El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Escapadas

El tesoro más valioso de Baqueira Beret

Un entorno natural poco alterado, con variedad de paisajes y pistas vírgenes donde esquiar y descubrir cimas, valles y bosques.

La estación del Valle de Arán acaba de cumplir 50 años, muy bien llevados. Cualquier aficionado al esquí ha oído hablar de las excelencias de Baqueira. Sus servicios, nieve, extensión, paisaje y glamour la hacen famosa. Pero además, tiene un tesoro único en España, su entorno e inmenso dominio que permite un esquí a lo grande.

Baqueira-Beret, la estación del Valle de Arán, ha cumplido en diciembre de 2014 medio siglo de existencia y lo ha hecho, creciendo hasta los 145 kilómetros de pistas, preparando nuevas zonas, renovando e instalando nuevos remontes y mejorando sus servicios. Mejoras que se producen todos los años y que en este aniversario han sido extraordinarias y vienen a consolidar la apuesta por la calidad y la adaptación a las demandas de los esquiadores.

Sin lugar a dudas, Baqueira es una estación española al nivel de muchas de las más prestigiosas del mundo por sus servicios e instalaciones y, sobre todo, por sus condiciones de nieve, orografía, relieve y extensión. Cualquier esquiador que conozca las principales estaciones alpinas, de Estados Unidos o Canadá puede confirmarlo. Quizás, no llegue a las descomunales extensiones de algunos macro resorts, entre otras cosas porque los Pirineos no tienen la altitud ni las dimensiones de montañas como los Alpes o las Rocosas, pero aún así, podemos decir que, tanto la estación como su entorno, el Valle de Arán, son comparables a muchos otros sitios de esquí de tamaño medio, emplazados en zonas con encanto, historia, confort, ambiente y buenas condiciones para el esquí y el turismo. Parte de estas virtudes las otorga su posición geográfica, orientación y condiciones meteorológicas. El Valle de Arán es el único valle pirenaico español orientado al norte, cuyas aguas tributan principalmente al Atlántico. Son estas condiciones meteorológicas (nivológicas) y geográficas las que hacen que reciba unos niveles de precipitación extraordinarios en la geografía peninsular que permiten una gran acumulación de nieve, con una calidad que resulta sorprendente considerando su latitud (es una de las estaciones europeas meridionales). Por todo ello, en Baqueira abunda la nieve polvo, el “oro blanco” de los esquiadores más apasionados y los registros son espectaculares muchos años, manteniendo y superando la mayoría de las temporadas los 2 metros de grosor de capa media y una precipitación acumulada que supera los 10 metros. En este sentido, hay que mencionar la temporada de 2012/13 cuando se superaron los 4 metros de capa y los 14 metros de nieve acumulada en la temporada.

Balades, freeride, travesías y fuera de pista
Estas bondades que proporciona la naturaleza unidas al trabajo de adecuación y mantenimiento, hacen que podamos hablar del principal tesoro de Baqueira que para muchos no tiene nada que ver con el ambiente, el ‘famoseo’, los buenos restaurantes y la gran oferta lúdica, sino que está en la calidad de la nieve y en las 2.000 hectáreas de dominio esquiable, que permite un tipo de esquí que busca unir al placer de practicar un deporte, el hacerlo en un entorno natural poco alterado, con variedad de paisajes, pistas y laderas vírgenes, donde esquiar no sólo consiste en deslizarse sino también en descubrir cimas, vertientes, valles, bosques y buenas “palas” y donde el deporte está íntimamente unido a la montaña y los grandes espacios. En los núcleos principales de Baqueira y de Beret, donde están las zonas de principiantes y donde encontramos la mayoría de instalaciones y servicios, el modelo de aprovechamiento de pistas está dentro del estándar nacional, consistente en muchas pistas en poco espacio, en el resto de la estación y de su superficie, Baqueira ofrece lo que para muchos supone su mayor virtud: poder esquiar en un entorno solitario, con variedad de paisajes y donde un descenso continuo puede durar mucho rato y el desnivel puede llegar a los 1.000 metros en una única bajada. Si además conocemos bien la zona o vamos acompañados de guías o monitores, cosa muy recomendable, podemos enlazar un descenso con otro, pasando de una ladera a otra totalmente distinta y de un valle a otro atravesando cimas y collados, hasta recorrer un terreno inmenso que normalmente no se abarca en un día y donde, además del deporte, el esquí permite y exige la adaptación al medio y su conocimiento y de las técnicas y de los materiales de seguridad. A cambio, la recompensa de esquiar por pistas solitarias, laderas recónditas, bosques cerrados o expuestas cimas y donde una jornada de esquí supone una pequeña aventura de descubrimiento y no tiene nada que ver con el esquí bullicioso ni las aglomeraciones. Lo que los franceses llaman balades y que nosotros llamamos de manera más prosaica excursiones, y lo que la moda ha denominado freeride, fuera de pista, etc…y que básicamente es una cuestión semántica dependiente de la intensidad y dificultad que se aplique a esquiar en terreno virgen, es el tesoro y el patrimonio más valioso y casi exclusivo de Baqueira. Un tesoro que permite alejarse de las zonas multitudinarias y mediante remontes y también caminatas o “foqueadas” (esquí de travesía), esto último para los más avezados, remontar hasta las cimas para descender por valles hasta la base de la estación o a pueblos y caseríos cercanos, como las clásicas y exigentes bajadas a Bagèrgue o Montgarry que son esquiadas con un gran componente de montaña pura y dura.

La adaptación de la oferta
La propia estación, conocedora del gran potencial de buenos clientes que supone este tipo de esquiador, lleva ya algunas temporadas trabajando en facilitar y habilitar accesos a itinerarios sólo para expertos y además hacerlo con el máximo de información para que se conozca el estado y las condiciones de la nieve en busca de la máxima seguridad. En este 50 aniversario, Baqueira ha invertido en hacer nuevas pistas y también dar acceso a nuevas áreas de fuera de pista como el novísimo sector de Saumet, pensado especialmente para los que buscan terreno lejos de pistas y nieves tratadas. En este sentido y pensando en los más activos, hoteles como el Himàlaia-Baqueira no sólo se conforman con ofrecer un hospedaje y gastronomía de lujo con complementos como spa o gimnasio. Conocedores de las demandas y buscando al cliente más esquiador y montañero, ofrecen todo tipo de actividades y alquiler de material tanto para invierno como verano, y proporcionan actividades bajo la tutela de monitores de esquí y guías de montaña, para aquellos que quieren disfrutar del esquí fuera de las pistas por largos itinerarios, para descubrir cada rincón del dominio de Baqueira Beret y sus alrededores.

Más sobre Baqueira-Beret y esquí de fuera de pista de todo el Mundo en la web www.revistanix.com y en la revista digital NIX.

Agradecimientos: a los riders Fidel Casablancas (fidel.guia.alta.montanya@gmail.com) y Pedro Lucia Albors por aparecer en las fotos de acción.

Escapadas

Escapadas

Rincones de Formentera

Gabriela Domingo

Si no le queda más remedio que visitar la isla pitiusa en pleno verano, intente encontrar un hueco en uno de estos rincones espectaculares. leer

Escapadas

Wadi Rum, planeta rojo

Gabriela Domingo

Si puedes prescindir tres días de una ducha en condiciones, adéntrate en el desierto. La recompensa: paisajes alucinantes solo para tus ojos. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+