El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Película correcta, actriz superlativa

Julianne Moore acaba de ganar el Globo de Oro como mejor actriz dramática por su papel en Siempre Alice.

No son pocas las veces en las que el cine se ha acercado a esa extraña y desconcertante enfermedad llamada alzheimer. En el imaginario de muchos aficionados hay ejemplos más que notables, como El hijo de la novia, El diario de Noa, Lejos de ella o Arrugas. El rasgo distintivo de Siempre Alice es que la enferma de su historia no es una persona en la tercera edad de la vida, sino una mujer de cincuenta años que padece un tipo de alzheimer de inicio precoz, evolución rápida y, lo más desasosegante, hereditario. Siempre Alice tiene todos los ingredientes para triunfar. Adapta un best seller de la neuróloga y escritora norteamericana Lisa Genova, cuenta con un reparto lleno de rostros conocidos, y toca con sensibilidad y sin caer en el sensacionalismo un tema tan conmovedor como dramático. Es casi imposible no derramar al menos una lagrimita mientras se presencia la dura batalla de Alice Howland por seguir siendo quién es a pesar de los estragos que la enfermedad va haciendo en su memoria. Y aún así, Siempre Alice no deja de ser una película simplemente correcta y algo anodina en la que la calidad del trabajo de su protagonista se sitúa a un nivel muy superior.

Julianne Moore acaba de ganar el Globo de Oro como mejor actriz dramática por su papel en este filme y es, sin duda, una de las más firmes candidatas a hacerse con el Oscar. Sería de justicia porque su trabajo es excelente, pero sobre todo porque no hay ninguna estatuilla en el cuarto de baño de su casa y ya va siendo hora, la verdad. Ella es lo mejor de Siempre Alice y sin ella la película no tendría sentido alguno. Rodada o no para su lucimiento, el resultado es ese: una cinta en la que Moore puede mostrar por enésima vez lo buena actriz que es y poco más. Su recreación de una afamada lingüista, esposa y madre de tres hijos, que debe enfrentarse al devastador mal que está borrando el disco duro de su memoria es desgarradora por su aparente sencillez. Moore no es un actriz dada a los excesos y de ahí que su Alice nos resulte tan creíble y cercana. A través de miradas, gestos y situaciones cotidianas resueltas con una emotiva veracidad, Julianne Moore nos descubre la evolución y las etapas de una enfermedad casi igual de injusta para quien la padece como para quienes conviven con quien la padece.

La labor de los directores de Siempre Alice, Richard Glatzer y Wash Westmoreland, es en cambio poco personal y más cercana al formato televisivo de sobremesa que al cinematográfico. Glatzer y Westmoreland no arriesgan, van a lo seguro y, por tanto, no sorprenden. Su película no es mala ni aburrida, pero es un producto carente de originalidad. Hay que agradecerles, eso sí, su tacto a la hora de tocar un tema tan peliagudo y sus esfuerzos por alejarse del tremendismo tan típico en muchos filmes sobre enfermedades. Los dos directores son conscientes de que el alzheimer y el talento de Moore son elementos más que suficientes para estremecer al público en sus butacas sin necesidad de más aliño. No obstante, sí nos ponen algunas pequeñas trampas en el camino. Que la enferma tenga cincuenta años es una de ellas. Que deba vivir además con la culpa de poder dejar en herencia su enfermedad a sus hijos es otra.

Resulta difícil brillar al lado del talento de Julianne Moore y de una película que parece plegarse en torno a ella. Los desdibujados personajes de Alec Baldwin, que interpreta al marido de Alice, o de Kate Bosworth, su hija mayor, no facilitan tampoco mucho el lucimiento de ninguno de estos dos habitualmente notables intérpretes. Kristen Stewart es la única que destaca en su réplica a la omnipresente Moore. Alejada ya, afortunadamente, de la saga Crepúsculo que le dio fama y dinero, Stewart tiene el único papel, además del de Alice, que vemos evolucionar en la trama de esta cinta. La hija pequeña de Alice comienza siendo una niña malcriada y termina convertida en una hija entregada y consecuente. Kristen Stewart está creíble y convincente. Habrá que estar más atentos a su carrera de ahora en adelante.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+