El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Escapadas

25 razones para viajar a Asilah

En primavera y otoño, Asilah es un pueblo tranquilo y apacible. En verano, sus calles se llenan de artistas.

Cuando Mohammed Benaïssa y Mohammed Melehi, amigos y oriundos de Asilah, planearon en 1978 el primer moussem, la fiesta patronal, bajo el lema “Cultura y Arte para el Desarrollo” e invitaron a 11 artistas de todo el mundo a pintar literalmente la ciudad, estaban dando el primer impulso al renacimiento de Asilah (Marruecos).

Benaïssa, fotógrafo, ex ministro de Exteriores y alcalde de Asilah durante muchos años, describía así su ciudad en 1970: “No había nada, ni teléfono ni alcantarillas. La luz se iba cada dos por tres, había agua potable sólo una hora al día. La ciudad estaba inundada de basuras.”
La población puso manos a la obra de cara al evento: se fregaron las calles, se blanquearon las paredes, se restauraron las murallas y el ministerio de Cultura transformó el palacio Raissouli, antigua morada de piratas, en un esplendoroso centro cultural.
En 1989, la Fundación Aga Kahn otorgó el premio de arquitectura a la ciudad.
Cada verano llegan a Asilah más artistas durante el festival del moussem. Su legado son esos murales coloristas en las paredes de la Medina. El éxito del festival, que une arte, literatura, danza, fotografía, cine, música y poesía, ha engendrado un sentimiento de orgullo cívico entre la población. Poco a poco se han ido mejorando las infraestructuras, se han renovado las casas y restaurado edificios históricos. Grupos de niños compiten en limpiar las playas y los mayores en embellecer los barrios.
¿Quién dijo que no compensa invertir en arte y cultura? En Asilah, el moussem ha sido el catalizador del cambio.
A pesar de todos los avances, Benaïssa dice que siempre se puede mejorar, y en sus planes no entran ni la especulación en la medina ni la transformación de Asilah en un destino turístico de masas.
Cuando el festival termina y los visitantes regresan a Fez, Casablanca y Marrakech, o a Madrid y Barcelona, y los artistas vuelven a Paris, Nueva York y Tokio, Asilah recupera su tranquilidad y vuelve a ser el lugar apacible que ha sido siempre. Los visitantes se van, pero el arte permanece.

Nuestro recorrido por Asilah comienza pronto por la mañana, con el sonido de las olas golpeando rítmicamente las murallas del siglo XV, de camino a por el pan recién horneado y a por unos tomates y fruta de los puestos del mercado a los pies de la muralla. En primavera, sin demasiados turistas, la ciudad presenta su cara más tranquila y sosegada, y es una delicia acoplarse a su ritmo, con tiempo para disfrutar de una vida normal, que existe y a veces se nos olvida.
De junio a septiembre, el día transcurre en la playa. Lo ideal es acercarse hasta Rmilate, la maravillosa y larguísima playa a 7 km al sur de Asilah. Uno puede ir hasta allá en taxi o a lomos de un burro, por un camino lleno de baches. En cualquiera de sus chiringuitos te servirán las mejores sardinas asadas del mundo, o unos calamares acompañados de ensalada, o un exquisito tagine de pescado, y con una bebida fría. Comer con las manos, disfrutar de lo auténtico y sentirse en el paraíso.
Munir ha montado en la playa de Rada, junto a la casa de los Hermès (sí, la familia dueña de la mítica maison francesa), un pequeño hostal y restaurante.
Los italianos de ‘Da Renzo’, una pareja jubilada que se ha instalado en la playa de Briech, a 10 km al sur de Asilah, gestionan un hotelito de lo más discreto, tipo b&b. Te presentas allí y te dan de comer la pasta que hayan preparado ese día. Aquí te sientes realmente en casa.
Al atardecer, todo el mundo se reúne frente a la muralla, al lado del cementerio, a charlar y contemplar la puesta de sol.

