El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Diseño&Deco

El rey Carlos III decide fundar en 1788 la Real Fábrica de Cera la Palma para surtir a Palacio y Reales SitiosLa Palma: las velas españolas que querrás en tu casa

Una marca creada en Madrid en 1788 y recuperada ahora para el placer de los sentidos.

Nos gusta el otoño, por lo que supone de vuelta hacia dentro, por la idea de regreso al hogar, de construir refugio; porque para nosotros un gran plan se construye con elementos muy básicos: un sofá, una manta, un libro, la música cotidiana y si es por la tarde-noche, que no falte un buen vino; ah, ni la luz y el olor de un buena vela. Por eso ahora por fin, y sí, es el momento de hablar de La Palma (Antigua Real Fábrica de Cera), porque nos gusta, también, la artesanía de calidad y los artesanos que trabajan poniendo talento y creatividad en lo que hacen. Y en La Palma son maestros artesanos desde 1788.

En estas épocas tan globalizadas y tan del ‘si es danés; bostoniano; filandés o del sur de Gales’ lo compro y lo conozco, se nos pasa por alto lo que está a la vuelta de la esquina. Nos ha pasado con esta marca y nos pasa con muchas otras cosas; y ojalá el destino o nuestro ojo curioso nos traiga historias y productos como los de La Palma. Un descubrimiento que ya disfrutamos y que nos gusta contar.

El rey Carlos III decide fundar en 1788 la Real Fábrica de Cera la Palma para surtir a Palacio y Reales Sitios, logrando rápidamente fama y reconocido prestigio. En pocos años la frase firmar a “la luz de la Palma” se convirtió en sinónimo de oficializar alianzas y contratos. Creada exclusivamente para la Real Servidumbre, era conocida como Real Fábrica de Cera “La Palma” por ser esta calle el de la ubicación en Madrid.

Palacio y Reales Sitios se iluminaban sólo con la “luz de la Palma”, esta tradición duró hasta 1834, cuando la Reina María Cristina ordenó su cierre y liquidación. Ese mismo año, Federico Carducho Ponce adquirió los derechos conservando la producción con la misma calidad y manteniendo el sello de Real oficio de Cerería La Palma. La fábrica continuó su producción hasta 1918 cuando la electricidad convirtió en anecdótico el uso de velas.

Tras 90 años y más de cinco de duro trabajo la Antigua Real Fábrica de Cera la Palma vuelve a ver la luz. Recuperando los elementos perdidos y las recetas de la época, en 2010 abre de nuevo recuperando la tradición, pero sumando técnicas modernas de producción y máxima calidad artesana.

La más alta tradición artesana con materias primas selectas, realizadas lentamente y con mucho esmero hasta obtener un producto de carácter único e individual, ya que todas las velas son únicas y de edición numerada.

Sus productos estrellas, queda claro, son las velas, entre las que se encuentra la Serie Histórica, con velas inspiradas en grandes personajes, en momentos  y en lugares de la historia de nuestro país, a modo de homenaje en el que grandes perfumistas crean para revivir el pasado. Además, con el lujo añadido de oler y disfrutar de cera vegetal de mezcla única, en edicón numerada y exclusiva. Nos se nos exquisitez mayor.

Pero aún hay más; hay velas con olor a higos blancos de la Vera, a peras dulces de Aranjuez, a melocotones de Calanda, a jarmín de Granada, a incienso de Santiago, a lavanda de Castilla-que-no-nos-puede-gustar-más… y así hasta 30 referencias deseables y maravillosas que se venden en su tienda online.

También nos hemos hecho adictos a los botones de cera que colocados en un quemador y calentados por una vela de té impregnan nuestros refugios.

Y así pasamos los días de otoño, contando historias de maestros artesanos y disfrutando de las fragancias y de la luz de La Palma (Antigua Real Fábrica de Cera).

Diseño&Deco

Diseño&Deco

Nomad Chair, diseño de culto

Gema Gutierrez

El diseñador Kristian Sofus Hansen hace gala de la sencillez y funcionalidad con una silla tan operativa como elegante. Se llama Nomad y la produce la firma alemana Norr11. leer

Todo esto
y mucho más
en Diseño&Deco
+