El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Artistas

Es inconformista, y ha sabido mezclar belleza y capacidad evocadoraPablo Paniagua, el fotógrafo anónimo

Pablo Paniagua es el encargado de explotar la belleza de las modelos y expresar lo mejor de la marca a través de una imagen. Su lente tiene el objetivo de dejar plasmado el espíritu de la colección.

Pablo Paniagua es uno de los fotógrafos del momento, se esconde detrás de la campaña de La Condesa. Retrató la editorial de Thierry Mugler. Este 2019 además ha sido el elegido por la Asociación de Creadores de Moda de España, para fotografiar la MBFW Madrid.

Ha trabajado para Guerlain, Louis Vuitton, L’Oreal, Dior, Garnier,.. Este año, lo convocaron dos grandes firmas. La casa española Oteyza y la londinense Carlota Barrera. Lo que destaca a Paniagua es la naturalidad, la capacidad de contar historias a través de la luz.

Pablo Paniagua sólo ha concedido un par de entrevistas en toda su carrera, es una de las figuras más misteriosas de la industria de la moda española. En un hecho sin precedentes, el fotógrafo ha cedido de nuevo un proyecto suyo para una nueva campaña de publicidad, ideada por el estudio Puntofilipino.

Su esfuerzo por mantenerse alejado de los focos –en una industria donde muchos luchan por lo contrario– marca la personalidad del influyente fotógrafo.

Analizamos la esencia de una de las figuras más misteriosas de la industria de la moda

Quién eres.
Pablo Paniagua, extremeño de 40 años afincado en Madrid desde el 2001.

A qué te dedicas.
Fotógrafo freelance, especializado en moda, producto y life style.

Cómo influye el diseño en tu trabajo. Y en tu vida.
Una fuente de inspiración como muchas otras. Soy amante del arte y la belleza, pero no un esclavo.

Más que un fotógrafo, se diría que te has convertido en un profesional de la imagen.
Si hay algo que admiro en esta vida es la profesionalidad, así que esta definición me gusta mucho y me representa. Cada proyecto que acometo me gusta verlo de forma personal e individual, empaparme de toda la información posible acerca del mismo y hacer una propuesta a nivel de imagen única. Cada fotografía es un momento único e irrepetible y hay que tener en cuenta que una imagen vale más que mil palabras y sólo hay una primera impresión, por eso hay que darlo todo en cada fotografía

Algunas de las etiquetas que se podrían poner a tus fotografías: un mundo onírico, personajes tan naif como inquietantes y un look entre barroco y gótico. ¿Es acertado?.
Me gusta que mis imágenes cuenten historias, que hagan soñar y desear. Siempre intento captar el momento más bello de cada situación, mi visión del mundo que me rodea. La luz me seduce tanto como las sombras, todo depende de lo que vaya a fotografiar y la historia a contar.

¿Escribes un guion para tus sesiones?.
Podríamos decir que más que un guion que se sigue a rajatabla hago un borrador final, abierto a cambios de última hora que mejoren el resultado final. En un shooting no estoy solo, hay un equipo de profesionales que me rodea y yo soy muy respetuoso con el tiempo de todo el mundo y con el mío, por eso me gusta llegar con los deberes hechos para que la jornada sea productiva y fluida para todos. No concibo tener un shooting planificado y presentarme allí a la buena de Dior a ver qué sale. Igual que en muchas ocasiones en un cambio de look, descanso o ajuste de algún elemento de la sesión, puedes pillar al modelo desprevenido y tener la fotografía buscada.

¿Quién te dio la primera oportunidad?.
Pepa Bueno y Tamara Alcalde de la Asociación de Creadores de Moda España, ACME. Yo comencé realizando fotografías en Mercedes Benz Fashion Week como blogger, desde la grada de prensa, lo que me permitía capturar los looks desde una perspectiva diferente a la tribuna de fotógrafos, captar el ambiente que cada diseñador había creado para el desfile, respetando la iluminación que es una parte muy importante en la fotografía y la que marca, junto con la música, la atsmósfera del desfile. Este punto de vista me resultaba más enriquecedor, ya que puedes hacer énfasis en las prendas detalles y sobre todo su movimiento, que es algo que me apasiona. Ellas supieron ver el potencial de este tipo de imágenes y fue el primer trabajo fotográfico que vendí. A día de hoy podemos decir que este tipo de fotografía  se ha convertido en un referente de mi estilo y me alegra mucho ver que años después de que ACME se interesara por ellas, referentes de la moda a nivel mundial como Tom Ford o Miuccia Prada hayan elegido una perspectiva muy similar a la mía para mostrar sus colecciones al mundo.

