El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Estreno

LOS CREADORES DE LA NOTABLE 'PAULINA' VUELVEN A REUNIRSE EN ESTE AMBIGUO RELATO POLÍTICO Y PERSONAL, CON RICARDO DARÍN DE FLAMANTE PROTAGONISTASantiago Mitre escala la ‘La cordillera’ más escarpada

'La cordillera' supone un paso más en el examen de las contradicciones políticas argentinas, que Mitre ya exploró con brillantez en sus anteriores películas, 'El estudiante' y 'Paulina'.

Tras el aplauso general conseguido por Paulina (2015), su director, Santiago Mitre, repite tándem artístico con el guionista (y director más que recomendable) Mariano Llinás para abordar la que es, de momento, su película más ambiciosa. La cordillera (2017) ofrece un ambiguo relato en el que confluyen, sin solución de continuidad, las intrigas geopolíticas y los fantasmas familiares.

De nuevo Santiago Mitre se zambulle en la que es, según ha declarado, su primordial obsesión: la política. De nuevo encontramos una película argentina con Ricardo Darín en nuestras carteleras. De nuevo el envase que ha servido como estrategia de distribución apela al género del thriller político (piénsese en la cantidad de series de televisión, de House of Cards1992, que recurren a este armazón). Pero no: no estamos ante lo mismo de siempre.

El director argentino, que hasta ahora se ha movido en los terrenos del cine independiente (sus inicios lo sitúan en la productiva cantera de la Universidad del Cine de Buenos Aires, cuna de algunos grandes talentos actuales del cine del cono sur) o parcamente subvencionado, arriba ahora con un filme co-producido entre Argentina, España y Francia, distribuido por la Warner y con un plantel actoral que recoge los rostros más conocidos del panorama latinoamericano: Darín, por supuesto, pero también Dolores Fonzi, Paulina García, Alfredo Castro, Daniel Giménez Cacho o Elena Anaya. La trama, asimismo, sube la apuesta respecto a los ambientes más humildes de El estudiante (2011) Paulina, situando la acción en un lujoso complejo hotelero en medio del macizo andino, donde tiene lugar una cumbre de estados latinoamericanos en la que el sempiterno diablo político, EE.UU., quiere meter baza.

Lejos de instalarse en el cómodo aunque fascinante terreno del toma y daca diplomático, Santiago Mitre y Mariano Llinás deciden arriesgarse y solapar a su línea argumental troncal la trama paralela, pero de progresiva importancia y desazón, de la hija y el yerno del presidente argentino, interpretado con magnetismo consabido por Ricardo Darín. La inclusión de elementos en principio extraños al cóctel conspirador y cerebral, y el progresivo deslizamiento de la trama hacia zonas grises, donde los contextos plausibles parecen devenir en símbolos, acentúan para bien la fascinación de un filme que se propone llegar a un vasto arco de público, pero retándole a dejar volar su mente y a reflexionar sobre los ángulos muertos del trabajo político, así como sobre sus complicadas intersecciones con el universo personal de sus responsables, en este caso jefes de estado revelados en su equívoco día a día.

Querría el que esto escribe ahondar algo más en los recovecos de una película que concentra suficientes capas y lecturas como para tenerla bien en cuenta; sin embargo, las sensaciones de extrañeza y desconcierto repartidas a lo largo del metraje me dejaron con la impresión de no estar a la altura del visionado. Prefiero pensar esto que cargar las culpas al trabajo de Santiago Mitre y sus colaboradores, visiblemente esforzados (más en los subtextos que las formas que lo declinan, tan pronto sugerentes como repentinamente convencionales) en otorgar a su criatura de un fuerte poder de significación. Película entonces, La cordillera, merecedora de más de una escalada que haga justicia a su propuesta; propuesta, en una primera ronda, puede llegar a desarmar al respetable, como a mí me ha sucedido en esta ocasión.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+