Guía práctica de Asilah 

Dónde dormir
Riad Al Alba: Cerca de la medina y con buen restaurante.
Dar Mimouna: Casa en pleno corazón de la medina.
Dar Walili: Casa espectacular retirada en el campo.
‘Dar el Amal’: Es el secreto mejor guardado dentro de la medina.
Dar Manara: Con mucho encanto.
Dar Azaouia: La mejor habitación, la de la azotea.
Berbari Guest House: Un lugar perfecto si lo que buscas es tranquilidad. Se encuentra en las afueras, en el campo. Preparan cenas tradicionales marroquíes deliciosas.
Nosotros optamos por alquilar una casita en la medina: nos hace ilusión creer que somos de Asilah de toda la vida.

Dónde comer
Casa Pepe: Uno de los clásicos. Pescado, ensalada de pulpo y paella.
Casa García: Otro clásico imprescindible. Para darse un homenaje.
El Espigon: Todo fresco y del mar.
La Perle: Buen restaurante francés en el corazón de Asilah.
La Place: Agradable restaurante de especialidades marroquíes.
Restaurante Yali: Uno de los más populares a lo largo de la muralla.

Un café con pastelillos
Café La Symphonie des Douceurs: Para un desayuno y un té con pastelillos dulces.
Café Al-Madina: Para sentarse en la terraza, al sol, frente a la Torre El-Khamra.

De bazares y galerías
‘Bazar Atlas’ ( en la calle Atijara 4.): Alfombras berber, telas, cerámica de la aldea de Tamegroute.
‘Babuchas Asilah’.
‘El Yad’ (calle el Kharrazin): Joyas tradicionales y contemporáneas.
‘Azul’ (calle M’jimma): Telas y ropa de casa tejida a mano por las mujeres de Asilah.
‘Aya’ (calle Tijara 100): Túnicas de algodón, bolsos bordados, joyas de Annabelle Vernerey.
‘Galería de arte Aplanos‘: No desentonaría ni en Nueva York. Su dueña es la artista belga Anne-Judith Van Loock.
‘Galería Hakim’: Piezas de artistas locales y grabados.
‘Bazar Omar’ (calle Commerciale, 3): Las mejores alfombras del Alto y Medio Atlas.
El pintor Mohammed Anzaoui, la gran promesa del arte contemporáneo marroquí, tiene su taller a las afueras de Asilah. Se puede visitar con cita previa.

La esencia de Asilah, retratada por el fotógrafo Pasquale Caprile en blancos y azules, se vive más y mejor en primavera y otoño. Si quieres conocer el moussem en pleno apogeo, más vale ir reservando ya.

3 respuestas a 25 razones para viajar a Asilah

  1. Barbara Jimenez-Alfaro dijo:

    Ahh… que buenos recuerdos!!

  2. QUIERO LLEGAR A PINTAR!!
    http://WWW.FELIXMURILLO.COM
    NECESITO MAS INFORMACION PARA PARTICIPAR Y LAS FECHAS MUCHAS GRACIAS!!

  3. Gabriela Domingo dijo:

    Félix, en el momento de escribir el artículo aún no se habían anunciado las fechas del festival. Te recomiendo estar al tanto de la web de Turismo de Marruecos. ¡Que disfrutes pintando en Asilah! Gabriela.

Escapadas

Escapadas

La fiesta de las rosas de Kelaa M’gouna

Miguel de Santos

El primer fin de semana de mayo se celebra cada año en la población de Kelaa M’gouna la Fiesta de las Rosas, una excelente oportunidad para organizar un viaje e ir un paso más allá en el conocimiento de las tradiciones vivas de esta región del Atlas. leer

Escapadas

Comprando un sueño en las Bahamas

Eduardo Torres Barquilla

Algunos consideran lo de comprarse una isla un asunto un tanto presuntuoso. Teniendo en cuenta la exuberancia del paisaje de las Bahamas, a nosotros no nos hace falta. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+