El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Estreno

De velero con Robert Redford

En "Cuando todo está perdido" un Robert Redford con el mentón en forma nos regala una aventura llena de emoción y agua salada.

Vamos a ver que nos aclaremos, ¿qué hace un señor de casi ochenta años en un barquito velero en medio del océano Índico con esa camiseta de lycra verde oliva? ¿de dónde viene, a dónde va, por qué no lleva alguna radio de repuesto, un sistema de señales alternativo, una emisora de ondas desplegable…? ¡Yo qué sé, un poquito de previsión por si se choca uno con un contenedor gigante a la deriva! ¿Le han echado de casa? ¿se fuga con la pensión capitalizada? ¿es que no tiene bastante con un paseíto Ibiza-Mahón? ¿y esa piel tan lisa por los carrillos?

Robert Redford, el señor que naufraga, es el único protagonista de “Cuando todo está perdido” (J.C. Chander, 2013). Lo demás son olas, peces, gaviotas, bengalas y utensilios (un sextante fashion sin estrenar que se salva del naufragio). El marinero no dice ni mu, bueno dice “Dios” y “joder”, por ese orden, en un momento dado porque no le va un aparato (no tenemos en cuenta esa voz en off que lee unas líneas que escribe cuando cree que ya todo está perdido, ocho días después de irse a pique en pleno océano).

Y ya no se puede contar más, el resto es aventura, épicar, thriller y terror. El horror certificado de saberse una minúscula, muda y obstinada cagada en la inmensidad. Se ve que vuelven a llevarse las pelis de lucha contra un destino fatal, ahí “Gravity” también. Los protagonistas no son héroes, pero se buscan la vida. Pelea, que algo queda, próxima estación Esperanza. Anda que si le hubiéramos hecho caso a Manu Chao cuando nos lo dijo desde lo alto de un camión lleno de manzanas.

Redford conserva el pedigrí de “Las aventuras de Jeremiah Johnson”, donde tampoco habla mucho que digamos, y ésta sí es de mis favoritas. Que a sus 77 años se meta en este berenjenal acuático es un gesto que le honra. Se nota que ya le cuesta bajar las escalerillas del camarote, pero ¡ay! qué gesto cuando mira al cielo olfateando un indio y se le tensan las arrugas. Y ese masticar sin ganas como si mascara tabaco por un lado como en “Brubaker” cuando saca la bandeja de comida preparada del microondas la primera noche que ya se sabe que es el alcalde de la prisión disfrazado de preso y se quema y se acomoda la brócoli en un lateral de la boca a solas en el comedor en penumbra.

Otra cosa os voy a decir. Si hablamos de ella es porque merece la pena verla, no os despistéis con las fruslerías del comentario. Esta peli es cine sin tontadas, emoción, humanidad reflejada, mundos que no viviremos, misterios, preguntas, ¿nadie que le eche una pelliza a ese hombre empapado de agua de mar? ¿por qué no se quita las zapatillas de trekking? Etcétera.

2 respuestas a De velero con Robert Redford

  1. Pablo dijo:

    He leído también por ahí que es como un reportaje de la dos, vamos, que no hay mucho argumento sobre la persona, de donde viene, adonde va… pero se podría decir que casi no hay peli mala de RR. Así que hay que verla.
    Pero que conste que el guapo era Paul Newman.

  2. iván dijo:

    Absolutamente de acuerdo señor Pablo, el guapo-guapo era Paul Newman ni que decir tiene, me han dicho también unos amigos que se les hizo larga la película y otros que no, a mí con este comentario de Cosa Fina me dan ganas de verla aunque como ya dije en otras ocasiones no entiendo muy bien qué quiere decir y me deja como picueto.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+