El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Diseño&Deco

Es el responsable en España del glamour a bajo costeLorenzo Andrea Meazza, de IKEA

Licenciado en Arquitectura, es diseñador de interiores y contribuye al posicionamiento de la firma en el mercado español. Se declara apasionado de la casa escandinava.

Es diseñador de interiores con 15 años de experiencia profesional en el sector retail, Lorenzo Andrea Meazza es licenciado en Arquitectura en el Politécnico de Milán y posee un Postgrado en Diseño de Producto en la ENSCI Les Ateliers, de París. 

Contribuye al posicionamiento de IKEA en el mercado español y lidera proyectos creativos como la participación en Casa Decor (2010, 2011 y 2012) y el diseño de la sala VIP de ARCO en 2012. Además, ha trabajado como consultor de tendencias para IKEA Suecia como responsable del mercado europeo.

Es un apasionado del arte, la música y la fotografía. Se le puede ver recorriendo los mercadillos de antigüedades más pintorescos del mundo, que son, junto a la cocina, su fuente de inspiración. Colabora activamente en programas televisivos como La escuela de decoración, donde cada detalle no escapa a su atenta mirada.

A Lorenzo Meazza le gustan los retos, los cambios y en IKEA nunca le faltan.

En 10 preguntas:

¿Cómo definirías el estilo de tu trabajo?
Vivo y mutante. Cercano, emocional asequible y transparente. Trabajando para una empresa como IKEA tengo la gran oportunidad de poder hacer muchos proyectos con una variedad de estilos muy amplia. La idea es poder inspirar y representar la variedad del gusto de nuestros clientes, y el gusto cambia en el tiempo de forma muy rápida, como con la moda.

Por supuesto, trabajando para una empresa escandinava, tengo la suerte de poder hacerlo con el estilo escandinavo que no solo me apasiona sino que además es de unas de mis fuentes de inspiración.

¿Quiénes son tus influencias?
Mis influencias cambian según el proyecto y busco siempre nueva referencias en el pasado y en el presente, en lo conocido y en lo desconocido y en todas las partes del mundo.

Nunca me olvido de mis raíces italianas y sus ilustres “personajes” como los grandes Gio Ponti con sus formas sofisticadas y Achille Castiglioni con su humor y humanidad, o las raíces “acquisitas” escandinavas con Arne Jacobsen Eero Saarinen. Me nutro mucho de la energía y creatividad de jóvenes talentos que encuentro cuando visito ferias. Me divierte y me interesan mucho los trabajos que siempre se presentan desde la Design Academy de Eindhoven.

Soy fan de la obra y filosofía del japonés Nendo. Ah, y me olvidaba de  la obra de una ilustradora austriaca que marcó mucho mi manera de dibujar cuando trabajaba como ilustrador: Lisbeth Zwerger.

¿Tres materiales imprescindibles? ¿Tres que no usarías nunca?
Me gusta encontrar el potencial de cada material y sacarle belleza, su mejor impacto y su contribución tanto a la función como a la forma. No estoy cerrado a nada.

Me gusta mucho la experimentación, el tema del reutilizar, del reciclaje: la sostenibilidad de un material debería ser hoy en día requisito básico por cualquier producto y, por supuesto, diseñador.

¿Tres aspectos (luz, colores….) que mejoran el ‘ambiente’ de una casa?
Los textiles son la parte “soft” de la casa. De los textiles destacaría 3 propiedades fundamentales: las texturas y su experiencia táctil; los colores y su impacto emocional; los materiales y su esencia.

Las fragancias. Soy muy sensible a los perfumes. Es un elemento que construye identidad y, sobre todo, memoria emocional. Quizá ahora estamos demasiado obsesionados con las fragancias, especialmente en el área del retailing: cada marca quiere tener su perfume. Hoy entrar en un centro comercial es casi una agresión olfativa. En una casa el perfume es algo muy determinante, como en la persona.

Y la iluminación, por supuesto, es clave.

