El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Escapadas

6 pistas para disfrutar Ginebra

Le ha costado quitarse el sambenito de ciudad aburrida y gris, pero lo ha conseguido.

Pequeña y con encanto, Ginebra está custodiada por las montañas de un lado- en días soleados se puede divisar el Montblanc- y del otro, por el Lago Leman con su conocido Jet d’ Eau (un chorro-fuente que se ha convertido en todo un símbolo). Sus reducidas proporciones no impiden que en ella se concentren un gran número de manufacturas relojeras que incorporan el sello Poinçon de Genève, punzón de Ginebra, que demuestra su alta calidad y algunas de las sedes de organismos internacionales más importantes del mundo, como la de Naciones Unidas (ONU) con su recién estrenada cúpula de Miquel Barceló o la de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hotel Mandarin
Ubicado en un edificio de 1950, fue el primer hotel construido en Europa tras la II Guerra Mundial y todavía mantiene la esencia y el estilo modernista de esa década. Con una clientela fiel, presume de saber mantener intacta la filosofía internacional de la cadena Mandarin añadiendo detalles de la legendaria y conocida hospitalidad suiza. El cuidado del detalle es primordial en este hotel, tanto es así que, como ejemplo, los adictos al running son recibidos con una toalla y una botella de agua Evian.
Dónde: Quai Turrettini, 1.

Rasoi by Vinnet
Con una reputación excepcional y una más que merecida estrella Michelin (2010), es uno de los pocos restaurantes indios que tiene Ginebra. Su prestigioso chef, Vineet Bhatia, fue el primer chef-restaurador hindú en lograr una estrella (en 2001) y su peculiaridad es la de realizar platos envolventes, originales y cosmopolitas partiendo de las bases de la comida tradicional india. La decoración del restaurante es obra de Adam d. Tihany, quien ha querido recrear la esencia de la India mediante una perfecta conexión entre color y detalles plateados, sin caer en el exceso.
Dónde: Quai Turrettini, 1.

Globus
Son los grandes almacenes suizos por excelencia. Aunque se puede encontrar música, libros, moda, belleza o decoración, su fama proviene de su espectacular supermercado gourmet. Situado en la planta sótano, sus estanterías están repletas de las firmas más suculentas, sabrosas y demandadas del universo gastronómico. Sin duda, hay dos secciones obligadas: La bodega, desde donde se puede realizar un viaje vinícola alrededor del planeta sin necesidad de desplazarse más allá de unos metros y la interminable zona del dulce,  donde se pueden comprar las mejores pastas caseras; una representación de las más selectas casas de chocolate suizo o tarrinas con los helados nacionales Moevenpick.
Dónde: Rue du Rhône, 48.

Museo Patek Philippe
La prestigiosa firma de relojería suiza fundada en 1839 por Antoine Norbert de Patek, un hombre de negocios polaco y el relojero checo François Czapek cuenta con un céntrico edificio-museo donde se exhibe una muestra con piezas de 160 años de existencia. Un regreso al pasado en el que observar las primeras creaciones de la casa, sus archivos centenarios o las diferentes versiones que se han hecho a lo largo de la historia del modelo más conocido de la marca, el “calatrava”.
Dónde: Rue des Vieux-Grenadiers, 7.

Chez Lucien
Todo depende del momento del día en que se vaya. Durante el almuerzo, el menú está enfocado a platos más ligeros y sencillos. Una sugerencia deliciosa es su bagel de pollo, tomate, huevo, lechuga y mahonesa. En cambio, a la noche la carta se vuelve más elaborada y sibarita. En este caso, nuestra recomendación es el tartar de atún con semillas de sésamo, jengibre  y cilantro acompañado con una rica copa de vino.
Dónde: Rue de la Scie, 2.

Café des Banques
Se definen como ‘un restaurante de cocina francesa con notoria influencia italiana donde  el producto fresco es pieza clave’. Este espacio con una amplia carta de platos, interesantes sugerencias diarias del chef y una exquisita selección de vinos, es uno de los favoritos de los lugareños para organizar amenas comidas de trabajo. Son expertos en la preparación de atún, por eso uno de sus especialidades es el “Tac tac” con finas hierbas, compota de hinojo y sofrito de vegetales.
Dónde: Rue de Hesse, 6.

Escapadas

Escapadas

Rincones de Formentera

Gabriela Domingo

Si no le queda más remedio que visitar la isla pitiusa en pleno verano, intente encontrar un hueco en uno de estos rincones espectaculares. leer

Escapadas

Wadi Rum, planeta rojo

Gabriela Domingo

Si puedes prescindir tres días de una ducha en condiciones, adéntrate en el desierto. La recompensa: paisajes alucinantes solo para tus ojos. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+