El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Con esta película, Iñárritu quiere epatarnos a toda costa y lo consigueEl renacido: una brillante, fría y excesiva epopeya visual

La nueva película del mexicano Alejandro González Iñárritu parte como favorita en la quiniela de los Oscar.

Un año después de hacerse con los Oscar a la mejor película y al mejor director por la espléndida Birdman, el mexicano Alejandro González Iñárritu podría repetir hazaña con su nuevo trabajo. El renacido, que ya parte en esta carrera con el aval de los Globos de Oro a mejor película, director y protagonista, se aleja radical e inteligentemente de Birdman para erigirse en un monumental ejercicio de estilo y en una apabullante odisea sensorial no apta para todos los paladares. El renacido es, indudablemente, brillante. Una cinta construida milimétricamente a base de planos de inusitada belleza y violencia. Pero también es una película que tiene en su principal acierto su peor enemigo. Iñárritu quiere epatarnos a toda costa y lo consigue. Pero también logra agotarnos en la maraña de tanto efecto visual. Su película funciona como ejemplar catálogo de todo lo que la tecnología puede hacer hoy por el cine, pero termina empachando a fuerza de tanta cucharada de ingenio. Además, esta vez el mexicano falla en la dramaturgia, lastrada por una historia escasamente original y creíble, a pesar de inspirarse en un hecho real, y que el director narra con excesiva frialdad.

El renacido tiene un arranque realmente deslumbrante. Las secuencias del ataque de los indios y del incidente con el oso son un prodigio técnico y de planificación que, a pesar de su casi insoportable realismo y de lo largas que son, te pegan a la silla. A partir de ahí, la película se relaja para narrarnos la odisea por la supervivencia de un hombre que debería estar muerto y que se aferra a la vida, pese a tenerlo todo en contra, alimentado por su deseo de venganza. Iñárritu fotografía con primor los bellísimos y desoladores paisajes helados de la Norteamérica profunda, haciendo de El renacido una asombrosa experiencia para los sentidos. Impecable en lo formal, a lo nuevo de Iñárritu le pesan su largo metraje, su ritmo desigual y su fallido intento por resultar trascendente. El renacido es, en definitiva, una película que entra por los ojos, que termina desbordándose por excesiva y que, más preocupada por la excelencia pirotécnica, se contiene en las emociones.

Leonardo DiCaprio, el absoluto protagonista de esta función, hace un trabajo sin duda meritorio. Pero su personaje es un ser humano enfrentado a las adversidades de la naturaleza y a la maldad de los hombres un tanto estereotipado y sin mucha carne. Es más que probable que Holywood reconozca su esfuerzo y todo lo que seguramente sufrió durante el rodaje. Pero poco importa cuando la Academia se ha olvidado de nominar al actor que más sombra podía hacerle: un eminente Michel Caine que encabeza el soberbio reparto de La juventud, la bellísima última película de Paolo Sorrentino, y que los Oscar han ninguneada al completo, a pesar de los sensacionales trabajos de ese trío de veteranos que componen Caine, Harvey Keitel y Jane Fonda, dando toda una lección de oficio y recursos interpretativos.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+

Hallazgos

Todo esto
y mucho más
en Hallazgos
+