El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Estreno

La exhaustiva crónica de una celebración familiar ocupa el centro de uno de los grandes estrenos del verano Sieranevada (2016) de Cristi Puiu: la familia mal, gracias

Llega a pantallas comerciales una de las cintas más aplaudidas en Cannes 2016: se trata de la tan asfixiante como burlesca crónica familiar 'Sieranevada', del rumano Cristi Puiu.

Con considerable retraso, llega a las carteleras españolas una de las sensaciones de la edición 2016 del festival de Cannes. Se trata de Sieranevada (2016), la nueva película del cineasta Cristi Puiu, uno de los nombres más prestigiosos de la internacionalmente conocida como Nueva Ola Rumana. La inmersión en las contradicciones y miserias de la sociedad rumana lleva a Puiu en esta ocasión a examinar las dinámicas de una familia durante una jornada de reunión y celebración. El resultado es tan exigente como apabullante.

Tras asistir a la proyección de Sieranevada, es inevitable para algunos cinéfilos exclamar: “¡Ya era hora!”. Por fin, efectivamente, recala en la cartelera española una de las películas que, tras su paso por festivales, había generado más expectativas entre los “pescadores de perlas”. Podemos certificar, además, que esas expectativas se ha visto colmadas. De sobra.

Sieranevada no conoce un estreno en las mejores condiciones: ya entrado julio, cuando la afluencia a las salas donde se proyecta es más baja. También es cierto que el filme ya conoció cierta circulación gracias a su proyección en el Festival de San Sebastián, en la Muestra de Cine Rumano de Madrid, y a ciclos especiales de preestrenos organizados por la distribuidora. Sin embargo, muchos espectadores deberán cambiar su agenda vacacional si quieren enfrentarse y disfrutar de una de las propuestas más sólidas de esta temporada fílmica.

El estreno de Sieranevada concita, además, una paradoja: el título del verano es una película de ambientación y tono invernal. Situada en un único día de enero, apenas unos días después de la matanza de Charlie Hebdo, la película narra una tensa reunión familiar para rememorar al patriarca muerto hace pocos meses. Guiados por la figura de Lary (Mimi Branescu), hijo del finado y relativo protagonista, asistimos a las interacciones de un numeroso grupo humano dentro de un pequeño piso de Bucarest.

Como es habitual en Cristi Puiu, Sieranevada parte de mimbres insultantemente sencillos para alcanzar inopinadas cotas de virtuosismo en guion y puesta en escena. El estilo de Puiu (y, en cierto sentido, de muchos de sus colegas de la reciente camada de cine rumano) se basa en la explotación del naturalismo hasta sus últimas consecuencias. La utilización de largos y complejos planos secuencia sin visibles exhibiciones técnicas, la observación meticulosa (muy alejada de “lo paciente”) de un entorno cercano y de los tiempos muertos, todo ello conduce a una sublimación de los modos neorrealistas. A ello se le incorpora una querencia por narración donde predomina la exasperación de lo cotidiano, las situaciones cíclicas, los ecos kafkianos (elementos presentes ya en grandes películas neorrealistas como Ladrón de bicicletas Umberto D, pero aquí llevados a un mayor nivel de intensidad).

Esto es aplicable a la nueva entrega de Puiu, maestro en pasar de la crónica costumbrista a la parábola sobre el absurdo social y el angst existencial. En Puiu, el realismo es un pretexto para trazar reflexiones de calado más amplio, en las que el contexto reconocible muta en espacio existencial claustrofóbico. Rumanía como un estado mental, vamos. Si en la magistral La muerte del señor Lazarescu (2005) eran los laberintos de la sanidad pública y en Aurora (2010) los bajos fondos de Bucarest, esta vez es un piso y otros pocos escenarios aledaños los que acabarán deviniendo en metáforas de un cierto estado social y existencial.

Sieranevada capta a la perfección el ambiente de una reunión familiar, con su algarabía de figuras y voces (hay hasta quince personas en escena en ciertos momentos), sus conversaciones entre tensas, patéticas o ridículas, sus choques generacionales y su, en fin, ordinariez y puerilidad. Llueven las pullas, los enfrentamientos. Las explosiones afectivas, la mala leche. Nada que no conozcamos, claro. Pero hete aquí que, como en sus anteriores ficciones, Puiu inserta el elemento de incomodidad: como si se tratase de una comedia de Ionesco o un filme de Buñuel, parece imposible que la familia pueda sentarse unida a comer. Sin apartarse en ningún momento del más estricto realismo, Puiu consigue atrapar a sus personajes en una maraña kafkiana imposible de desenredar: la propia estulticia de sus criaturas, sus continuas luchas y reproches, vetan toda posibilidad de acuerdo.

Los temas que se abordan en esta agotadora jornada son ingentes: el peso de la Historia, la necesidad de buscar la verdad y dejarse guiar por ella, los secretos y mentiras que cimentan nuestras relaciones, la espiral de banalidad que nos atrapa… Sieranevada es capaz de abrir su tejido a múltiples significados sin por ello quebrar su férrea estructura. Todo ello, en cualquier caso, no habría sido posible sin un colosal trabajo de dirección, fotografía, sonido y puesta en escena. La planificación mediante tomas fijas, que siguen en suaves panorámicas a un plantel de actores entregados, crean apasionantes y complicadas coreografías que nunca se hacen notar como tales. El uso del sonido combinado con los fueras de campo apoyan un esfuerzo virtuoso de ultra-naturalismo que no se agota en sí mismo.

Podríamos aventurar, al ver sus imágenes, parentescos con Berlanga, con la tradición del teatro del absurdo, los vodeviles o las disecciones familiares de Haneke, pero realmente estamos ante una mirada propia, la de Cristi Puiu, cineasta en posesión de unas obsesiones y un método de trabajo que no son fórmula, sino magisterio, pleno control de potencia expresiva.

En resumen. No se pierdan la película. Sus casi tres horas suponen una inyección del mejor cine que cabíamos esperar.

Estreno

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+