El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Escapadas

La isla balear es mucho más que playas y agua cristalinaMenorca, la isla tranquila

Consejos prácticos para sentir la isla como tuya incluso en pleno agosto

Menorca es una isla tan bonita y esconde tantos rincones maravillosos que nos resulta difícil elegir una foto de portada que plasme su belleza y aún más definir todos los matices de azules y verdes que reflejen el color de sus aguas. Aunque la isla se vive más y mejor en otoño y primavera, hay algunos planes que se disfrutan al máximo los días de más calor. Para sentir la isla como tuya incluso en pleno agosto, basta con alejarte un poquito de los lugares más frecuentados por los veraneantes. Estas son nuestras sugerencias hedonistas.

El Camí de Cavalls
La apertura del Camí de Cavalls, lograda gracias al enorme esfuerzo de los menorquines, ha sido una conquista muy bienvenida. Nada nos alegra más que la recuperación del antiguo derecho de paso por estos senderos que rodean la isla y brindan acceso a las calas más escondidas. Estos caminos se remontan a la época del rey Jaime II, allá por el siglo XIV, cuando los nobles caballeros mantenían la defensa de la isla vigilando sus costas a lomos de sus caballos. En el siglo XVIII fueron sucesivamente los gobernadores británico y francés, ocupantes de la isla, los que ordenaron mantener “limpios y transitables” estos senderos. Hoy es nuestra obligación, como senderistas con derecho de paso, mantener el Camí limpio y arreglado. La Guía Camí de Cavalls editada, revisada y actualizada por la Fundació Destí Menorca desglosa el Camí en 20 itinerarios y nos habla de la Reserva de la Biosfera y las zonas protegidas, del paisaje y la geología, los barrancos y cuevas, los humedales, de la posidonia y su importancia en el mantenimiento de las playas, los islotes, acantilados y torres de defensa, de los molinos y las casetas costeras, las canteras de marés, los vestigios arqueológicos… Como en el Camino de Santiago, uno puede hacerlo del tirón o por etapas. Para los que lo deseen recorrer en verano, recomendamos elegir etapas cortas, ir provistos de agua y disfrutar del mejor baño al llegar a la cala.

Uno de los paseos más agradables y cómodos cuando aprieta el calor es llegar en coche hasta el parking de Son Saura, en el sur de la isla, y desde ahí alcanzar andando la calita de Talaier, o incluso llegar hasta Cala Turqueta. Lo ideal: ir de buena mañana, echar la siesta bajo los pinos, y regresar al atardecer. En el norte nos encanta el paseo desde Binimel-lá hasta Cala Pregonda, espectacular a la puesta del sol. Hay calas impresionantes y salvajes, desde las que no se avista ni un solo edificio, pero que tienen un acceso francamente complicado: Trebalúger, Fustam y Escorxada en el sur o Cala Pilar en el norte. Pero para esto también tenemos solución.

La vuelta a la isla en kayak
Soñamos con cumplir este deseo. De momento, nos contentamos con recorrer algunos tramos de costa a bordo de un kayak de mar con el que llegamos a las calas más inaccesibles e inspeccionamos cuevas bajo acantilados que de otra manera ni siquiera adivinaríamos que existen. En Es Grau, María Teresa y Carlos dirigen Menorcaenkayak, una empresa muy profesional que organiza excursiones cortas para toda la familia, cursillos, travesías y el no va más: la vuelta a la isla por etapas, en 7 a 9 días. La aventura requiere obviamente que el tiempo sea propicio, cosa que suele suceder en verano. El grupo va acompañado de uno o dos guías. Las pernoctaciones son en las calas más espectaculares e inaccesibles de la isla. En algunos puntos se puede realizar alguna excursión a pie hacia el interior para explorar algunos barrancos y cuevas, como la Cova des Coloms cerca de Binigaus, en el sur. Menorcaenkayak tiene previsto organizar las XI Jornadas Menorca en kayak el 8 de octubre, con curso de técnica avanzada incluido. A esta travesía se apuntan cada año unas 40 personas.

