El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Estreno

Una huida llena de miedo y esperanza

Diego Lerman narra de forma brillante en Refugiado una historia de maltrato.

Cada veinte segundos una mujer es maltratada en algún rincón del planeta. Y lo peor, al menos una de cada cinco de estas mujeres tiene dentro de su propio hogar a su verdugo. Estas escalofriantes cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no hacen sino subrayar una triste y alarmante realidad: en pleno siglo XXI no existe ningún país en el mundo en el que hombres y mujeres tengan idéntico estatus y las mismas oportunidades. El director argentino Diego Lerman nos narra en Refugiado uno de estos miles de casos. Con un realismo que desarma y con un inteligente cruce de estilos a caballo entre el drama y el thriller, Lerman nos lleva de la mano a través de un terrorífico viaje que, afortunadamente, termina siendo también una huida hacia delante y un hermoso canto a la solidaridad.

Diego Lerman logra que Refugiado no caiga en el pozo de lo previsible a pesar de tener un arranque recurrente en el cine. Y lo consigue gracias a la naturalidad con que nos cuenta esta historia, pero sobre todo gracias a que la vemos a través de los ojos de un niño. Matías tiene siete años y se ve obligado a abandonar para siempre su hogar junto a su madre, embarazada de pocos meses. A partir de ahí, ambos deambulan en busca de un lugar en el que puedan sentirse realmente protegidos. Matías deja colegio, barrio y amigos, y debe aprender a desprenderse también de los lazos afectivos que va anudando en su camino. La huida de Matías y su madre está llena de miedo y malestar. Pero también de esperanza.

Refugiado es una película inevitablemente triste. También terrorífica. Los momentos de tensión dramática se alternan con otros donde el suspense se apodera de la pantalla. Pero Lerman nos ahorra la violencia. El director no nos muestra una sola paliza. Es más, ni siquiera nos llega a enseñar nunca al marido maltratador, de quien solo escuchamos su voz a través del teléfono. A pesar de esto, o seguramente gracias a todo ello, Refugiado consigue que entendamos en toda su extensión la verdadera angustia y el miedo que viven las mujeres que deben dejarlo todo atrás para salvar sus vidas. Con rigor, sin trampas y con muchísimo respeto, Lerman sigue con su cámara el peregrinaje hacia la salvación de esta madre y su hijo, llevándonos mucho más allá de la mera denuncia de una realidad inaceptable. Lerman maneja muy hábilmente los espacios de un opresivo y amenazador Buenos Aires, pero también luz, la fotografía, la música, los silencios y las miradas de sus dos protagonistas.

Julieta Díaz, la actriz que da vida a Laura, la madre, es una estupenda intérprete que llena de autenticidad cada plano y que debe lidiar con un complejo personaje que se mueve en todo momento entre el miedo, la duda, la impotencia y la ternura. Pero el trabajo más destacable es el del niño Sebastián Molinaro. Su personaje evoluciona con una sorprendente madurez. Lerman ha explicado que el rodaje se hizo cronológicamente para ayudar a Molinaro a meterse en la piel de Matías. Aún así, su composición de un niño que a duras penas entiende lo que pasa y que debe tomar decisiones para las que ni siquiera un adulto está preparado conmueve por su franqueza.

Una respuesta a Una huida llena de miedo y esperanza

  1. Gema Hospido dijo:

    Muchas ganas de ir a verla, gracias!

Estreno

Estreno

Blade Runner 2049 (2017): las secuelas de ‘la Secuela’

Gabriel Domenech

La tan esperada como temida continuación de ‘Blade Runner’, la mítica película de Ridley Scott, ha aterrizado en nuestras pantallas. Las críticas y alabanzas al trabajo de su director, Denis Villeneuve, probablemente soslayen lo verdaderamente interesante del producto, su carácter de ‘secuela con pedigrí’. leer

Todo esto
y mucho más
en Estreno
+