El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

El Real se rinde al Lorca más surrealista

La ópera El público es bastante fiel a la esencia del drama lorquiano.

¿Qué pensaría Federico García Lorca si hubiese podido ver la adaptación operística de su obra El público que el Teatro Real ha estrenado esta semana? Los responsables del espectáculo lo tienen claro: “le gustaría tanto que seguramente lloraría de la emoción”. Está claro que no podemos tener la certeza, pero lo cierto es que la ópera El público es bastante fiel a la esencia del drama lorquiano, aunque en la forma se tome alguna que otra licencia. Con música del compositor madrileño Mauricio Sotelo y libreto del músico, escritor y crítico literario Andrés Ibañéz, El público conjuga música contemporánea, flamenco, danza, teatro y sonidos electrónicos en un interesantísimo aunque desigual montaje, algo plúmbeo en su primera parte y que brilla especialmente en una segunda bastante superior tanto en lo musical como en lo escénico.

Lorca escribió El público en el año 1930 en Cuba tras su famoso viaje a Nueva York. El poeta y dramaturgo granadino dejó el manuscrito, que nunca pudo terminar del todo, a su amigo Rafael Martínez Nadal con el compromiso de que lo destruyera si fallecía. Afortunadamente, Martínez Nadal no lo hizo. Pero esta obra inconclusa no se pudo poner en escena hasta el año 1986, de la mano de Lluís Pasqual. El público permaneció escondida al público durante más de cincuenta años. Antes de morir víctima de un cáncer, el anterior director artístico del Teatro Real, Gerard Mortier, encargo a Mauricio Sotelo escribir una ópera inspirada en esta pieza extraña, surrealista y llena de poesía, cuyo estreno mundial en el coliseo madrileño está lógicamente dedicado a la memoria de Mortier.

El público cuenta con varias colaboraciones de excepción. Una es la de su director musical, Pablo-Heras Casado, que tiene la difícil tarea de lidiar con una partitura muy ecléctica y con una orquesta bastante insólita en el Real, la formación de música contemporánea Klangforum de Viena, que habitualmente actúa sin director. Otra es la del percusionista Agustín Diassera, responsable de la gran cantidad de instrumentos de percusión que precisa la composición de Sotelo y entre los que destaca un enorme gong ubicado en el habitualmente vacío palco real. Colaboración de lujo también la de los cantaores Arcángel y Jesús Méndez, espléndidos en sus roles de caballos blancos, y el bailaor Rubén Olmo, como un tercer caballo mudo que expresa con el movimiento lo que sus compañeros con las voces. Por último, sentado en un lugar privilegiado junto a la orquesta, el gran guitarrista Juan Manuel Cañizares protagoniza algunos de los momentos más brillantes de esta ópera.

Los grandes temas de El público son el teatro y la represión sexual. Su protagonista es un director de escena que va a montar Romeo y Julieta y que se debate entre el amor que siente por su antiguo amante y la relación con su esposa, así como entre la falsedad de un convencional “teatro al aire libre” o la libertad y autenticidad del “teatro bajo la arena”. A partir de ahí, poco más se puede apuntar de un argumento realmente inescrutable, que es surrealismo puro. El montaje del director de escena americano Robert Castro y el artista alemán Alexander Polzin es tan sugerente, hipnótico y onírico como el texto exige. La primera parte de la ópera está llena de momentos de un gran lirismo (a pesar de su desafortunado vestuario, a ratos más cerca de Priscilla, reina del desierto que del universo de Lorca), pero es un tanto larga y oscura y termina pesando en el ánimo del espectador. La función crece en la segunda parte, con una acertadísima puesta en escena en la que un juego de espejos introduce al patio de butacas en el escenario como si fuera parte del decorado. En lo musical, la intervención del magnífico coro del Teatro Real también reserva para la segunda parte varios de los momentos más hermosos de esta ópera, que estará en pie hasta el próximo trece de marzo.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+