Navegando por Menorca
Katayak es otra empresa especializada en rutas en kayak y navegación a vela. Su propietario, Alberto, es un madrileño que vive en Fornells todo el año y disfruta de la bahía incluso en invierno, cuando todos se han ido y la tiene toda ella para él solito. Además de organizar rutas en kayak por el norte de Menorca, la zona más tranquila, virgen, salvaje y solitaria de la isla, partiendo de Fornells o desde el puertecito de Addaia, con katayak puedes también dar la vuelta o media vuelta a la isla, alquilar kayaks y SUP (stand up paddle) para ir por tu cuenta, navegar en velero o a bordo de un catamarán. Katayak ofrece packs combinados a muy buen precio para disfrutar de la Menorca más activa.

Para los más nostálgicos del Mediterráneo “tal como era”, nada como alquilar un llaúd de vela latina, equipado con un pequeño motor auxiliar y con capacidad para hasta 5 personas. Llatinaboats alquila estas barcas tradicionales que se pueden manejar sin titulación. Ellos te enseñan y además te proporcionan el toldo para que no te queme el sol, colchonetas para tumbarte en cubierta a echar la siesta y una neverita con cervezas Moritz incluidas. Una experiencia marinera de lo más auténtica para recorrer la bahía de Fornells.

Además está Dani, armador y patrón del Liber Mare, un viejo pesquero de casco de madera de 11 metros. Dani es de Ferrerías pero vive junto a su barco en Cala Galdana todo el año. Compró el Liber Mare hace doce años, lo reformó, le colocó una cabina, arregló dos camarotes y un baño, y ahora organiza salidas de un día para un máximo de 11 personas a las preciosas calas vecinas de Macarella, Macarelleta, Turqueta, Mitjana, Trebaluger, Fustam y Escorxada. Dani es amigo de la infancia de David de Coca, el chef de Sa Llagosta en Fornells, y presume (y nos lo creemos a pies juntillas) de ser buen cocinero: dice que es capaz de cocinar a bordo una buena paella o una fideuá. Volveremos en septiembre a comprobarlo! Dani navega desde el 1 de mayo hasta finales de octubre partiendo de Cala Galdana. Si sopla sur, recoge a los pasajeros en Cala Morell y los lleva a recorrer las calas del norte: Pilar, Carbó y Pregonda. Contacto Dani tel 636071807.

Las calas
Si es la primera vez que visitas la isla es muy probable que desees conocer todas las maravillosas calas de Menorca que aparecen en las postales. Si es así, recomendamos primero ver qué viento sopla (la isla se recorre en un “pis pas” y merece la pena estar siempre a sotavento cuando el viento sopla fuerte). Y segundo: madrugar. Algunas calas, como Macarella y Turqueta son tan famosas que antes del mediodía un cartel al borde de la carretera principal nos anuncia que ya no hay más sitio en la cala, con lo que no merece la pena recorrer los últimos kilómetros por caminos estrechos bordeados por los muros de piedra seca tan característicos del campo menorquín. Que nadie se alarme: en Menorca hay un sinfín de pequeñas calas desconocidas donde sólo se bañan los menorquines. Nos gustan especialmente todas las que se encuentran en el municipio de San Luis: Alcaufar y Caló Roig, el Rincó des Rafalet para bucear, Binisafúller o Biniancolla, son todas ellas calas muy pequeñas y familiares. También nos gusta Arenal de Son Saura en Son Parc en el norte, que a pesar de ser una zona muy urbanizada, si alquilas un kayak puedes perderte por una costa preciosa lejos de la multitud. Desde Sant Tomás se llega andando a la playa menos concurrida de Binigaus (algun año, misteriosamente, hemos visto que el mar se ha llevado media playa por delante) y desde Son Bou también se puede uno alejar de la zona más urbanizada y disfrutar de un buen día de playa.

Rutas cicloturísticas, barrancos y rutas a caballo
La guía de rutas cicloturísticas que edita la Fundació Foment del Turisme de Menorca es una joya imprescindible para los amantes de la bicicleta. Indica 20 recorridos con sus correspondientes fichas que señalan el trayecto, la distancia, el nivel de dificultad, el desnivel, el tiempo estimado y la pendiente máxima. Perfecta para preparar tu itinerario y recorrer la Menorca rural con sus característicos predios y muros de piedra seca coronados de cal blanca.

