El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

'Sicario' nos atrapa en la telaraña de su turbia trama y de su impecable estilo visualSicario, el mal que se esconde en la frontera

El director canadiense Denis Villeneuve vuelve a sorprendernos con Sicario, un oscuro y brillante thriller sobre el narcotráfico.

Poco sabemos de sus anteriores filmes rodados en su Canadá natal. A pesar de que se estrenó como realizador en 1994, a Denis Villeneuve la mayoría lo descubrimos en al año 2010 gracias a esa personal y magnífica traslación al cine de la trágica obra de teatro Incendies, del dramaturgo libanés Wajdi Mouawad. A partir de ahí, ya totalmente integrado en el star system de Hollywood, Villeneuve nos ha ido sorprendiendo gratamente con películas como la violenta y absorbente Prisioneros o la hipnótica y desconcertante Enemy, ambas de 2012. Ahora, cuando su nombre parece confirmarse como el director de la secuela de Blade Runner que Ridley Scott planea solamente producir, llega hasta nuestros cines su último trabajo, Sicario, que le confirma nuevamente como uno de los realizadores más interesantes del momento.

Denis Villeneuve se aleja prudentemente de esos retorcidos y violentos dramas familiares que han marcado su filmografía más reciente para firmar un thriller sobre el narcotráfico tan brillante en lo formal como en lo narrativo. El realizador canadiense dosifica la tensión en un constante in crescendo, que encuentra su punto álgido en un brutal y demoledor final tan oscuro como aleccionador. Villeneuve nos atrapa en la telaraña de su turbia trama y de su impecable estilo visual, pegándonos a la butaca como pocos directores saben hacer. El director mantiene el suspense en esta historia siempre sorprendente y nada previsible, e impregna de una desoladora poesía esos paisajes fronterizos que su director de fotografía Rober Deakins retrata tan magistralmente.

Villeneuve rompe esa frontera entre el bien y el mal que el thriller suele trazar con tiralíneas, ubicando a sus personajes sobre un fangoso territorio moral. Una joven e idealista agente del FBI es reclutada por una fuerza de élite del Gobierno para ayudarles en una operación contra el narcotráfico en la ancha frontera que se extiende entre Estados Unidos y México. Allí, en esa tierra de nadie abandonada por los gobiernos, las fuerzas del orden y los dioses, en ese lugar donde imperan otras normas y otras leyes; la agente terminará haciendo un terrible descubrimiento que pondrá a prueba su ética y su concepto de la justicia. Poco más se debe desvelar de un argumento difícil de prever y que crece en interés a medida que avanza la trama.

Denis Villeneuve demuestra su oficio y su astucia manejando hábilmente los recursos de que dispone y también eligiendo cast. Emily Blunt resulta sumamente creíble como la idealista y novata agente que debe enfrentarse a una realidad para la que no estaba preparada. A su lado, Josh Brolin compone al típico policía sin escrúpulos, algo macara y chulo, con toda la antipatía que un personaje así merece generar. Y un paso por encima de los dos está Benicio del Toro con un ambiguo personaje que construye a partes iguales gracias a su buen hacer interpretativo y a su inquietante físico. Del Toro solo necesita una mirada a cámara para transmitir todo lo amenazador que puede llegar a ser ese sicario de oscuro pasado. Sin aspavientos, sin gritos, sin gestos exagerados; a Benicio del Toro le basta y le sobra con su presencia para darnos miedo desde el otro lado de la pantalla.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+