El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Escapadas

Aman nos abre las puertas del Aman Summer Palace, Amandaya, Amankora, Amanbagh y Amangalla Aman Resorts. Por tierra, mar y aire (I)

Un viaje sibarita e irrepetible en jet privado por China, Bután, India y Srilanka, y la navegación más exclusiva entre las Islas de las Especias en Indonesia.

Dicen que soñar no cuesta nada. Puestos a hacerlo, que sea por todo lo alto. Aman Resorts nos propone dos viajes únicos e irrepetibles. El primero recorre China, Bután, India y Sri Lanka por tierra y aire. El segundo navega por el archipiélago de Indonesia explorando las Islas de las Especias, surcando el mar donde confluyen el Pacífico y el Índico.

Aman Private Jet Expedition
Este viaje exclusivo está programado del 9 al 26 de octubre de 2016. El viaje comienza en Pekín, China, la ciudad que alberga seis lugares patrimonio de la Unesco, como el Palacio de Verano, el Templo del Cielo, la Gran Muralla y la Ciudad Prohibida, además del nuevo Barrio de las Artes, con decenas de talleres y estudios de artistas chinos.

Pekín y Amman Summer Palace
A las puertas del Palacio de Verano, a pocos metros de distancia, se encuentra Aman Summer Palace, el lugar donde se hospedarán los viajeros durante las primeras tres noches. Aman Summer Palace se ha diseñado meticulosamente para armonizar con la vecina residencia de los antiguos emperadores chinos. Las residencias que se construyeron hace siglos para acoger a los dignatarios que esperaban pacientemente a ser recibidos en la Corte se han transformado en un hotel de tan solo 18 habitaciones y 25 suites. En consonancia con el estilo de este recinto histórico, el interiorismo de Aman Summer Palace evoca la grandiosidad del propio palacio, con muebles muy escogidos de la dinastía Ming y tejidos exquisitos. Aman Summer Palace es un paraíso gastronómico: uno de sus restaurantes sirve cocina imperial china y cantonesa. El restaurante Naoki combina el concepto japonés kaiseki con un toque francés.

Los jardines de Amman Summer Palace son quizá el lugar más tranquilo y delicioso de Pekín. Aquí es posible admirar el antiguo arte de la caligrafía de manos de un experto y disfrutar de la ceremonia ancestral del té. A través de una puerta discreta y escondida se accede directamente a los terrenos del Palacio de Verano, que fue en su día residencia imperial durante los calurosos veranos de la capital china. Este enclave es una obra de arte del paisajismo y del diseño de jardines. Pabellones, palacios, templos y puentes exquisitos, de casi mil años de antigüedad, rodean los jardines frondosos y el gran lago, pleno de serenidad.

Entre las visitas más destacadas en Pekín está la Ciudad Prohibida, Patrimonio de la Unesco y el mayor complejo palaciego del mundo con 9.999 salas y dividido en dos zonas: el ala sur, donde el emperador despachaba, y el ala norte, donde se encontraba la residencia de la familia imperial. Los huéspedes de Aman Summer Palace tendrán el privilegio de visitar el Palacio Chong Hua Gong, generalmente cerrado al público.

El paseo por la Plaza de Tiananmen es obligado, bajo la atenta mirada del retrato gigante de Mao. En la plaza se encuentra el mausoleo de Mao, así como el Palacio del Pueblo, sede de la Asamblea Popular Nacional de China. En el lado este de la plaza se encuentra el Museo Nacional, probablemente el mayor museo del mundo con sus 186.000 m2.

La Gran Muralla China, que se recorre a través de un estrecho y serpenteante camino, data de 1368. Una de las partes originales mejor conservadas se encuentra en Mutianyu y a ella se accede por un teleférico. Como guía, los huéspedes del Aman tendrán a uno de los mayores expertos del mundo de esta gigantesca obra arquitectónica.

El 798 Art District es de visita obligada para cualquier amante y coleccionista de arte. De camino a este barrio se pasa por dos iconos de los Juegos Olímpicos de 2008: el “Cubo de Agua” y el “Nido del Pájaro”. El distrito lo diseñaron en los años 50 los famosos arquitectos alemanes de la Bauhaus. Estaba destinado a la fabricación de componentes electrónicos y armamento. Hoy alberga cientos de galerías de arte, estudios de artistas y espacios multi-uso para desfiles de moda, fiestas y eventos. Las galerías más punteras son Long March Space y Beijing Commune.

