, después, cada uno se haga suyo el cuadro y lo lleve a dónde quiera. Me sorprenden muchas veces las interpretaciones y las emociones que pueden mover en otras personas, a veces tan lejos de mi idea original.

¿Es difícil encerrar grandes pensamientos en apenas dos palabras?
Suelo apuntar las frases, las ideas y después desarrollar la imagen que las acompaña. Procuro sintetizar, con muy pocas palabras decir todo lo importante. Dependiendo del orden esas mismas palabras son la felicidad o el desastre. Cada vez más busco la honestidad y la desnudez; no me interesa el artificio ni la mentira. A veces, ocurre al revés y una imagen me lleva a una frase.

¿Su vena artística es herencia familiar?
Mi madre es profesora de educación especial y mi padre ingeniero industrial. No hay artistas en mi familia pero su apoyo y la confianza que han tenido en mí, han sido fundamentales. Me enseñaron a creer en lo que quería hacer y a pelearme por ello, me apoyaron y esa confianza no tiene precio. Espero ser capaz de transmitírsela a mis hijos. Es un gran regalo que me acompaña siempre.

¿Existe algún objeto sobre el que no haya dibujado o diseñado y que le llame la atención?
Me encantaría pintar un avión. Siempre me ha seducido la imagen de una de mis figuras entre las nubes y viajando de un sitio a otro con gente dentro. Sería perfecto. Hay algo en el momento en que el avión despega que me hace sentir feliz. He pintado camiones y coches, así que el avión… ¡Espero que llegue pronto!

Ha creado la imagen de diferentes productos, ¿alguno por el que sienta especial devoción?
Cada producto tiene su interés. En general disfruto del proceso de pensar cómo puedo aplicar buenas ideas a los productos o a los espacios que me proponen. Quizás tengo un cariño especial a una campaña que hice para Coca-Cola hace unos años. Fue la primera vez que trabajaba para una gran compañía y aprendí muchas cosas. Lo pasé mal, pero conseguí trabajar de otra manera y eso me gustó. Me di cuenta de que podía aplicar mis ideas a formatos que nunca me había planteado antes. A partir de entonces he trabajado para muchas empresas en iniciativas muy diversas.

Como artista, ¿tiene una torre de marfil particular o puede crear casi en cualquier lugar?
Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es poder hacerlo en  cualquier sitio. Viajo continuamente y trabajo en todas partes. Suelo llevar siempre cuadernos donde apunto y dibujo y cuando estoy más de una semana en un sitio improviso un estudio en cualquier parte. Me gusta trabajar fuera de casa y sobre todo me gusta saber que no necesito nada material para crear.

Junto a Marc Parrot, es coautora de dos libros infantiles. ¿Qué supuso dicha experiencia?
Fue un proyecto fantástico. Ilustrar las canciones-textos de Marc me encantó. Trabajamos juntos en las ideas y ha sido un proyecto especial porque después hemos hecho muchas presentaciones de los libros, en bibliotecas, teatros y  colegios. Allí, hemos podido vivir la reacción de los niños en directo.

Ahora, se encuentra en Shanghai. ¿Qué otros proyectos se trae entre manos?
En noviembre expongo en Cmay Gallery de Los Ángeles y, en diciembre, en Arte Periférica de Lisboa y también en Gallery by the Harbour, en Hong Kong. Además, estaré en la feria Kiaf en Seul e inauguraré por tercer año consecutivo la instalación de Navidad en Dondeamun para Doota en Corea.

Cuándo descansa, ¿qué le gusta hacer?
Me encanta viajar y tengo la suerte de no parar de hacerlo. Intento combinar el trabajo con el ocio en las ciudades que visito. Trabajo con mi hermana y los viajes siempre tienen un componente de risa, aventura y familia. Cuando no viajo por trabajo lo hago a veces  por placer con mi marido y mis hijos. Cuando estoy en casa, caminar es una de mis actividades favoritas. Me encanta leer y ver cosas bonitas de cualquier tipo. Hace tiempo que decidí que en medio de tanta mediocridad las cosas bellas nos salvan y procuro buscarlas siempre en cualquier ámbito.

Una respuesta a Eva Armisén

  1. Bea dijo:

    Muy lindas tus ideas Eva!

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+