El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Estreno

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!

Guillaume Gallienne se estrena como director con una divertidísima comedia, hermoso alegato de la diferencia.

En principio, puede parecer bastante temeraria la idea de adaptar al cine una obra de teatro sobre la identidad de género estructurada en escenas cómicas casi independientes que incluyen, por ejemplo, una excursión a la Línea de la Concepción y una estancia en un balneario bávaro en el que la mismísima Diane Kruger le hace un enema al protagonista; sin embargo, el estreno en la dirección del actor Guillaume Gallienne no sólo es una de las películas más divertidas del año, sino un bello alegato de la diferencia lleno de verdad y dignidad. Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!, adaptación cinematográfica del monólogo autobiográfico con el que Gallienne triunfó en los escenarios franceses hace un par de años, evoca las experiencias del director en su desarrollo emocional y en su confuso despertar sexual.

Gallienne rememora su infancia en una familia de la alta burguesía francesa a la sombra de su madre, figura impetuosa y dominante que el joven Guillaume admira e imita con esmero y tesón; tanto, que hasta sus hermanos, su padre y, especialmente, su madre se acostumbran a tratarlo como la hija que nunca existió (de ahí el título de la película). La costumbre de Guillaume de vestirse de Sissí Emperatriz y su aversión natural a la clase de gimnasia son motivos suficientes para que todos en su casa asuman, sin molestarse en preguntarle al interesado, que el niño rarito de hoy será el homosexual hecho y derecho de mañana.

El humor de Guillaume y los chicos, ¡a la mesa! se apoya, casi inevitablemente, en estereotipos, y la trama de algunos de los sketchs podría aparecer, sobre el papel, en cualquiera de las entregas de American Pie, pero es imposible ignorar la sinceridad con la que Gallienne echa la vista atrás para recordar y reinventar momentos difíciles e incluso bochornosos con la distancia necesaria y la tranquilidad que da el saber que el tiempo nos pone a todos en nuestro sitio. Gallienne, que alardea en los créditos de su pertenencia a la Comédie-Française, da muestras de su enorme talento como actor al interpretarse a sí mismo en las distintas etapas de su vida y atreverse a hacer también de su madre, un peligroso ejercicio de transformismo que supera con éxito la caricatura y alumbra un personaje creíble y autónomo.

A los que vean la película sin conocer los detalles biográficos de Guillaume Galienne (yo los desconocía), el desenlace del filme, que no revelaré aquí para no privar a nadie del placer de sorprenderse en el cine, les resultará asombroso y desconcertante. Al comentarlo con un compañero que también había visto la película, éste me comentaba que, en su opinión, ese final contradecía el espíritu de la película, confirmaba el triunfo de la norma y enviaba un peligroso mensaje. No estoy de acuerdo. Puede que las mentes más reaccionarias lean el mensaje de esta película como más convenga a sus retrógrados intereses, pero no hace falta demasiada perspicacia para darse cuenta de que, con ese giro inesperado, Gallienne no sugiere qué es lo que está bien y mal, sino que se ríe, en su propio terreno, de todos aquellos que se aferran al sinsentido de la intolerancia, en general, y la homofobia, en particular. La vuelta de tuerca final no es la desesperada aceptación de la norma sino la confirmación de que no hay nada más hermoso que ser, por encima de todo y de todos, maravillosamente diferente a los demás.

Más sobre cine enCine al desnudo, blog de Alberto Ramos-Lorente.

1828384858687888scroll down

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+