El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

La cara más divertida de Donizetti

El estreno de 'La hija del regimiento' en el Teatro Real es todo un acontecimiento.

La hija del regimiento no se había representado nunca en el Teatro Real desde su reapertura en 1997. De ahí que su estreno en el coliseo madrileño sea en sí mismo todo un acontecimiento. Si a esto unimos que el montaje elegido, una coproducción del Metropolitan de Nueva York, el Covent Garden londinense y la Wiener Staatsoper, sea realmente tan notable y todo en él -las voces, la orquesta y la puesta en escena- funcione al servicio de la obra y no al de sus directores, como ocurre en otras ocasiones, el acontecimiento se convierte, además, en una gran noticia. La segunda producción de la nueva temporada del Real, tras Las bodas de Fígaro, es vitalista, arrolladora, tan intensa en lo musical como en lo teatral y, lo mejor, muy divertida. Pocas veces se han escuchado tantas risas en este habitualmente adusto patio de butacas.

El músico italiano Gaetano Donizetti compuso La hija del regimiento en París y es, junto con La favorita, su ópera más francesa. No en vano, desde 1848 se representó cada 14 de julio durante años para conmemorar el inicio de la Revolución Francesa. Es una ópera popular, creada sin más pretensiones que divertir al público, y sigue las líneas maestras de la ópera comique, en la que se combinaban partes cantadas con partes habladas, como en la opereta o la zarzuela. Esto exige que los cantantes, además de tener buenas voces, sean también buenos actores. Dos requisitos que cumple sobradamente el elenco de esta producción, encabezado por la soprano polaca Aleksandra Kurzak, el tenor mexicano Javier Camarena, la veterana contralto polaca Ewa Podles y el barítono italiano Pietro Spagnoli. Es una delicia escucharlos cantar e interpretar una obra dirigida con tanto sentido del humor. Junto a ellos brilla también la poderosa presencia sobre el escenario de la actriz española Ángela Molina, en uno de los dos personajes creados para actores con que cuenta la ópera.

El italiano Bruno Campanella, en lo musical, y el francés Laurent Pelly, en lo escénico, dirigen con suma complicidad este divertimento que han paseado ya por varios escenarios del mundo. El montaje traslada la acción, que en el original se sitúa durante la invasión napoleónica en Austria, a los comienzos de la Primera Guerra Mundial, algo que refuerza los aspectos militares y patrióticos presentes en el argumento. Laurent Pelly mezcla muy hábilmente los recursos escénicos con que nos muestra a las entusiastas clases populares y a la rancia aristocracia, utilizando un agudo sentido del humor que encuentra su punto álgido en la hilarante escena con que comienza la segunda parte de la ópera.

La partitura de La hija del regimiento combina números marciales y populares con otros de exaltación romántica. De todos los cantantes, el tenor es quien sale mejor parado pues interpreta las dos arias más conocidas, especialmente Ah! Mes amis, quel jour de fête, famosa por sus nueve dos de pecho. Una situación bastante injusta, pues hace que se lleve los aplausos más entusiastas cuando realmente el protagonismo de la ópera recae en el personaje de la soprano. Javier Camarena, una de las últimas grandes revelaciones del mundo ‘tenoril’, lo que ya es un gran reclamo, tiene un color de voz brillante y fresco, y unos agudos relampagueantes. Aunque sufre un poco, como todos los grandes tenores, excepto quizás Alfredo Kraus, en el aria de la segunda parte. Pero Aleksandra Kurzak derrocha encanto y compone una Marie llena de matices y absolutamente adorable. Y el director de escena, además, la somete a durísimas pruebas para un rol tan exigente vocalmente. Pruebas que supera de forma sobresaliente. Nos consta, aunque no la hayamos visto, que la soprano del segundo reparto, la italiana Desiré Rancatore, está igual de soberbia.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+