Lijiang (China) y Amandayan
El jet privado de Aman, un Gulfstream G200, con capacidad para tan solo ocho privilegiados, despegará de Pekín el 12 de octubre hacia Lijiang, China. Con sus encantadores canales, sus casas de madera en brillantes colores y sus callejuelas empedradas, Lijiang sigue siendo una belleza a sus 800 años. Gracias a su ubicación remota y a los esfuerzos concertados de sus habitantes, el casco histórico de Lijiang está especialmente bien conservado. Fue declarado patrimonio de la humanidad en 1999.

Amandayan se asoma al casco histórico de Lijiang, a los campos de cultivo de los pueblecitos adyacentes y a las cumbres cubiertas de nieve que marcan el horizonte. Diseñado respetando el estilo arquitectónico tradicional del pueblo nakhi, Amandayan reúne una serie de pequeñas edificaciones construidas en torno a tranquilos patios con vistas al campo, a las montañas y a los tejados del casco antiguo. Como siempre en Aman, la gastronomía es exquisita, en este caso inspirada en la cocina de Yunnan y en la de Cantón, con dim sum a mediodía y productos orgánicos.

Lijiang es famosa en China por la armonía de su entorno y la belleza y simplicidad de su arquitectura de madera. El casco histórico prácticamente no ha sufrido cambios desde la época Ming. Es un conjunto de callejuelas estrechas y canales bordeados de sauces llorones y puentes con arcos que conectan las calles, con sus fachadas coloristas. La Mansión Mu es la residencia palaciega de los Nakhi, la dinastía que reinó en Lijiang durante más de 400 años. Construida en 1382, la guerra y la revolución hicieron mella en ella; más tarde, el terrible terremoto de 1996 destruyó su estructura original. Lo que está hoy en pie es una fiel reproducción que asemeja una pequeña ciudad en sí misma, con 100 edificios salpicados de patios, jardines de orquídeas y azaleas y estanques rodeados de sauces llorones.

Hay muchas visitas interesantes por esta zona: el poblado Baisha, a las afueras de Lijiang, que fue hasta el siglo XII el centro político, comercial y cultural de los Nakhi. La consulta del doctor Ho, que practica la medicina tradicional china y a sus 93 años recomienda “el optimismo como la mejor fórmula medicinal”. El taller de bordado, que sigue el estilo de las pinturas chinas tradicionales. La escapada a las montañas nevadas del Dragón de Jade, el glaciar situado más al sur en el hemisferio norte, a tan slo 15 kms de Lijiang y cuya silueta entre la bruma recuerda a un dragón recostado. La Pagoda Dorada, un templo tibetano. Y por último, las danzas y cánticos, las tradiciones y modo de vida de los Nakhi, los Yi y los Bai, minorías muy respetadas en China.

Thimphu y Amankora en Bután
14 de octubre, de nuevo en jet privado, los huéspedes vuelan desde Lijiang en China hasta Paro en Bután, y continúan por carretera a Thimphu.

Bután es el país que además del PIB mide el nivel de felicidad de sus habitantes, aplicando el famoso indicador GNH (Gross National Happiness), y en este viaje los huéspedes de Amankora aprenderán a vivir esta filosofía. Bután, el único reino budista superviviente en el Himalaya, está situado entre el Tibet y la India y es uno de los territorios más inmaculados e impolutos de la tierra. Los ríos de Bután fluyen desde una altura de 7.000 metros, al norte del país, hasta las llanuras más al sur, formando profundos valles separados por abruptos y angostos pasos entre montañas. Al haber permanecido aislados durante siglos, cada valle ofrece una nueva posibilidad de descubrir su belleza y su topografía.

