El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

El padre de familia (im)perfecto

'Fuerza mayor' es un magnífico fresco, implacable, demoledor y pleno de un humor.

Una familia perfecta en un escenario idílico. Los padres: guapos, pudientes, alegres y triunfadores. Los hijos: rubios, de ojos azules e ideales gracias a los genes nórdicos, y de comportamiento discreto y silencioso gracias al alienante entretenimiento de sus gadgets tecnológicos de última generación. Los cuatro pasan unos días juntos en una lujosa estación de esquí de los Alpes. Parecen tenerlo todo. Parecen incluso felices. Pero nada es nunca lo que parece. El director sueco Ruben Östlund rasca por nosotros este esmalte de color blanco inmaculado como la nieve para mostrarnos las miserias que se pueden esconder detrás del retrato de familia más, aparentemente, perfecto. El resultado se llama Fuerza mayor y es un magnífico fresco, implacable, demoledor y pleno de un humor azul oscuro casi negro, sobre la familia y los roles que los hombres desempeñamos en la sociedad moderna.

Toda la acción de Fuerza mayor  transcurre durante los cinco días que esta familia burguesa pasa de vacaciones en los Alpes. El primero, mientras almuerzan en la terraza del restaurante del hotel, presencian una avalancha. El miedo se apodera de los comensales, que se levantan de sus mesas y huyen despavoridos. Ebba, la madre, abraza a sus hijos para protegerlos mientras pide ayuda a su marido Tomas. Pero este ha recogido su iphone y se ha marchado corriendo junto con el resto, presa del pánico. Afortunadamente, todo se queda en un susto pues se trataba de una avalancha controlada. Pero, a partir de ese momento, el resquemor se instala en la vida de esta familia ejemplar y ya nada podrá volver a ser lo mismo. Los cuatro días siguientes pondrán a prueba el amor y el respeto que Ebba y sus hijos sienten hacia Tomas.

Östlund llena de sarcasmo la dramática descomposición de esta familia. Poco a poco, el desconcierto da paso a otros sentimientos mucho más fuertes y el frágil equilibrio que mantiene la cohesión en torno a la figura paterna y supuestamente protectora amenaza con desmoronarse. Es cierto que el padre es un personaje que termina resultando irremediablemente patético. Pero el director de Fuerza mayor lo retrata con la suficiente astucia e inteligencia como para que podamos atisbar en él algo de nosotros mismos. Sus reacciones tan primarias son, al mismo tiempo, humanas y reconocibles. Y no estar preparado para desempeñar un papel arcaico, asignado desde que el mundo es mundo y seguramente fuera de lugar en la sociedad actual, es algo que todos podemos llegar a entender. Al final, Östlund nos deja entrever que nadie es perfecto y que la redención es posible a pesar de todo.

Perfecta en el fondo y en la forma, todas las piezas de Fuerza mayor encajan como en el mejor de los puzzles. No hay moralismo, ni moraleja, ni mensaje. Östlund nos cuenta una historia creíble, posible y en la que, como en la vida, no existen ni los buenos, ni los malos, ni los héroes. El realizador sueco dosifica la tensión manteniendo el interés en todo momento. También nos suaviza hábilmente el drama con momentos realmente divertidos y que se agradecen como la calefacción en invierno. Magistralmente interpretada y con una bellísima fotografía, Fuerza mayor es una espléndida película que invita a sonreír y pensar, seguramente las dos cosas que más falta le hacen a cualquiera en este absurdo y a ratos incomprensible mundo en el que nos ha tocado vivir.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+