Parece que la moda ya no es lo mismo..
La moda es una disciplina que tiene que estar viva y adaptarse a los cambios que surjan. Antes todo era mucho más relajado: un diseñador presentaba dos colecciones al año, con un trabajo más elaborado, un consumo lento y responsable. Ahora se vive a un ritmo frenético y ese diseñador seguro que tenga que presentar además de esas dos colecciones, dos colecciones crucero, alguna colección cápsula en colaboración con alguna marca… Esto conlleva a que todo el proceso creativo se altere, incluyendo las campañas publicitarias. Como dijo Anna Wintour, “la moda no se trata de mirar hacia atrás, sino de mirar siempre hacia adelante”.

Eres uno de los fotógrafos de moda más activos. ¿Qué porcentaje de creatividad tiene que ceder en este tipo de trabajo?.
La creatividad siempre está presente en la fotografía, por lo menos en la mía, pero sin perder la perspectiva de lo que estamos haciendo. Por ejemplo, si estoy fotografiando un lookbook lo que quiero es que mi cliente venda esas prendas, así que la creatividad se centra en potenciar los puntos fuertes de las mismas y hacer que se conviertan en objeto de deseo. Cuando un cliente me llama o escribe y me dice que gracias a una fotografía mía publicada en su Instagram han tenido equis ventas es cuando confirmo al 100% que hemos hecho un buen trabajo. Si estoy en un proyecto artístico personal ahí sí que ya no hay límites y es cuando te permites experimentar y que la creatividad fluya a su libre albedrío.

La moda fue tu apuesta inicial para ganarte la vida.
La moda y yo tenemos una larga historia de amor. La primera revista que compré en mi vida fue el Hola Alta Costura 1993-94, con Carla Bruni y Helena Christensen vestidas por Gianfranco Ferré para Christian Dior. De ahí en adelante.

En estos nuevos tiempos de reconocimiento de los derechos de la mujer, ¿revisaría el enfoque de alguno de sus trabajos?.
Siempre he sentido respeto y admiración por las mujeres, no concibo mi vida sin ellas. Nunca he fotografiado a nadie, ni mujer ni hombre, bajo una perspectiva que pueda resultar denigrante o pueda tener una mínima parte de humillación. Puedo fotografiar a una mujer que en apariencia pueda parecer frágil, pero no débil. Las mujeres que fotografío siempre suelen tener un reposo de empoderamiento, sin perder la feminidad.

¿Cómo lleva un fotógrafo profesional que la tecnología nos haya convertido a todos en un poco fotógrafos?.
Es maravilloso que gracias a las nuevas tecnologías la fotografía pueda estar al alcance de cualquiera. Una fotografía es un momento único que puede que no se vuelva a repetir y hoy en día con un móvil puedes capturarlo.

¿Qué tiene que tener una imagen final?.
La conjunción perfecta de todos los elementos que intervienen en ella.

¿Un fotógrafo hace fotos relajadas? De turismo, en una comida con amigos…
Me encanta mi profesión, que es una pasión, pero no estoy todo el día con móvil ni cámara en mano fotografiando. Soy bastante exigente con los clicks, no soy amigo de fotografiar porque sí. Cuando no estoy trabajando sólo fotografío cuando algo me llama poderosamente la atención.

Sostengo la teoría de que la mayoría de los mejores fotógrafos (Cartier Bresson, García Rodero, William Klein, Moholy Nagy…) son aquellos que tienen formación de pintor. Tu inspiración es claramente pictórica… ¿Estás de acuerdo?.
La pintura es una fuente inagotable de inspiración y técnica. Es una maravilla ver el dominio de la luz y las texturas por partes de los grandes, que en más de una ocasión me han servido de guía y referencia en algún proyecto. Sobre todo me fascina el lenguaje corporal y en especial como están pintadas las manos, para mí es una de las partes del cuerpo más difíciles de controlar y que en una foto te pueden dar mucha información, tanta como la mirada.

En tus fotografías hay siempre una idea que se materializa con la ayuda de la escenografía e iluminación, como ocurre con Mario Testino o Annie Leibovitz. Luego todo culmina en el laboratorio digital. ¿Qué importancia tiene para ti el papel de los programas de edición?. ¿Cómo ha cambiado la fotografía por el mundo digital?. ¿Qué importancia tiene el equipo humano para un fotógrafo de moda?.
Como ya he respondido antes en un shooting no estoy solo, hay un equipo humano detrás sin el que sería imposible ejecutar de forma impecable una sesión. Un fotógrafo no es nadie sin su equipo. Los programas de edición para mí son la forma de enriquecer la fotografía, pero manteniéndonos fieles a la realidad. Soy poco amigo de una post-producción excesiva, me gusta mucho la naturalidad y me siento más cómodo revelando que editando.

