El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Matar al mensajero, el regreso del cine de denuncia

La CIA y sus manejos en una película que recuerda al cine de los años 70.

Los años setenta del pasado siglo fueron especialmente prolíficos en un tipo de cine que algunos bautizaron como de denuncia. A este subgénero se adscribían películas como El síndrome de China, El último testigo o Todos los hombres del presidente, que escarbaban en escándalos y casos de corrupción, habitualmente reales, para mostrarnos la peor cara de quienes dirigen nuestros destinos y el del mundo que habitamos. Muchos de estos títulos estaban protagonizados por periodistas, a los que directores como Alan J. Pakula, habitual del cine de denuncia, convertían en auténticos héroes que no dudaban en poner en peligro sus vidas con tal de esclarecer la verdad. El cine de denuncia solía tener unas hechuras características. Mezclaba ficción con imágenes reales de archivo y su tono estaba a caballo entre el thriller de investigación y el documental. Firmados por notables artesanos de Hollywood, eran filmes que buscaban concienciar tanto como entretener.

Matar al mensajero podría haber sido rodada en los setenta. Su director, Michael Cuesta, un hombre curtido en la televisión, donde ha dirigido series como Homeland, Elementary, True Blood, A dos metros bajo tierra o Dexter, bebe claramente de las aguas de aquel cine de denuncia, al que recuerda en el fondo y en la forma.

Matar al mensajero es la historia de Gary Webb, un periodista de un diario local de San José que denunció en 1996 como la CIA recurrió a los cárteles de la droga en los años ochenta para llenar los barrios negros de Estados Unidos de crack y financiar así a la Contra nicaragüense. Su investigación, recopilada en un libro titulado Alianza oscura, fue doblemente vergonzante. Primero, por mostrar la falta total de escrúpulos de la inteligencia norteamericana para lograr sus objetivos; y segundo, porque le arruinó la vida. Webb fue desacreditado por la CIA, que logró poner en duda la credibilidad de su trabajo, y tanto sus jefes como sus compañeros de profesión terminaron retirándole su apoyo, lo que hundió su carrera y le llevó supuestamente (al parecer, hay indicios de que fue un asesinato) a suicidarse en 2004. Michael Cuesta reconstruye todo el proceso de investigación de Webb de una forma clara y fácil de seguir, lo cual es de agradecer, y mantiene el ritmo a lo largo de la película. Sin embargo, nada en ella logra superar la barrera de la corrección y Cuesta no puede impedir que lo que cuenta sea siempre mejor que la forma en la que lo hace.

Cuesta quiere rendir homenaje a los maestros del cine de denuncia, pero su formación televisiva pesa demasiado en el resultado final de su propuesta, que tiene más en común con la TV movie que con el largo cinematográfico. A su película le falta algo de fuerza, aunque también es cierto que su reconstrucción de los hechos mantiene el interés y resulta especialmente indignante cuando toca la caza de brujas a la que fue sometido Gary Webb. Esto se debe en gran medida al honesto trabajo de Jeremy Renner, un actor camaleónico y versátil que aquí llena de autenticidad un personaje al que seguramente se le podría haber sacado algo más de provecho en manos de otro director. Michael Cuesta ha arropado a Renner con un elenco de secundarios de lujo, cuya presencia en algunos casos es casi un cameo, entre los que destacan Andy García, Michael Sheen, Ray Liotta o nuestra compatriota Paz Vega, con un personaje breve pero vital en la historia. Tanta cara conocida aumenta el interés de una película que se deja ver y poco más, pero que no es ni de lejos el aterrador alegato que alguien como Gary Webb se merecía.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+