El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Artistas

Nuevo proyecto del artista en MiamiJuan Garaizábal: un balcón para asomarse a La Habana

El artista Juan Garaizábal nos abre su estudio en Madrid antes de trasladarse a Miami.

Juan Garaizábal se traslada a Miami para llevar a cabo su último proyecto: una monumental escultura que refleja la silueta de un balcón típico de La Habana que se levantará en un espacio exterior mirando hacia la isla de Cuba.  Con esta propuesta, Garaizábal pretende dar forma a la nostalgia que sienten  muchos residentes de la ciudad de Florida hacia su perdida Habana. El monumento, cuya maqueta nos ha presentado en su taller de Madrid pocos días antes de viajar a Estados Unidos, responde al estilo personal con el que el artista de origen vasco nos tiene ya familiarizados: elegantes estructuras ligeras y diáfanas construidas con acero y  hierro e iluminadas con la delicada luz púrpura de los Leds.

Juan Garaizábal (Madrid, 1971) lleva años reconstruyendo edificios olvidados con su proyecto denominado “Memorias urbanas” en ciudades como Berlín, Venecia, París, Londres, Estambul o Chicago. Entre sus muchos proyectos figuran la Iglesia Bohemia de Belén en Berlín, el hipódromo de Constantinopla, lápidas en el jardín del estudio de Modigliani, y otras obras en curso como los jarrones desaparecidos del Palacio de la Tullerías en París o un edificio sobre el Támesis. Ahora les toca a Miami y La Habana.

¿Por qué un balcón?

Estando en Chicago, la comisaria del Miami Dade Art in Public Places me propuso la idea de trabajar sobre una escultura monumental para su ciudad. Ella esperaba que propusiera una recuperación de algún edificio histórico dentro de mi discurso sobre los elementos desaparecidos, las ausencias.  Fue más tarde cuando de repente me vino la inspiración, el flechazo, y me di cuenta que la gran ausencia de Miami se encontraba en La Habana.

Además, me interesa muchísimo la idea de que lo que va a ocurrir en Cuba es parecido a lo que pasó en Berlín con la caída del muro. Todo es bienvenido, todo cuenta pues hay mucho por hacer… se va a crear una energía similar. El balcón refleja la  nostalgia de La Habana, su ausencia geográfica. Hice unos bocetos de los balcones –que los adquirió una coleccionista de Los Ángeles- y Mana Contemporary me ofreció un espacio para trabajar en su residencia. La inauguración de la escultura coincidirá con la inauguración en otoño del nuevo Museo de Ciencias. Así que desde el 1 de abril estaré trabajando allí.

Y después, a Cuba.

Sí. El proyecto tiene su réplica en La Habana. Allí la obra consiste en una fachada art déco de un edificio del Miami antiguo. Habrá un diálogo simétrico entre las dos piezas.

Tu trabajo ¿se inspira en la arquitectura?

Yo he estudiado dibujo toda la vida, pero mi carrera es economista. No me preocupa no tener formación en otras disciplinas como la arquitectura. Ver cosas que existen te incapacita para crear sin limitación. Saco más creación de lo que no sé que de lo que sé. Trabajo solo, pero cuento con equipos de ingenieros, soldadores, electricistas… con los que montamos las grandes obras. Por otro lado,  y aunque no le he conocido personalmente, la obra de Christo me parece muy inspiradora.

Al menos soldar sí que sabes

(Ríe) Es más fácil soldar que montar un mueble de Ikea… todos las piezas de este estudio los he creado yo solo.

Y la economía, ¿es útil para el arte?

Cuando trabajas en espacios públicos hay que tener una visión económica de la obra, así que me gusta la idea de medir el talento por kilo. Ocupar el espacio mínimo funciona muy bien, el público lo valora, pues lo que estás poniendo debe pretender ser sublime y a la vez saber respetar su espacio. Mis obras son piezas temporales que se someten a la opinión de la gente. En el caso de la iglesia de Berlín, se decidió que se quedara permanente tras una votación en el Parlamento y con un interesante debate ciudadano.

…Y siempre iluminas con la luz púrpura del neón

Si. En una pieza que coloqué en Los Ángeles (EEUU) abrí una llaga en el hierro para que la luz saliera desde dentro. Los Led púrpura los asocio a la dignidad. También generan esqueletos nocturnos elegantes; son como imágenes de medusas. Confieren a las obras un halo especial. Hay colores como el verde o el rojo, o incluso el blanco, que no funcionan igual.

Taller en Berlín, Miami y en breve te trasladas más al norte de Madrid…

Este local se ha vendido, así que me traslado a un espacio mayor, en la Plaza de Castilla. En Madrid es donde concibo las ideas, pero el taller más grande está en Berlín.

Y trabajas con bastante frío, ¿no? (no hay calefacción en la nave)

¡Trabajo con fuego, mi enemigo es el calor!

Artistas

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+