El senderismo por los barrancos de la isla es una experiencia impresionante. El ayuntamiento de Ferrerías patrocina una visita al Molí de Baix, situado en el espectacular barranco de Algendar, una zona de alto valor ecológico.

Menorca es también tierra de caballos (existe una raza menorquina) y buenos jinetes. La prueba: el “jaleo” que organizan todos los veranos en los diferentes pueblos de la isla. Sant Joan en Ciudadela da el pistoletazo de salida en junio, y así de fiesta hasta septiembre. Hay varias empresas dedicadas al turismo ecuestre y a organizar rutas por el Camí de Cavalls: Cavalls Son Àngel, HR Binigaus Vell, Menorca a Cavalls y Rutas ecuestres Camí Cavalls.

Menorca talayótica
En menorcatalayotica.info encontraréis los 32 yacimientos seleccionados que mejor sintetizan la prehistoria insular, por cronología, tipología, funcionalidad y por su significado. Son monumentos candidatos a convertirse en Patrimonio Mundial de la Unesco.

Y por supuesto, toda visita a Menorca debe incluir la Fortaleza de la Mola y el Lazareto, además de una puesta de sol antológica en el Cap de Favàritx o en el Cap de Cavallería, como mínimo. Son experiencias mágicas, diríamos que casi místicas. Si conectas con el momento, no podrás dejar de volver a Menorca cada año.

Guía práctica de Menorca
Los meses de julio y agosto Menorca cuelga el cartel de “completo”. Volveremos en septiembre con nuestras propuestas urbanitas, culturales y gastronómicas en Mahón y Ciudadela, y también con nuestros pequeños hoteles y alojamientos en casas particulares con encanto, con muchísimo encanto. De momento, estos son algunos de nuestros rincones favoritos y más tranquilos de la isla para ir a comer, a cenar y a tomar una copa en verano.

Ya hemos hablado de Sa Llagosta y Ses Salines en Fornells, al norte de Menorca. La temporada de langosta es corta y aquí todo, o casi todo, cierra en octubre con las primeras tramontanas fuertes. Así que hay que aprovechar el verano para darse un buen homenaje.

Seguimos en Fornells y en algun momento del día paramos en Barbabar, un nuevo local junto al Hostal Palma. Barbabar es el resultado de la ilusión y el esfuerzo de una pareja joven de Barcelona que se ha mudado a Fornells con la idea de vivir aquí todo el año (y cada vez son más, ¿por qué será?). Barbabar es una “taberna pirata” hogareña con una tiendecita a la entrada donde años atrás, cuando la casa era conocida como Casa Teti, ya había un pequeño colmado. Ahí se venden productos gourmet y de la isla de Menorca y las Baleares. Al fondo de la casa hay un bar repartido en pequeñas salas y rincones acogedores. Abierto de la mañana a la noche, en Barbabar se sirven desayunos y smoothies, vermuts a la hora del aperitivo, tablas de embutido, tapitas de salmón ahumado, montaditos y copas en la original terraza trasera, una terraza con cierto aire cubano, con su sombrilla rústica de palmera, sillas desparejadas y una gran barra de bar que es el capó de un viejo autobús Tata.

Al atardecer nos gusta ir a cenar temprano al restaurante En Cargol. Las vistas del mar en la costa sur de Menorca y del Far Illa de l’Aire (o Faro de Isla del Aire) son maravillosas desde aquí. De En Cargol nos encanta su salmorejo y cualquier pescado del día, además de lo simpático que es su dueño. Muy cerca está la pizzería Baia, en el encantador y sencillo puerto de Biniancolla. Es un sitio familiar, tirando a cutre, nada caro, y la pizza está fabulosa. Cerca también está Alcaufar. En el hostal Xuroy de toda la vida hay un restaurante donde sirven buenos arroces y gambas a la plancha, en una terraza ideal encima de la playa y bajo los pinos. Es un lugar que nos encanta por lo auténtico, anti-fashion y anti-glamouroso.

