El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Estreno

'Lejos del mundanal ruido' ha sido llevada al cine en otras tres ocasiones anteriormente. Thomas Vinterberg también sabe hacer cine clásico

El director danés se aleja de sí mismo para rodar una adaptación de la novela de Thomas Hardy ‘Lejos del mundanal ruido’.

El realizador danés Thomas Vinterberg recupera una vez más para la gran pantalla el popular drama decimonónico de Thomas Hardy Lejos del mundanal ruido (Far from the Madding Crowd). Una elección sin duda extraña y, al menos a priori, arriesgada, pues el director de filmes tan radicalmente modernos como Celebración, Querida Wendy o La caza, y uno de los padres del movimiento Dogma junto a Lars Von Trier, podría no parecer el más adecuado para rodar una historia romántica de hechuras tan clásicas. Afortunadamente, Vinterberg no solo sale airoso de la prueba sino que firma seguramente la mejor adaptación que se ha hecho de esta novela publicada en 1874.

Lejos del mundanal ruido ha sido llevada anteriormente al cine en otras tres ocasiones. La primera adaptación es de 1915, la segunda de 1967 y la tercera –producida para la televisión- es de 1998. La más famosa de las tres es la de 1967, que dirigió John Schlesinger y protagonizaron Julie Christie, Peter Finch, Alan Bates y Terence Stamp. La lectura que Thomas Vinterberg hace de este drama amoroso sobre una mujer que debe decidirse entre tres pretendientes y termina eligiendo al peor de todos es sobria, elegante y de una apabullante belleza visual. Vinterberg sigue la obra de Hardy casi al pie de la letra, aunque ha eliminado subtramas para centrarse muy acertadamente en la historia principal. Ese es el motivo de que el personaje de la criada Fanny, antagonista pobre de la protagonista, tenga menos peso aquí que en el libro. Por lo demás, la esencia de esta novela romántica ambientada en la Inglaterra rural, con un trasfondo feminista y de denuncia social, permanece intacta.

No es fácil reconocer al Vinterberg de anteriores trabajos. El director ha aparcado su ironía y su mala baba para rodar una película conceptualmente mucho más clásica. Y aunque esta versión de Lejos del mundanal ruido tenga algunos ramalazos estéticos característicos del cine del siglo XXI (del mismo modo que la versión de Schlesinger se adscribía a la corriente del free cinema británico), es sin lugar a dudas el Vinterberg menos Vinterberg de su carrera. Algo que podrá decepcionar a sus fans pero que seguramente le acerque a algunos de sus detractores. Lo que ninguno le podrá negar, desde luego, es su habilidad para adentrarse en el cine de época británico sin traicionar su espíritu y, al mismo tiempo, alejarse tanto del afectado amaneramiento que suele ser habitual en este tipo de producciones.

Lógicamente, en una historia de estas características el reparto juega un papel esencial pues en su complejidad psicológica descansa toda la trama. El rol femenino central, esa mujer de nombre casi impronunciable, Batsheba Everdene, una heroína fuerte y arrogante que defiende su independencia en un mundo construido a la medida de los hombres; está magistralmente interpretado por Carey Mulligan. La actriz británica -que también canta, y muy bien, el tema central del filme- llena de matices a esta luchadora y contradictoria mujer. Junto a ella, otro magnífico actor británico, Michael Sheen, borda el que seguramente sea el personaje masculino más difícil de todos. En los otros dos vértices de este cuadrado cumplen su cometido con creces el belga Matthias Schoenaerts, haciendo doblete en la cartelera pues también protagoniza la adaptación de la novela de Irène Némirovsky Suite francesa, y el británico Tom Sturridge, hijo de la actriz Phoebe Nicholls y del director Charles Sturridge, inolvidables intérprete y realizador, respectivamente, de la serie de televisión Retorno a Brideshead.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+