El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Thriller de terror veraniegoUn ‘Infierno azul’ claro, casi rojo

El catalán Jaume Collet-Serra diseña un thriller de terror veraniego que hiere sin dejar cicatriz

Artesano competente, director sin pretensiones, el catalán Jaume Collet-Serra ha conseguido hacerse un hueco en Hollywood gracias a su habilidad para inyectar energía y brillo a una serie de proyectos por otro lado de lo más formulaicos. Además de este Infierno azul, en su haber cuenta con una de las películas de terror más jugosas del panorama comercial contemporáneo –La huérfana (2009)–, y tres filmes de acción bien resultones –Sin identidad (2011), Non-Stop (2014) y Una noche para sobrevivir (2015)–. Un cine palomitero que ofrece lo que de él espera su público, lo que de él esperan los amantes de cada género que aborda: entretenimiento, risas, escalofríos, sobresaltos, tensión… Es decir, que produzca efecto. Y el cine de Collet-Serra lo consigue, en efecto.

Thriller de terror veraniego, más allá de su correcta introducción inicial –que pone en antecedentes con humor y naturalidad– y la engalanada secuencia de surf subsiguiente –con la que intenta conectar con el público que consume habitualmente esos vídeos de deportes extremos que, patrocinados por alguna bebida energética, colman la red–, la película dedica prácticamente todo su metraje a desarrollar el combate cuerpo a cuerpo entre una bella con ingenio (Blake Lively) y una bestia con muy mal genio. En este caso un enorme tiburón asesino, tan obstinado en su vocación homicida como el escualo que protagonizaba Tiburón (1975), aunque bastante más frenético en su representación. Porque lejos queda Infierno azul de la armonía formal y la magia fabuladora que Steven Spielberg insufló a su mítica película, que rebosaba amor por el mundo marítimo –sus leyendas, sus personalidades, sus cicatrices– y elegancia en el modo de narrar –especialmente a la hora de establecer la geografía de cada escena–. Aquí todo es agitación, despliegue de medios –una fotografía deslumbrante, incesantes planos aéreos, dosis innecesarias de pirotecnia– y repliegue de fines –con un estilo videoclipero de lo más hiperdinámico, hasta el agotamiento–, con una cámara de mirada fetichista que no le quita el ojo en ningún momento al dorado cuerpo semidesnudo de la despampanante protagonista, en un intento de sugerirnos, quizás, por qué el tiburón se muestra tan empeñado en hincarle el diente.

Y aun así la película funciona. Causa efecto. Sacude, tensa, divierte. Porque guionista y director han puesto toda la carne en el asador, convirtiendo su sencillísima y adiestrada trama en una suerte de ejercicio de estilo, atacando la situación de partida desde todos los ángulos posibles, con creatividad y lucidez, en busca de estrategias que, sin perder la lógica interna de la obra, permitan acrecentar progresivamente el suspense. Así, un islote minúsculo hace las veces de inestable refugio, que la marea alta amenaza con desmantelar. Un cronómetro que atiborra la pantalla convierte cada acción en una cuenta atrás, vaticinando segundo a segundo la funesta dentada por llegar. Varios atisbos de esperanza se verán truncados drásticamente, lanzando a la protagonista a la desesperación. Los obstáculos se harán cada vez más frecuentes y peligrosos. Las soluciones más originales e inesperadas. Ingredientes combinados con la suficiente sensatez como para crear un crescendo tensional que arrastra al espectador hacia el explosivo clímax final, donde la coherencia ciertamente se precipita, pero el ímpetu con el que se llega permite sortear el abismo. Puro entretenimiento, de ese que hiere durante su visionado, pero no deja cicatriz posterior. Que ya es algo.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+