Amankora son una serie de lodges a lo largo de los valles central y occidental de Bután. Amankora Thimphu se ubica en un bosque de pinos azules en la parte alta de Motithang. Al estar retirado de la ciudad, siempre activa y bulliciosa, es un lugar tranquilo de tan solo 16 suites. Su arquitectura se inspira en el estilo dzong. El pueblo de Thimphu, capital de Bután, está en un valle a 2.350m de altitud, rodeado de montañas boscosas con antiguos templos y monasterios. En el valle se encuentra Pangri Zampa, dos edificios del XVI que albergan la Escuela monástica de Astrología. Un camino que cruza uno de los puentes voladizos más antiguos del mundo, lleva hasta Cheri Goemba, la primera comunidad de monjes fundada en el reino de Bután, que recibe regularmente la visita de lamas tibetanos. Las vistas al valle desde este monasterio son preciosas.

La reserva de los takin en Motithang.
El takin es el animal nacional de Bután. Cuenta la leyenda que cuando un santo budista conocido popularmente como El Loco Divino visitó Bután en el siglo XV, la gente le pidió que realizase un milagro. Él pidió que antes le diesen de comer y en un santiamén devoró una vaca y una cabra. Luego colocó los restos de la cabra dentro de la carcasa de la vaca y ordenó a la nueva criatura que se levantase y echase a correr por el campo. Así nació el takin.

La Biblioteca Nacional de Thimphu cuenta con textos antiguos Dzongkha y tibetanos y es un ejemplo extraordinario de la arquitectura de Bután. Entre sus joyas, textos clásicos sagrados en letras de oro y plata. El Museo Nacional del Textil muestra una de las artes más importantes del reino de Bután: telares, estilos de prendas y vestidos locales tejidos por hombres y mujeres. El Museo Popular es un edificio tradicional de barro y madera, que reúne utensilios, folclore y leyendas del país. Changangkha Lhakhang es un monasterio-fortaleza del siglo XII. Sigue abierto al culto budista y hasta él peregrinan las familias para rezar por la salud de los niños enfermos.

Paro y Amankora Paro
A una hora se encuentra la ciudad de Paro, cobijada entre las verdes colinas del valle de Paro. Este es el centro de los lugares históricos más valiosos y representativos de Bután. El valle circundantes es una mezcla de onduladas colinas y abruptas montañas, un entorno ideal para senderistas y montañeros experimentados deseosos alcanzar el famoso Taktsang (Nido del Tigre). Paro Dzong es la fortaleza que protege varios templos dedicados a deidades importantes. Su torre central o utse, de madera tallada, es una de las más bellas de Bután. En el Museo Nacional de Bután se encuentran el grupo de thangkas más significativo del país y el Templo del Árbol de la Sabiduría, una intricada escultura tallada que narra la historia del budismo y sus diferentes ramas.

El Nido del Tigre (Tiger’s Nest) o Taktshang Goempa es uno de los lugares más venerados de Bután. Literalmente cuelga de una pared de piedra de 900m de altura. Según la leyenda, Guru Rinpoche voló hacia Bután a lomos de una mítica tigresa y meditó en una cueva antes de llevar el budismo a Bután. La excursión al Nido del Tigre requiere media jornada, así que merece la pena levantarse pronto por la mañana. Al cabo de unas dos horas de marcha moderada se llega a un pabellón de observación, a mitad de camino, desde uno puede parar a tomar un té y contemplar el paisaje. Mucha gente da la vuelta en este punto, pero lo recomendable es hacer el esfuerzo hasta el final y llegar a Taktsang. Son sólo 45 minutos más de recorrido y merece la pena hacerlo: las vistas a las montañas y al valle son espectaculares. Tras la caminata nos espera el spa del hotel, con un tratamiento especialmente relajante a base de piedras calientes.

Así finaliza la primera parte de Aman Private Jet Expedition, que continuará por tierra y aire en India y Srilanka. Hablaremos también de la expedición por mar a bordo del Amandira, un velero de dos palos y 52 metros de eslora que recorrerá las Islas de las Especias en el Archipiélago de Indonesia.

Escapadas

Escapadas

Rincones de Formentera

Gabriela Domingo

Si no le queda más remedio que visitar la isla pitiusa en pleno verano, intente encontrar un hueco en uno de estos rincones espectaculares. leer

Escapadas

Wadi Rum, planeta rojo

Gabriela Domingo

Si puedes prescindir tres días de una ducha en condiciones, adéntrate en el desierto. La recompensa: paisajes alucinantes solo para tus ojos. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+