El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Timbuktu o el horror de la sinrazón

Una película pequeña, inmensa y valiente que todos, sea cual sea nuestra filiación política y religiosa, deberíamos ver.

Fundada por los tuareg a principios del siglo XII, Tombuctú es conocida por haber albergado la primera universidad de África. Esta ciudad legendaria y mítica, capital cultural frecuentada por eruditos y estudiosos, famosa por sus bibliotecas, lugar sacro del Islam, fue ocupada por radicales religiosos en el año 2012. Liberada un año después, la ciudad del desierto maliense recuperó la vida que un grupo de desalmados le robó durante estos interminables meses. El director mauritano Abderrahmane Sissako narra en Timbuktu todo ese horror. Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, Timbuktu es una película tristemente necesaria y un demoledor retrato de una realidad que afecta a muchas poblaciones de nuestro planeta y ante la que nadie debería quedar impasible. Los extremistas, desde luego, no han tardado en mostrar su repulsa a la cinta de Sissako como suelen actuar: amenazando. Como resultado, Timbuktu no se pudo proyectar en el Ramdan Festival de Bélgica ni en los cines del municipio francés de Villers-sur-Marne, cercano a París.

Timbuktu cuenta como un grupo de yihadistas procedente de Libia llega a los alrededores de la ciudad de Malí e impone a la población su particular visión del mundo y del Corán. Les prohíben cantar, bailar, escuchar música, reír, fumar, jugar al fútbol o sentarse en la calle delante de sus casas. Obligan a las mujeres a taparse todo el cuerpo, incluyendo los pies y las manos. Las toman por la fuerza para casarse con ellas cuando lo desean sin que su familia pueda hacer nada al respecto. Castigan a quienes incumplen sus irracionales leyes con latigazos públicos. Y a los amantes “infieles” les reservan la lapidación. Kidane, un pastor que vive en las dunas junto a su familia ajeno a lo que ocurre en la ciudad, mata accidentalmente a un vecino que ha acabado con la vida de una de sus vacas. A partir de ese momento también tendrá que enfrentarse a las leyes impuestas por los extremistas.

Abderrahmane Sissako firma un alegato contra la sinrazón. También contra la pena de muerte. El director nos cuenta esta historia con una demoledora sencillez. Sissako rueda el horror sin dramatizar, sin cargar las tintas, sin manipular nuestras emociones. Lo que vemos es tan espeluznante que no hace falta nada más para pegarnos a la butaca. Su mirada tampoco es condescendiente. Los yihadistas no son demonios con cuernos. Son personas que actúan como si estuvieran por encima del bien y del mal, movidos por su inquebrantable convencimiento de estar en posesión de la única verdad posible. Pero también son personas que a veces dudan, que se esconden para fumar, que discuten apasionadamente sobre el fútbol que ellos mismos han prohibido. A pesar de su estremecedor verismo, Sissako se permite momentos de gran lirismo (el partido de fútbol sin balón o la danza de un yihadista en el balcón) e incluso de cierto humor negro (lo absurdo de que los invasores tengan que necesitar hasta dos traductores o recurrir al inglés y al francés para poder comunicarse con la población que han invadido).

Timbuktu es una película mucho más que recomendable. Verla es necesario para comprender mejor una realidad que en ocasiones nos llega distorsionada a través de los medios de comunicación. El filme de Sissako es una gran película y que esté en la terna de los Oscar una gran noticia para el cine. Pero, por encima de todo, Timbuktu es una película pequeña, inmensa y valiente que todos, independientemente de nuestra filiación política y religiosa, deberíamos ver.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+