El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Escapadas

Otoño en la Roma de los romanos

Una escapada cultural y de ocio a una Roma alejada del circuito turístico.

Nos acercamos al barrio de Flaminio y Villaggio Olimpico, alejados del centro histórico de Roma, para ver qué nos ofrece el otoño cultural en la Ciudad Eterna. Y hacemos parada y fonda en el encantador barrio de Ponte Milvio, donde viven los romanos que rara vez pisan el asfalto entre la Piazza Navona y el Panteon. Esta es la Roma de y para los romanos.

L’Auditorium Parco della Musica de Roma es un complejo multifuncional dedicado a la música, diseñado por Renzo Piano: “Para un arquitecto, la aventura más bella es diseñar una sala de conciertos. Quizá un luthier sienta aún un placer mayor al construir un violín. Pero se trata, en ambos casos y salvando las distancias, de crear instrumentos para hacer música y escuchar música”. El Auditorium cuenta con tres salas de conciertos y La Cavea, un anfiteatro al aire libre, corazón del Auditorium. Además de conciertos de música clásica, este otoño acoge el Festival de Jazz.

El MAXXI Museo Nacional de las Artes del Siglo XXI, diseñado por  la arquitecta anglo-iraqi Zaha Hadid, es un edificio que aunque nos deja algo fríos, reconocemos que ha sabido ganarse un espacio en el barrio de Flaminio y se ha convertido en lugar de encuentro entre vecinos, donde se respira tranquilidad.

Cruzamos el Tíber por el Ponte Milvio, pequeño, peatonal y famosísimo por ser el puente donde nació y adquirió dimensiones planetarias esa manía de atar candados como testimonio de amor eterno. Todo empezó con la novela juvenil “Tengo ganas de ti” de Federico Moccia. El ritual de colocar candados de amor en las farolas de Ponte Milvio para luego lanzar la llave al Tíber adquirió tales proporciones que las farolas comenzaron a inclinarse agobiadas por tanto peso y tanto amor. Los candados se han tenido que trasladar hoy a las inmediaciones.

Ponte Milvio desemboca en la encantadora plaza del mismo nombre. Aquí encontramos todo, absolutamente todo lo que necesitan los italianos para ser felices: belleza por todos los rincones, terrazas al sol con ambiente bullicioso y familiar, fuentes de agua fresca y cristalina, cafés deliciosos, un mercadillo al aire libre donde comprar tomatitos de la huerta y bolsos a 10 euros que ‘dan el pego’, varias heladerías estupendas, edificios de apartamentos señoriales rodeados de vegetación centenaria y reliquias milenarias, varias tiendas de moda con maravillas made in Italy y uno de los restaurantes con más solera de Roma.

Panificio Nazzareno es la panadería-pastelería-pizzería-terraza-restaurante con patio interior-tienda y punto de encuentro que todo barrio que se precie debiera tener. Es cultura italiana de andar por casa, un reflejo del estilo de vida de los romanos. Abierta a todas horas, nos encanta su ambiente alegre y despreocupado. Nos quedamos con sus desayunos en la terraza junto a los puestos del mercado y su pizza al taglio recién hecha, a mediodía.

La Antica Trattoria Pallotta de 1820, es un sitio ideal para comer o cenar bajo los árboles. Aquí sólo vienen italianos, algunos muy ilustres y conocidos, los camareros son de toda la vida y la cocina es totalmente tradicional y casera. Las pizzas son buenísimas, especialmente una típicamente calabresa con Nduja picante, ¡la mismísima sobrasada mallorquina! En la pared, una copia del cuadro de Renato Guttuso, “La Vucciria”.

Los jóvenes aquí no hacen botellón, sino que se reúnen al atardecer en torno a la pastelería-heladería Mondi, en la vía Flaminia Vecchia 468. Estos días, con buen tiempo, recién regresados de las vacaciones, están todos guapísimos y se ve que ligan muchísimo.

Un poco más arriba está la tienda de Donatella Taranta, con ropa y bisutería italianas, y unos chales de Pomandère hechos en Vizenza que son una maravilla.

El Hotel River Chateau no sólo es un hotel confortable y tranquilo, sino que por la tarde tiene buen ambiente de copas y su pequeño restaurante con terraza en la calle está siempre lleno.

Y si alguien tiene morriña de España, que lo dudo, en la Piazza Ponte Milvio han abierto una sucursal de 100 Montaditos.

Una respuesta a Otoño en la Roma de los romanos

  1. Barbara J-A dijo:

    Qué gusto de artículo y cuánta morriña de buen gusto da!

Escapadas

Todo esto
y mucho más
en Escapadas
+