El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

‘Trash, ladrones de esperanza’

Bajo el lema 'hacer lo correcto', tres niños luchan por la justicia, la amistad y por ser escuchados.

Sí, es cierto. Stephen Daldry no ha vuelto a estar tan inspirado como lo estuvo en Las horas, aquel magnífico tríptico sobre Virginia Wolf y dos mujeres de diferentes épocas muy influenciadas por su novela Mrs. Dalloway, con el que Nicole Kidman ganó un Oscar. Y aunque a partir de ahí parece haberle cogido el gusto a eso de adaptar libros (Las horas se basa en un relato de Michael Cunningham, El lector en uno de Bernhard Schlink y Tan fuerte, tan cerca en uno de Jonathan Safran Froe), el resultado nunca ha sido ni parecido. En su nueva película, el director de Billy Elliot vuelve a tener un referente literario, en este caso de Andy Mulligan. Como seguramente era de esperar, Trash, ladrones de esperanza no es, ni de lejos, Las horas. Pero tampoco es Tan fuerte, tan cerca, seguramente el filme más flojo en la irregular filmografía de Daldry. El realizador británico no nos cuenta nada que no nos hayan contado antes y tampoco lo hace de una forma demasiado original, pues su película se parece mucho a Slumdog Millionaire, aquella con la que Danny Boyle ganó ocho Oscar en 2008. Aún así, Trash, ladrones de esperanza tiene ritmo, es más que entretenida y mantiene la tensión a lo largo de todo su metraje. Lo que no es poco.

Como Slumdog Millionaire, Trash, ladrones de esperanza está protagonizada por unos niños que viven en barriadas miserables de grandes ciudades y que se embarcan en cruzadas contra criminales mafiosos. En la película de Danny Boyle la acción transcurre en Bombay y en la de Stephen Daldry en Rio de Janeiro. Pero los suburbios de una y las favelas de la otra se parecen como dos gotas de agua. La propuesta de Daldry es menos vistosa y artificial que la de Boyle, y seguramente por eso no obtenga el mismo resultado ni en taquilla ni en la quiniela de los Oscar. Pero su factura, algo más alejada del video clip epatante, hace que su historia resulte también algo más creíble. Creíble que no probable, pues Trash, ladrones de esperanza tiene tanto de cuento como Slumdog Millionaire. No hay más que echar un vistazo a su argumento: Tres niños pobres como las ratas se enfrentan a un candidato a la alcaldía corrupto y sin escrúpulos, que tiene comprada a la mismísima policía, con la única ayuda de un sacerdote y una asistente social. La enésima revisión de la lucha entre David y Goliat y, de paso, la constatación de como nos gustan las historias imposibles y de lo esperanzadores que pueden ser los finales perfectos en un mundo tan imperfecto.

Puede que Daldry sea irregular como director, pero desde luego es indudablemente hábil. Sabe lo qué hay que darle al respetable y sabe cómo hay que dárselo. Por eso lo mejor de Trash, ladrones de esperanza es que tiene las dosis justas de acción, ternura y humor. Es imposible no querer a estos niños tan pobres, tan amigos, tan buenos y tan nobles. Y es imposible no sufrir con el acoso al que les someten los malvados de turno. Trash, ladrones de esperanza es una de esas películas que te dejan sin uñas. Hay momentos, como la persecución por los tejados de esa maraña de ciudad que es Rio de Janeiro, realmente trepidantes. Y hay otros que son un canto a la amistad, a la solidaridad, al buen rollo y a la alegría de vivir, a pesar de todo.

Su reparto tampoco desentona con el más que digno resultado de esta película. Los actores más destacados de un elenco eminentemente brasileño son Martin Sheen y Rooney Mara. El resto, salvando a los niños, también son intérpretes muy reconocidos, aunque solo en su país, como Wagner Moura, Selton Mello o Nelson Xavier. Trash, ladrones de esperanza transcurre en Brasil y sus personajes hablan básicamente en portugués, salvo cuando lo hacen con los dos protagonistas norteamericanos. Ese es otro de los factores que contribuye a darle una mayor credibilidad a la historia y se pierde, lógicamente, en la versión doblada. Por eso nosotros recomendamos verla en su versión original en portugués e inglés. No hay color.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+