En el puerto de Mahón no gustan El Rais (hermano de Ses Forquilles) y Sa Vinya des Port. También la nueva barra del restaurante La Minerva, donde es una gozada cenar (pronto, merece la pena también ver el atardecer desde aquí) en su terraza-pantalán flotante. Para un aperitivo en Mahón nos vamos a Sa Bodega, sin duda, una micro bodeguita con buenos vinos que elige Joan y buen picoteo; aquí se reúnen los “mahoneses” cada sábado a mediodía y prácticamente no cabe ni una aguja.

Otro lugar favorito y además entrañable son las bodegas Binifadet, muy cerca de San Luis. Nos encanta este lugar especialmente al atardecer, cuando las vides se tiñen de rosado. Este verano, Luis y Patricia han inaugurado la nueva terraza-wine bar, una zona informal para tomar un vino y compartir un picoteo. Estuvimos en la inauguración y estamos convencidos de que este el sitio con mejor ambiente de la isla, con la mezcla perfecta de mahoneses y gente de paso. Hay un rincón del que estamos absolutamente enamorados: la zona chillout, con sofás y mesas bajas de madera en bruto bajo el emparrado junto a las viñas. Tomar un vino de la bodega acompañado del jamón Dehesa de Cantillana, que los Anglés traen expresamente desde Extremadura, es lo máximo. Buenísimas son también sus croquetas, la hamburguesa, los helados de vino de la casa…, y hasta las gominolas caseras de vino blanco y vino tinto…, ¡un vicio!

Y las compras que no podían faltar
Para productos gourmet y de la isla, El Paladar. Para abarcas menorquinas fuera de serie, S’Avam en Ciudadela, todas hechas en Menorca. En Homers tienen sandalias y bolsos ideales, también hechos en la isla. Y las alpargatas de Boba’s, de Llorenç Pons, una preciosidad artesana. En Mahón también hay una tienda que nos encanta, La Cerería. , porque su dueña, madrileña, sabe elegir los perfumes y aromas más exquisitos, la ropa con ese toque especial, y los cuadernos customizados de nuestra amiga Gràcia, ideales para regalar.

Lo dicho, volveremos en septiembre con más Menorca cultural y gastronómica. La isla en otoño recupera su ritmo y hasta diciembre el tiempo es bueno, el agua está a una temperatura perfecta para el baño, no hace tanto calor como en pleno verano y se disfruta más del Camí, del senderismo por los barrancos del interior y de la belleza y calidad de vida cultural y de ocio de Mahón y Ciudadela. Y cómo no, volveremos también en primavera, cuando Menorca está más verde y jugosa y sus vacas pastan en los prados para dar el queso más exquisito y ecológico que prepara el señor Llufriu, un payés tímido y discreto, en la finca de Es Tudons. Porque a nosotros, también, Menorca nos tiene atrapados.

Menorca es uno de los mercados en los que Air Nostrum está más presente. Es la única aerolínea que atiende durante todo el año la conexión Madrid-Menorca y los enlaces entre las diferentes islas, y además tiene rutas a Mahón en verano desde Valencia, Alicante, Lérida y Vigo.

Información práctica sobre Menorca en la web Menorca.es

Una respuesta a Menorca, la isla tranquila

  1. Lluc dijo:

    Espléndida presentación y acertada selección y sugerencias de la isla. Para aquellos que queráis profundizar y ampliar información sobre Menorca, os recomiendo encarecidamente que visitéis el portal http://descubrirmenorca.com.

    Deseo que sea de vuestro interés

Escapadas

Escapadas

Rincones de Formentera

Gabriela Domingo

Si no le queda más remedio que visitar la isla pitiusa en pleno verano, intente encontrar un hueco en uno de estos rincones espectaculares. leer

Escapadas

Wadi Rum, planeta rojo

Gabriela Domingo

Si puedes prescindir tres días de una ducha en condiciones, adéntrate en el desierto. La recompensa: paisajes alucinantes solo para tus ojos. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+