El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Estreno

Hermosa juventud

La última película de Jaime Rosales confirma su calidad como director.

Sin apenas referencias, me acerqué el otro día a ver Hermosa Juventud, de Jaime Rosales. Su anterior film, Sueño y Silencio, aunque reconozco que tenía sus méritos, me pareció afectado por un exceso de autocomplacencia. Sin embargo, otro título de su filmografía, La Soledad, figura entre los que más me han gustado de toda la historia de nuestra cinematografía. Aunque la expectación creada a raíz de Sueño y Silencio había decrecido de forma considerable, con su nuevo largometraje el director vuelve a estar a la altura de La Soledad.

Película más o menos comercial que ésta, por utilizar el mismo término al que se ha referido el director para hablar de su última creación, lo cierto es que el experimentador Rosales va mejorando film tras film y engrosando su filmografía con una curva de calidad creciente.

Jaime Rosales se confiesa devoto del cine de Roberto Rossellini. Una vez leí que hacía visionados de películas del director italiano con su hijo de cinco años. De pronto, sentí pena por su hijo, pero admití un margen de duda sobre las posibles influencias positivas que le podrían generar (aunque las negativas pudieran provocarle al niño un rechazo). La influencia del director de cine neorrealista es muy visible en la obra de Rosales. Éste sabe a la perfección que allá donde haya música, hay poesía. Y no es precisamente esto lo que desea para sus manifestaciones artísticas. Lo que él plantea en Hermosa Juventud es un problema social de gran magnitud, y lo quiere denunciar a su manera. De ahí que no utilice ningún tipo de banda sonora en todo el metraje. La música no asoma en las vidas perras de los protagonistas, dos jóvenes en paro maravillosamente interpretados por Ingrid García-Jonsson y Carlos Rodríguez que aportan una veracidad no tan frecuente en el cine español.

La naturalidad es la cualidad principal de esta película, que cuenta la vida vacía de la mitad de los jóvenes de este país. Una juventud a la que desde sus primeros años le ha sido explicado que una de las máximas aspiraciones a alcanzar tras su decurso es el trabajo. Que para vivir, hay que trabajar. Y que, sin esto, cualquier individuo está exento de derechos sociales y oportunidades vitales. Una juventud, en fin, muy lejos de ser hermosa.

Jaime Rosales habla de la situación de los países que han sido devastados por la crisis, sin juzgar a nadie. No es crítico ni indulgente con los personajes. Presenta el problema, más bien, como una pescadilla que se muerde la cola: cuanta más ignorancia, más complicadas se ponen las cosas. Pero, como siempre en su cine, se mete en la piel del problema a fondo, haciendo al espectador sufrir y preocuparse a través de unos diálogos que logran, en conjunto, poco menos que un documento totalmente veraz de la realidad social que vivimos.

Esto, sin dejar de lado su afán por el intento de renovar el lenguaje en el cine y por aportar ideas que hagan que su discurso, sea todavía más contundente.

Etiquetas

Una respuesta a Hermosa juventud

  1. Pablo Peralada dijo:

    A mí también me da pena poner a un niño de 5 años a ver películas de Rossellini. A ese niño lo que le gusta, si es un niño normal, son las pelis de Disney, Dora la Exploradora…
    ”Que para vivir, hay que trabajar. ” Si a la juventud no se le explica eso, desde los 5 años, estamos perdidos. Ese sería el segundo mandamiento después de ”para vivir hay que respirar”.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+