En estos años, ¿cuáles han sido los mejores y peores momentos?.
Muchos momentos buenos, y pocos o ninguno malo que recordar. Soy bastante práctico en eso. “Agua pasada no mueve molinos”, ni para bien ni para mal.

Cuál es el público objetivo de Pablo Paniagua.
Tengo un perfil bastante polifacético y me adapto bastante bien a cualquier situación, por lo que no sería franco si limitase mi público a una banda concreta. Creo que hay que estar abierto a escuchar propuestas y valorarlas, hay veces que te sorprendes hasta a ti mismo.

Cómo ha sido fotografiar en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.
Esta última edición, con todos los cambios en la infraestructura de la pasarela, ha sido bastante gratificante, puesto que se ha facilitado bastante las cosas a los profesionales que vamos a trabajar. Así que mi más sincera enhorabuena a la organización.

¿La pasarela madrileña es el mejor contexto para trabajar fotografiando moda?.
Depende de lo que busque cada uno. Para mí es un entorno en el que me siento cómodo fotografiando, puesto que me permite ver las colecciones de primera mano y en detalle. Además en las últimas ediciones, algunos desfiles se llevan a cabo en localizaciones fuera del recinto de IFEMA, lo cual siempre es interesante. Creo que en este país tenemos mucho talento y hay que apoyarlo. Si no creemos en nosotros mismos, ¿quién va a hacerlo?.

Qué es lo que te ha motivado a fotografiar moda.
Creo que ha sido algo natural. Me siento cómodo fotografiando moda.

Te pones alguna meta después de tu inicio lleno de triunfo.
Me sonroja leer esto, pero creo que la mejor fotografía siempre está por disparar. Cuando eres creativo vives en una montaña rusa y lo que detestas hoy, te puede encantar mañana, y viceversa. Si se considera triunfo vivir de una pasión, sí podemos decir que he triunfado.

¿Con qué otros profesionales harías un trabajo conjunto?.
Pues difícil pregunta para responder, porque admiro a muchos profesionales dentro del sector y estaría mal dejarme alguno en el tintero.

Si te llegara una oferta de una marca de lujo internacional para dirigirla artísticamente..
Pues sería un honor recibir esa llamada y sería maravilloso porque así podría aunar mi experiencia dentro del mundo del retail con mi faceta creativa.

Todo fotógrafo tiene sus musas o inspiraciones para crear sus instantáneas, ¿cuáles son las tuyas?.
Me encanta fotografiar mujeres con estilo y personalidad, que tengan una visión bastante personal y atemporal de la moda. Lulu Figueroa Domecq y Mayte de la Iglesia son dos mujeres que admiro y siempre es una placer fotografiarlas. Soy fan de ellas.

Qué proyectos tienes para 2019.
Tengo en mente un par de proyectos artísticos personales que espero que vean la luz este año. Con este tipo de trabajos no me gusta meterme presión con los tiempos, puesto que es algo que hago para disfrutar y experimentar que llevo a cabo cuando encajan todas las piezas del puzzle.

Para terminar, ¿Podríais señalar a otro director de arte, diseñador, compañero de profesión al que admires o que te encante su trabajo?
Admiro a tantos profesionales en estas disciplinas que no te sabría decir con cual de ellos. En este caso, me dejo querer.

Artistas

Artistas

En los bosques

Mar de Alvear

Leire Unzueta es fotógrafa con una poderosa sensibilidad. Día sí y día también se pierde, cámara en mano, en el Parque Natural de Gorbea y Urkiola. leer

Artistas

Pablo Paniagua, el fotógrafo anónimo

Gema Gutiérrez

Pablo Paniagua es el encargado de explotar la belleza de las modelos y expresar lo mejor de la marca a través de una imagen. Su lente tiene el objetivo de dejar plasmado el espíritu de la colección. leer

Artistas

Los gigantes de JR, en salas de exposición

Maria Luisa Fuentes

La Maison Européene de la Photographie de París exhibe hasta el 10 de febrero de 2019 “Momentum: La Mécanique de l’Épreuve”, primera exposición bajo techo de los gigantes del fotógrafo JR, cuyas imágenes y collages monumentales han ocupado hasta ahora muros y construcciones de ciudades en todo el mundo. leer

Todo esto
y mucho más
en Artistas
+

Moda

Artistas

Pablo Paniagua, el fotógrafo anónimo

Gema Gutiérrez

Pablo Paniagua es el encargado de explotar la belleza de las modelos y expresar lo mejor de la marca a través de una imagen. Su lente tiene el objetivo de dejar plasmado el espíritu de la colección. leer

Para Ella

Zubi, no solo bolsos

Mar de Alvear

Hablamos con las diseñadoras sobre la inspiración y detalles de su primera colección de moda. Es femenina, por supuesto. leer

Todo esto
y mucho más
en Moda
+