¿Cuál es la mayor dificultad de un diseñador?
Conseguir que, al final de cualquier proyecto, pequeño o grande que sea, se conserve su alma originaria. También soy consciente de que los límites en un proyecto, como las dificultades, ayudan a la creatividad.

¿Tu tipo de casa preferida?
En este momento de mi vida me gustaría poder tener un huerto, cultivar calabacines y tomates. De hecho, acabo de encontrar una casa con huerta y me mudaré en los próximos meses.

En realidad, me gustan mucho las dos dimensiones, campo y ciudad. Nunca he vivido en el campo por eso he optado por él, pero tiene que ser muy cerquita del centro para poder ir con mi Vespa por la noche cuando echo de menos la energía de la ciudad.

¿Un edificio, monumento, obra pública que te haya impresionado?
Cada vez que visito Roma, me quedo hechizado por los foros imperiales. La verdadera grande belleza.

¿Tu pieza/diseño preferidos?
¡Qué difícil! Son muchísimas. Empezando por mi mesa de comedor. Es una pieza hecha en Lieja (Bélgica) en los años 30 en roble macizo. Su forma y calor te invitan a sentarte y a pasar horas.

Por supuesto, me encantan las colecciones PS de IKEA por su carácter contundente y atrevido. La primera colección se presentó en Milán en 1995 durante la Feria de Mueble. La recuerdo aún porque entonces vivía en la ciudad y estudiaba Arquitectura. Cada tres años nos propone piezas de diseño destinadas a convertirse en iconos.

¿Cómo es tu casa? ¿Y en ella, cuál tu lugar preferido?
Mi casa es mi historia, mis viajes, mis pasiones. Es un lugar muy cálido donde cualquier persona se siente mimada y bienvenida. Por supuesto mi casa es viva y siempre en evolución.

¿Qué espacio te gustaría diseñar que no hayas diseñado?
Un colegio. Son lugares donde pasamos muchísimo tiempo de nuestra vida, muchos años y donde, después de nuestras casas, nos formamos como personas, individuos.

Allí aprendemos muchas cosas y construimos nuestras relaciones sociales. Por eso creo que el impacto que pueda tener el buen diseño en ese tipo de espacios es enorme. Debe tratarse de un lugar que apoye los valores de la educación, a ser más creativo, estimulante como individuo y como sociedad.

*  4 direcciones imprescindibles en su agenda:

– San Pellegrino en Alpe, Toscana, Italia. Mis abuelos tenían una antigua casa de montaña en este pueblo de cuatro casas y un monasterio. Tiene una vista impresionante hacia los Alpes Apuanos y al infinito.

En días bonitos se ven hasta las canteras de mármol blanco de Carrara donde iba Miguel Ángel a sacar sus piezas para esculpir. Es un sitio mágico, escondido: fue también aquí donde  Percy Bysshe Shelley inspirado por el paisaje escribió The Witch of Atlas.

– La bañera de mi casa en Suecia y la vista desde ella hacia el bosque, la paz y el silencio de una tarde de verano.

– Como me encanta la pizza, siempre, en cualquier lugar, intento encontrar “La pizzería” donde poder ir siempre y salir contento. En Madrid he encontrado Bosco de Lobos. La pizza está perfecta, como me gusta a mí. Me gusta también ir solo, comer una simple margherita, sentarme en la barra y vivir este momento sublime entre la pizza y yo. El restaurante, decorado por Sandra Tarruella, además es precioso, muy acogedor y trendy.

– Tengo una especial conexión con París, donde estudié y viví durante una temporada y donde suelo ir mucho y pasear hasta el agotamiento.

Un paseo por  Rue Cortot y  Rue des Saules en el 18, es como hacer un viaje en el tiempo, cuando Montmartre era un pequeño pueblo lleno de molinos y de artistas. Se respira la presencia de Utrillo y Van Gogh en cada esquina.

Una respuesta a Lorenzo Andrea Meazza, de IKEA

  1. valerio dijo:

    it is a very good idea to design a colegio in a modern Ikea style, do it, good job Lorenzo

Diseño&Deco

Todo esto
y mucho más
en Diseño&Deco
+