El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

'Mr. Holmes' desmitifica el centenario personaje de Conan Doyle gracias al inmenso actor británico Ian McKellenUn ser humano llamado Sherlock Holmes

Mr. Holmes es una película impagable solo por la deslumbrante interpretación de ese inmenso actor que es Ian McKellen.

Sorprende el interés que el mito de Sherlock Holmes, creado hace más de 125 años por el escritor escocés sir Arthur Conan Doyle, ha despertado en el cine y en la televisión en los últimos tiempos. A la serie de películas dirigidas por Guy Ritchie, que le han convertido en una suerte de superhéroe decimonónico, se suman dos series de televisión, la británica Sherlock y la norteamericana Elementary, que trasladan hasta nuestros días las andanzas del genial detective y su inseparable asistente John H. Watson. La enésima revisión de este personaje literario, al que cientos de actores han prestado su rostro desde que se inventó el cinematógrafo, nos llega de la mano del realizador Bill Condon y del veterano y excelente intérprete inglés Ian McKellen. Mr. Holmes se aleja radicalmente del héroe de acción en que el siglo XXI ha transmutado a Sherlock, pero también se distancia más que prudentemente de ese pulcro y cargante estereotipo tradicional al que nos habían acostumbrado la gran y la pequeña pantalla. El Holmes de Condon es un hombre de carne y hueso, el ser humano que este brillante resolvedor de misterios podría haber sido si hubiera existido realmente. Y a pesar de que la propuesta resulta mucho más interesante sobre el papel, Mr. Holmes es una película impagable solo por la deslumbrante interpretación de ese inmenso actor que es Ian McKellen.

Mr. Holmes no se basa en ninguna de las historias escritas por Conan Doyle pero sí tiene un referente literario, la novela Un sencillo truco mental, de Mitch Cullin. La cinta nos muestra a un Sherlock de 93 años que vive en una granja de Sussex en compañía de un ama de llaves y su hijo, al que intenta introducir en el arte de la apicultura. Corre el año 1947 y Holmes está completamente retirado a pesar de que aún recibe cartas de admiradores. Famoso por los libros que el Dr. Watson ha escrito y por las adaptaciones que el cine ha hecho de ellos, reniega de la imagen distorsionada que la gente tiene sobre él. Nunca, y aquí está uno de los grandes aciertos de esta historia llena de guiños, llevó gorro de caza ni fumó en pipa. Pese a su brillantez de antaño, Holmes es hoy un anciano en el ocaso de su existencia al que su memoria empieza a jugar malas pasadas. En un intento por aferrarse a la vida, el exdetective escarba en sus frágiles recuerdos para rememorar su último caso, un misterio que no fue capaz de resolver hace treinta años y que le llevó a abandonar Londres para recluirse en el campo.

El gran actor

Bill Condon dirige este emotivo y desmitificador relato con oficio, elegancia, pulcritud y academicismo; pero está lejos de la brillantez que mostró en Dioses y monstruos, la película sobre el director del primer Frankenstein, James Whale, que le unió por primera vez a Ian McKellen. Su trabajo en Mr. Holmes resulta algo más rutinario y frío. Y la levedad de una intriga siempre más cercana al romanticismo que al thriller tampoco ayuda demasiado, la verdad. La mejor baza de este filme tan sentimental y tan escasamente misterioso es su protagonista. Ian McKellen interpreta a Holmes en dos etapas diferentes de su vida y su transformación corporal y gestual es sobrecogedora. McKellen es lo único de verdad sorprendente en esta historia sin giros de guión inesperados. Y su tamaño como actor es lo que engrandece una película que sin él se quedaría en meramente correcta. Junto a él, dándole la replica, Laura Linney, una actriz que nos gustaría ver muchas más veces y en papeles de mayor enjundia, sencillamente perfecta como la timorata ama de llaves de este Sherlock Holmes crepuscular.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+