El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Colorista y con aires de vodevil, ambientada en una época indefinida y anacrónica.Un Wagner que suena a Donizetti

El Real estrena La prohibición de amar, una ópera de juventud con claras influencias de los belcantistas italianos.

Richard Wagner escribió La prohibición de amar en 1836. Era su segunda ópera y tenía solo veintiún años. Se estrenó en Magdeburgo y tuvo una única representación, bastante desastrosa pues algunos solistas no se sabían su papel. Para colmo de males, el marido de la protagonista, en un ataque de celos, agredió al tenor con quien, al parecer, ella mantenía un romance. Wagner calificó su obra como un “pecado de juventud” y la apartó de su catálogo. No se volvería a ver sobre un escenario hasta bien entrado el siglo XX. Ahora, el Teatro Real recupera este desconocido título del genial compositor alemán en una coproducción con la Royal Opera House de Londres y el Teatro Colón de Buenos Aires colorista y con aires de vodevil, ambientada en una época indefinida y anacrónica en la que no faltan los teléfonos móviles y las redes sociales.

La prohibición de amar es una de las pocas comedia que escribió Wagner y está basada en la obra de Shakespeare Medida por medida. Que estamos ante una ópera bufa queda ya patente desde el principio con esa imagen animada de Wagner que interactúa con la orquesta durante la obertura, toda una declaración de intenciones. Wagner trasladó la acción de Venecia a Sicilia y el director de escena, el danés Kasper Holten, reproduce gracias a los decorados de Steffens Asrfing una bulliciosa barriada de Palermo con sus clubs de alterne y su patio de vecinos, en la que se mezclan guiños al pasado y al presente. Wagner se burla del puritanismo y la hipocresía de la sociedad centroeuropea del siglo XIX a través de esta historia sobre un tirano que impone la pena de muerte para castigar la promiscuidad sexual y prohibe los prostíbulos y el carnaval, y que termina sucumbiendo ante los ardores a los que tanto teme.

Ivar Bolton, director musical del Real y de este montaje, ha revisado la partitura de Wagner, que originalmente dura más de cuatro horas, para recortarla y hacerla soportable, algo muy de agradecer. El resultado es una obra luminosa y melodiosa que recuerda más a Donizetti y a Bellini que a Wagner, a pesar de que se atisben algunos retazos de lo que caracterizaría las obras posteriores del compositor, como la importante presencia de barítonos o el enérgico personaje de Isabella. Destacan el barítono inglés Christopher Maltman, el bajo croata Ante Jerkunica y la soprano alemana Manuela Uhl. Junto a ellos, un fantástico grupo de cantantes españoles como el tenor David Alegret, el barítono Isaac Galán, el tenor Francisco Vas, la soprano María Hinojosa y, muy especialmente, la soprano María Miró, poseedora de un timbre claro, dulce y penetrante, que nos recuerda vagamente al de la gran Pilar Lorengar.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+