El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Escapadas

Campi ya Kanzi, el safari de tus sueños

Si no quieres caer en una trampa y que tu viaje a África acabe cual visita al zoo, este es el safari de tu vida.

“Safari” significa “viaje”, “expedición”, en el idioma de los Swahili. Y éste es, sin duda alguna, el safari de tu vida.

Hace veinticinco años acudimos a una conferencia internacional en Nairobi y aprovechamos la ocasión para visitar brevemente la reserva nacional de Maasai Mara y los parques nacionales de Tsavo West y Amboseli en Kenia. Nos impresionaron profundamente la belleza serena de la sabana africana en el Maasai Mara y las colinas del ecosistema de Tsavo-Amboseli, con sus impresionantes vistas al Kilimanjaro. África está llena de paisajes espectaculares, desde el desierto del Sahara hasta la punta más extrema y ventosa del Cabo de Buena Esperanza, pero las regiones entre Kenia y Tanzania tienen una belleza suave, evocadora, mítica, difícilmente igualable.

Pues bien, hace veinticinco años caímos en una trampa para turistas. Disponíamos de un par de fines de semana libres en Nairobi entre reunión y reunión y decidimos improvisar una escapada. En aquella época no existía internet tal y como lo conocemos ahora, así que no nos quedó más remedio que ponernos en manos de una agencia local. Pasamos unos días realmente memorables en Maasai Mara, en plena sabana, durmiendo en tiendas de campaña junto a un río repleto de hipopótamos y observando maravillados el paso de una manada de elefantes a la puesta de sol, junto a una acacia. El siguiente fin de semana la agencia nos envió a un lodge en Amboseli lleno de turistas británicos que se dedicaban a tirar cacahuetes a las hienas y a inflarse a gin tonics. Desde entonces, tenemos pendiente volver a esos lugares que tanto nos fascinaron, y hacerlo de otra manera. Y ahora hemos encontrado, por fin, el safari de nuestros sueños.

Las colinas de Chyulu, donde se encuentra Campi ya Kanzi, son un icono del paisaje africano: Ernest Hemingway solía viajar con frecuencia a estas “verdes colinas de África”, donde se inspiró para escribir su obra “Las nieves del Kilimanjaro”, mientras acampaba en los montes y en la sabana desde donde admiraba la cumbre nevada de la famosa montaña. Aquí abundan los animales salvajes, esta es la tierra de los ‘big five’ : el león, el leopardo, el búfalo, el rinoceronte y el elefante. Abundan las jirafas, las cebras, los hipopótamos, las gacelas grant, thompson e impala, el ñú, el cheetah, y se suceden valles fértiles por donde discurren los ríos, y se alternan macizos graníticos con antiguos sedimentos de lava y bosques tropicales en las cimas cubiertas de niebla.

Campi ya Kanzi es un pequeño eco-lodge familiar, el equilibrio perfecto entre el lujo exclusivo y la sostenibilidad. Con la participación de la comunidad Maasai de Kuku Group Ranch, Campi ya Kanzi es la prueba de que se puede vivir la experiencia de un auténtico safari a la antigua usanza, como de película, y a la vez disfrutar del confort y el servicio impecables, la cocina exquisita, y todo ello sin dañar un ápice el entorno en el que estamos inmersos. Además, cada día de estancia del huésped sirve para apoyar y preservar este ecosistema y mantener económicamente a la comunidad local. Campi ya Kanzi se alimenta 100% de energía solar, y el agua que consume no se extrae de los manantiales o pozos de la comunidad local, sino que es agua de lluvia.

