El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Diseño&Deco

Valley House Garden, en Dallas

Visitamos el Valley House Garden, un jardín americano contenedor de estupendas esculturas.

Por cuestión de trabajo me he desplazado a Dallas, cuna de la América más auténtica. Entre centros comerciales, parques y edificios de oficinas descubro un rincón poco conocido de esta ciudad, un jardín paisajista y una casa cuya construcción nos recuerda a la arquitectura organicista de Frank Lloyd Wright: el Valley House Garden, en Dallas (Texas).

La ciudad y sus jardines
Visitando el lugar me pregunto cómo no hay más construcciones tan auténticas como ésta; en la ciudad impera el estilo de reminiscencias neoclásicas y ostentosas que parecen querer imitar estilos arquitectónicos de la vieja Europa. En cuanto a los jardines, hay varios parques todos con profusión de flor de temporada que sin duda alegran, pero no tienen mucho interés paisajístico. De entre todos, me gustaron los jardines más actuales que, siguiendo la ola de las nuevas plantaciones, nos brindan una gran variedad de gramíneas ornamentales tales como Nasselas, Festucas, Miscantus, Penisetum, Muhlenbergias… que dan movimiento y aportan diferentes tonalidades increíbles a lo largo del año. Mención especial para la zona de White Rock Lake donde sí se ha realizado una muy buena acción paisajística alrededor de un lago artificial.

Valley House Garden
En esta residencia todo es auténtico, el jardín y la casa se integran perfectamente en el entorno, hasta el punto de que parece que la casa estuviera allí de toda la vida. El mérito es sin duda del paisajista Clarence Roy que en 1959 diseñó un jardín naturalizado con un lago, un río seco, repleto de arces japoneses que nos brindan una magnífica variedad de ocres. Al jardín se accede por la puerta principal de la parcela que nos lleva a una gran plaza de grava blanca donde dejar los coches; al salir ya se adivinan algunas esculturas, móviles que mecidos por el viento, bronces de diferente temática y autor, y grandes moles geométricas en acero corten que se distribuyen elegantemente por todo el jardín.

La planta del jardín nos muestra una estructura circular de caminos de grava delimitados con flejes de madera en unos casos y acero en otros. Los senderos nos conducen por la diferentes zonas, que podrían delimitarse en tres: la entrada de la casa más formal, con una gran pradera de césped; la zona del lago, de caminos estrechos ondulantes y vegetación boscosa; y una zona frente al campo de golf, que se disimula por el crecimiento de los árboles. Todo el jardín ofrece pequeños rincones que hay que descubrir mientras escuchas el sonido de tus pasos en la grava, algo que he de reconocer que desde siempre me ha producido cierto placer.

El tipo de vegetación que impera en el jardín son arbustos de Abelias, Nandinas, hiedras, Festucas de diversas clases, árboles como los Acer palmatum (Arce japonés), Betulas…todo esto en un conjunto cuidado, bien mantenido y ordenado, pero de apariencia salvaje que recuerda a los jardines románticos. En el recorrido te vas topando con obras de arte de diversos movimientos,con zonas para sentarse y quedarte extasiado mirando los disimulados bronces, móviles, o escuchando el agua o los pájaros que acuden al jardín.

En la entrada, muy bien integrada en todo el conjunto y disimulada por los árboles, hay una galería de pintura de autores americanos. Actualmente es posible ver esculturas en el jardín de Charles Umlauf, Mike Cunningham, Charles Williams, Nat Neujean, David Hayes, y Frederich Sotebier. Escultores contemporáneos y de principios del siglo XX.

Sin duda un remanso de paz y originalidad para perderse y disfrutar de un magnífico jardín y de lo mejor del arte estadounidense.

__________________________________________________________
Álvaro Sampedro es paisajista.
Más información en: A.S Paisajismo

Diseño&Deco

Diseño&Deco

Nomad Chair, diseño de culto

Gema Gutierrez

El diseñador Kristian Sofus Hansen hace gala de la sencillez y funcionalidad con una silla tan operativa como elegante. Se llama Nomad y la produce la firma alemana Norr11. leer

Todo esto
y mucho más
en Diseño&Deco
+