El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Una hermosa, fascinante y fría tragedia

No llores, vuela, de Claudia Llosa habla de maternidad, misticismo y magia.

La realizadora Claudia Llosa, sobrina del escritor Mario Vargas Llosa y del director de cine Luís Llosa, ha cambiado los paisajes rurales de su Perú natal por la gélida geografía del norte de Canadá en su tercer largometraje, No llores, vuela, cuyo título internacional es Aloft. Este es el primer trabajo de Llosa rodado en inglés y con actores de otras nacionalidades, aunque realmente se trata de una producción fundamentalmente española, ya que nuestro país ha aportado el ochenta por ciento de su presupuesto. A pesar de tanto cambio, No llores, vuela no se encuentra muy lejos de Madeinusa y La teta asustada, los otros dos filmes dirigidos por Llosa, pues es también una historia sobre mujeres atormentadas en la que se mezclan temas recurrentes en su filmografía como la maternidad, el misticismo y la magia. Llosa firma una película fascinante y bellísima, también irregular, en cuyo resultado se hecha en falta ese toque de realismo antropológico tan característico de sus anteriores títulos.

No llores, vuela cuenta dos historias que transcurren con veinte años de diferencia. Por un lado la de Nana, una mujer que descubre que tiene poderes para sanar a los demás pero que es incapaz de curar a su hijo pequeño, víctima de un cáncer que los médicos no se atreven a operar. Por otro la de Iván, un cetrero que se embarca en un viaje junto a una periodista en busca de su madre, a la que no ve desde hace dos décadas, y al que asola un pasado lleno de remordimiento y rencor. Claudia Llosa mezcla ambas narraciones, llevándonos constantemente del pasado al presente y viceversa, mientras nos sumerge en un maremágnum de sentimientos desbordados que tiene como escenario un desolador desierto de hielo y nieve. El resultado es un filme de emociones desatadas que a ratos deslumbra, a ratos desconcierta, a ratos sobrecoge y a ratos también decepciona.

Todo en No llores, vuela funciona. El guión tiene interés, hay imágenes realmente potentes, está rodada con elegancia y buen gusto, y los actores hacen un trabajo encomiable. Y precisamente por eso sorprende que todas estas piezas ensambladas no tengan el mismo resultado que logran por separado. En No llores, vuela la calidad de las partes supera a la del conjunto tal vez porque Llosa está más interesada por deslumbrar con la forma en que cuenta estas dos historias que con la cohesión de sus relatos. Irregular en su desarrollo, No llores, vuela es, en cualquier caso, casi igual de imperfecta que de sugerente. Una película de indudable interés, a pesar de sus defectos, en la que Llosa se confirma una vez más como una directora capaz de contar historias diferentes y crear atmósferas envolventes.

Y si el trabajo de Llosa no es redondo, sí lo es el de sus tres protagonistas, sin duda alguna lo mejor de esta, pese a todo, recomendable película. Empezando por la norteamericana Jennifer Connelly, una actriz guapísima capaz de transmitir un mundo de emociones con su mirada. Connelly está realmente soberbia en el papel de una mujer superada por una realidad que pone a prueba su capacidad de amar. Una sanadora de cuya eficacia nunca sabemos nada, pues jamás se la ve curar a nadie, incapaz de entregarse por igual a sus dos hijos. La francesa Mélanie Laurent está también impecable como la periodista que guarda un secreto, al igual que el actor irlandés Cillian Murphy, que debe lidiar tal vez con el personaje más antipático de la trama. Destaca, asimismo, en un pequeño papel la española Oona Chaplin, hija de Geraldine Chaplin, que tras su paso por la serie Juego de tronos parece estar haciendo una prometedora carrera dentro y fuera de nuestras fronteras.

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+