¿Qué es lo que distingue a Campi ya Kanzi del resto de lodge exclusivos y de otras experiencias de safaris? Hablamos por experiencia propia, porque también nosotros hemos caído alguna vez en una trampa para turistas:

1.- La aventura de vivir en privado la auténtica naturaleza. Campi ya Kanzi es el único campamento situado dentro de un espacio inmenso de 650 km2, el área más salvaje y preservada del ecosistema Amboseli-Tsavo, situada directamente en el corredor migratorio entre dos de los más legendarios parques nacionales de Kenia. Kuku Group Ranch tiene una extensión casi 5 veces mayor que el parque nacional de Amboseli, y equivale a 3/4 partes del gran Maasai Mara. Pero mientras Maasai Mara acoge a 5.000 turistas, Campi ya Kanzi sólo acepta 16 huéspedes al día. En Amboseli, decenas de turistas a bordo de furgonetas y minivans se agolpan en torno a un león intentando hacer una foto. En Campi ya Kanzi la experiencia del safari es absolutamente privada. Uno no viaja hasta aquí para acabar teniendo la sensación de estar en un zoo.

2.- ¡Quiero bajarme del coche! Cuántas veces, en Kenia o en el Kruger en Sudáfrica, hemos querido pisar el suelo, no limitarnos a ver pasar paisajes y animales por la ventanilla, sentados en el asiento del Jeep. Pero en los parques nacionales y en las reservas de animales no está permitido bajarse del vehículo. En Campi ya Kanzi no sólo puede uno estirar las piernas: puede salir de expedición y caminar durante días. Por las laderas de las colinas al borde de la sabana, hasta la cima desde donde contemplar la vista más maravillosa y emocionante. Dedicar una jornada completa, acompañado de un guía Maasai, a recorrer valles y montañas, aprendiendo a interpretar las señales de los animales, conociendo cómo se formó esta tierra, cruzando un antiguo río de lava hasta llegar al campamento, a nuestra tienda de campaña, donde pasaremos la noche bajo un baobab. Incluso es posible adentrarse, siempre en compañía de los experimentados Maasai, en las Green Hills a través de la selva de Chyulu, quizá la experiencia más inolvidable del viaje.

3.- Un encuentro real con la cultura Maasai. Campi ya Kanzi no sólo está ubicado dentro de la propiedad Maasai más grande e intacta de Kenia. El lodge es propiedad de la comunidad, las personas que trabajan en Campi ya Kanzi pertenecen a la comunidad local. Casi todos han nacido y han crecido aquí. Incluso muchos han ayudado a construir la casa con sus propias manos. Los Maasai están orgullosos de ser los dueños del lugar; de ahí que cuando dan la bienvenida al huésped recién llegado, sus palabras sean sentidas. Visitar a los Maasai en sus casas, conocer a sus familias, entrar en sus bomas, las chozas tradicionales, visitar sus escuelas y centros de salud, charlar con ellos, conocer las tradiciones de este gran pueblo nómada y guerrero, sumarse a una fiesta nocturna con danzas y cánticos bajo la luna o en una de las famosas cuevas de lava donde los Maasai solían esconder el ganado robado a las tribus vecinas…. En ningún otro lugar es posible entablar una relación tan real con el pueblo Maasai.

4.- Campi ya Kanzi es una familia. No es un ‘safari lodge’ para pijos. Aquí se está en familia, con Luca y Antonella Belpietro y los Maasai que trabajan en la propiedad y son los dueños y señores de todo lo que nos rodea. Luca y Antonella llevan viviendo aquí casi 20 años, criando a sus tres hijos aquí.

5.- Y hay mucho más: sobrevolar en avioneta el Kilimanjaro y las montañas de Chyulu, visitar Tsavo y sus hipopótamos en Mzima Springs, pasar la noche en una tienda de campaña como hacían antiguamente los exploradores, recorrer la región a caballo…., la lista de actividades es interminable. En Campi ya Kanzi uno puede disfrutar de una topografía diversa, una rica biodiversidad, diferentes opciones de safari, incluyendo excursiones de un día a Tsavo y Amboseli, pernoctar en la casa principal o en mitad de la naturaleza, escuchando los misteriosos y evocadores sonidos de la noche africana; en definitiva, hacer algo diferente cada día.

Realmente, esta es una experiencia de safari memorable, un viaje del alma.

Escapadas

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+