El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Coster-Waldau demuestra que es un actor versátil y resuelve con nota el duro personaje de policía.El trágico juego de las apariencias

La danesa Susanne Bier recupera lo mejor de su cine junto al actor Nikolaj Coster-Waldau en Una segunda oportunidad.

Después de la convencional Amor es todo lo que necesitas y la fallida Serena, la realizadora danesa Susanne Bier, una de las abanderadas de aquel movimiento llamado Dogma 95, regresa a su país natal para filmar una película que la reconcilia con lo mejor de su cine. Esta buena noticia que acaba de estrenarse en nuestras salas se llama Una segunda oportunidad y está protagonizada por uno de los actores del momento, Nikolaj Coster-Waldau, famoso a nivel internacional gracias a su rol de Jaime Lannister en la popular serie de televisión Juego de tronos. Coster-Waldau demuestra que es un actor versátil y resuelve con nota el duro personaje de un policía enfrentado a una difícil decisión que cambia radicalmente su destino y el de quienes le rodean. Bier, por su parte, camina sin caerse por el filo de una historia tan dramática que a veces roza el tremendismo. No es su mejor película, sin duda, pero es un interesantísimo y notable trabajo que recupera las hechuras de aquella directora que nos hizo estremecer con títulos como Hermanos, Después de la boda, En un mundo mejor o Cosas que perdimos en el fuego.

Bier se sirve del policía que interpreta Coster-Waldau para lanzarnos una inquietante pregunta: ¿Quienes somos para creernos mejores que los demás? Andreas, el personaje al que da vida el actor de Juego de tronos, comete el error de dar por sentado que lo peor que le puede pasar al bebé que ha encontrado en el armario de la casa de dos yonquis es quedarse con sus padres. Pero las cosas nos son siempre como parecen. Y hasta aquí puedo contar. Es mucho mejor no saber más sobre el argumento de este filme pues su desarrollo es muy poco previsible y nada hace presagiar los giros que la trama da y que terminan descolocando a los espectadores casi tanto como a su atribulado protagonista. Bier juega un poco con nosotros, es cierto, y su remate final puede resultar un tanto tramposo y empalagosamente aleccionador. A mí personalmente me sobra esa escena y creo que la película quedaría mejor sin ella. Aún así, Una segunda oportunidad es un absorbente y sorprendente thriller dirigido con sutileza y mucho oficio.

Intensa, durísima, profundamente emocional, plena de dilemas morales y, a pesar de todo, sobria y elegante, Una segunda oportunidad tiene en el factor sorpresa su mejor baza.  También en el hecho de que Bier nunca caiga en el sentimentalismo facilón, algo muy de agradecer en un relato tan sórdido como este, y logre salir airosa de algunos giros de guión que a priori parecen poner en peligro la credibilidad de su historia. Claro que la directora tiene en Nikolaj Coster-Waldau a un magnífico aliado. Su interpretación es realmente conmovedora y entre los dos remueven nuestras conciencias haciéndonos irremediablemente partícipes de esta tragedia contemporánea sobre las apariencias, la fina línea que separa el bien y el mal, la culpa y la redención, ante la que es imposible permanecer indiferente.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+