El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Estreno

Modesto drama familiar firmado por el francés Philippe Lioret, de formas realista y gran mirada humanista ‘El hijo de Jean’, el misterio de un padre

El francés Philippe Lioreto firma un modesto drama familiar de formas realistas y mirada humanista, sencillo en su epidermis pero complejo en su corazón.

A pesar de su aparente sencillez, la última obra del francés Philippe LioretEl extraño (2004), Welcome (2009), Toutes nos envies (2011)- es una de esas películas-iceberg que ocultan bajo el agua mucho más de lo que presentan a primera vista. Relato familiar por partida doble, El hijo de Jean (2015) viene a contarnos la manida historia de un hijo que marcha a tierras lejanas para hacerse una idea de la vida de su padre ausente, recientemente fallecido. Pero merced a una puesta en escena rigurosa, de mirada profundamente humanística, y una estupenda labor actoral a manos del joven Pierre DeladonchampsEl desconocido del lago (2013)- y el veterano Gabriel ArcandEl declive del imperio americano (1986), Lioret consigue confeccionar un drama de loable modestia, belleza y lucidez.

La película arranca con una llamada, de esas que cambian vidas. Concretamente la vida Mathieu (Deladonchamps), un joven parisino de 33 años que una mañana cualquiera recibe a través del cable telefónico la noticia de que su padre, al que nunca a conocido, acaba de fallecer en Canadá, dejándole un cuadro como herencia y dos hermanos que nada saben sobre su existencia. Movido por la curiosidad decide viajar a Montreal para conocerles y asistir al funeral, pero nada más llegar descubre que ambos propósitos resultarán difíciles de cumplir. Al parecer su padre murió al caer de un bote mientras estaba pescando y su cuerpo todavía no ha sido encontrado, postergándose tanto su entierro como la liquidación del testamento. Y sus dos hermanos (Pierre-Yves Cardinal y Patrick Hivon) están demasiado abrumados por la trágica muerte y los quehaceres fúnebres para gestionar la aparición de un nuevo miembro en la familia. Solo la hospitalidad y comprensión del que fuera mejor amigo del padre, Pierre (Arcand), le mantendrán a flote.

A partir de este simple planteamiento Lioret nos invita a observar el comportamiento de unos individuos particulares según se mueven a través de esa red de vínculos humanos llamada familia, con todo el abanico de carencias, deberes, recelos y anhelos de conexión afectiva que dicha institución social moviliza. Procediendo por acumulación de detalles el director hila poco a poco alrededor nuestra una historia envolvente, más compleja de lo aparente y profundamente sensible, a pesar de no recurrir a la artillería dramática. Una estupenda partida de emociones en conflicto, donde cabe destacar la sutileza con la que se perfilan las siempre difíciles relaciones paterno-filiales a través de los encuentros entre Mathieu y Pierre.

Estreno

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+