El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Escapadas

El puente sobre el río de Ameca dibuja la frontera con Puerto VallartaMéxico, desde Puerto Vallarta a Riviera Nayarit (II)

Riviera Nayarit es otro destino en el Pacífico mexicano por explorar. Cuenta con 307 kilómetros de costa virgen y está enmarcado por la Sierra Madre.

Haber volado hasta Puerto Vallarta y no descubrir Riviera Nayarit sería un error. Pertenecen a dos estados diferentes, el primero a Jalisco y el segundo, a Nayarit, y están separados tan solo por el puente sobre el río Ameca. Le invitamos a cruzarlo y a seguir nuestras pistas.

Con 307 kilómetros de costa virgen en el Pacífico mexicano, Riviera Nayarit está enmarcada por las imponentes montañas de la Sierra Madre. Se trata de una región que integra una naturaleza salvaje con pintorescos pueblos costeros. Desde Nueva Vallarta, el destino familiar por excelencia, el puerto histórico de San Blas y la exclusiva Punta de Mita.

Sin pasar por alto, los pintorescos pueblos pesqueros de Chacala y La Cruz de Huanacaxtle, las Islas Marietas con su espectacular Playa Escondida (cuyo acceso estará clausurado durante tres meses para preservar su riqueza), Rincón de Guayabitos o Sayulita, cuna del surf en el Pacífico.

Sayulita es uno de los Pueblos Mágicos y sus habitantes trabajan para ser pueblo verde. Es decir que promueven el acceso sin coche, potencian mucho más la práctica de surf e impulsan que los restaurantes sean autosuficientes. Sin duda, resulta una delicia pasear por sus calles y contagiarse de su estilo hippy-chic; nadie parece tener prisa y la atmósfera es de absoluta deleite.

Entre las direcciones a tener en cuenta, si se trata de comprar moda, complementos y objetos para el hogar, hay que visitar la tienda Revolución del sueño. No deje de comprar sus coloridas postales en honor a figuras como Pancho Villa o Frida Kahlo.

Como interesante resulta Sayulita Wine Shop y las clases magistrales del sumiller Isaías González en torno a bebidas locales como el mezcal, el tequila o la raicilla. Le enseñará a beberlos correctamente, es decir, a respirar profundamente y tomar estos destilados disfrutando de sus aromas y matices. Nunca más golpeará el vaso de chupito sobre la barra y lo beberá de un trago. Nunca más. Ah, y no deje de probar el licor de chile ancho, con un toque picante muy adictivo.

Si le resulta simpática la forma en la que los mexicanos afrontan la muerte y conviven con sus seres queridos, ya ausentes, eche un vistazo al arte popular de la pequeña tienda Esto es México. En su maleta, de vuelta a España, seguro que viaja alguna calavera y catrina.

En Sayulita, como en toda la región, la gastronomía es uno de los pilares fundamentales. Es altamente recomendable el restaurante Don Pedro’s, a pie de playa. No deje de probar las refrescantes ensaladas, los pescados y mariscos, así como brindar con un margarita de mango y los postres.

Tampoco se puede pasar de largo ante la taquería Naty’s (auténtico street food) ni ante la heladería Wakika con aguas, paletas y nieves, esto es, zumos, polos y helados tanto sorbetes como elaborados con leche. Todos son naturales, los hay sin azúcar ni edulcorante añadidos o con estevia, y la variedad de sabores es tal que al elegir nadie está convencido. ¡Siempre se desea probar todos!

Decíamos que Sayulita presume de gran ambiente durante el día, hasta allí se acercan multitud de personas para disfrutar del sol, de la playa y del surf, así como de las compras. Y cuando cae la noche, lejos de disminuir su encanto, presume de un interesante ambiente y se multiplica su magia. Descúbralo.

Otro lugar en el que detenerse es San Francisco, más conocido como San Pancho. Merece un paseo y una siesta en la playa, ¡claro que sí!. Cabe señalar que hasta este rincón han llegado artistas con un interés por el bien de la comunidad. Ellos han decidido compartir sus conocimientos con los chavales del municipio de forma que ocupen su tiempo y hagan algo productivo. Entre otros creadores, se encuentra Gilles Ste-Croix, cofundador de Cirque Du Soleil, que enseña artes circenses y promueve el Circo de los Niños de San Pancho cuyos festivales sirven para recaudar fondos para la comunidad.

Además, el litoral nayarita acerca a otras zonas del interior como sus Lagunas Encantadas. Imprescindible visitar la de Santa María del Oro, nacida en un cráter de volcán; San Pedro Lagunillas, con un clima envidiable que acoge dos lagunas hermosas: la de San Pedro y Tepetiltic, un lugar ideal para los amantes de las aves.

También hay que conocer el Nayarit Colonial y sus encantadores pueblos con fábricas, haciendas, molinos y caserones que se han conservado con el paso del tiempo. Y, cómo no, la Sierra del Nayar, un mosaico de tradiciones y costumbres formado por las etnias cora y huichol, tepehuano y mexicanero. Sus fiestas ancestrales y su colorido arte nos muestran su mágica visión del mundo. Hasta la pulsera o creación más sencilla está cargada de simbología, y la flor de peyote es uno de los elementos más repetidos.

Éste es el destino de los amantes del deporte. Ya sea surf, kayak, buceo, pesca, montar a caballo, descender por tirolina o golf. De hecho, la región cuenta con distintos campos, por ejemplo, el situado en Playa Mita con 18 hoyos, algunos al borde del Pacífico, obra de Greg Norman.

A la hora de elegir dónde dormir, destacamos tres hoteles. En San Pancho, se encuentra Cielo Rojo, un pequeño establecimiento de ambiente relajado en el que, además, se puede comprar artesanía, objetos de decoración y productos gourmet. Para quienes se inclinen por la opción de todo incluido, Iberostar Playa Mita, en la playa homónima, es una elección diez. Si se busca exclusividad e intimidad, Imanta es el hotel adecuado. Son tan solo 16 habitaciones en una propiedad de más de 100 hectáreas y sus huéspedes pueden disfrutar de hasta tres playas privadas.

Sin duda, Riviera Nayarit tiene mucho que ofrecer. Y recuerde, viajar siempre merece la pena.

Escapadas

Escapadas

Rincones de Formentera

Gabriela Domingo

Si no le queda más remedio que visitar la isla pitiusa en pleno verano, intente encontrar un hueco en uno de estos rincones espectaculares. leer

Escapadas

Wadi Rum, planeta rojo

Gabriela Domingo

Si puedes prescindir tres días de una ducha en condiciones, adéntrate en el desierto. La recompensa: paisajes alucinantes solo para tus ojos. leer

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+