El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Gadgets

Ya hay ayuda para salir del laberinto de estar enganchado al móvil¿Eres adicto al móvil? 10 peligros reconocibles

Marc Masip, de Programa Desconect@, advierte de los peligros de pasarse demasiado tiempo en compañía del móvil.

Hoy por hoy, lo raro, lo extraño y lo inesperado es no tener móvil, tablet, portátil y todo tipo de dispositivos que ‘supuestamente’ nos conectan. Y ya que se tienen, lo raro, lo extraño y lo inesperado es no usarlos y consultarlos una y otra vez.

Quizá tú, yo o él, sí nosotros, tenemos un problema, una adicción: Nos pasamos el día conectados. No podemos o no sabemos cómo evitarlo, y si olvidamos el móvil, sentimos pánico. La palabra es ‘nomofobia’, es decir, sentir un miedo incontrolable a salir de casa sin el teléfono móvil. ¿Le resulta familiar?

Por supuesto que ayudan y son una herramienta clave en el mundo laboral, si bien, aprender a hacer un buen uso es crucial. Marc Masip, de Programa Desconect@, reconoce cuándo es un problema y trabaja para encontrar la solución.

Estos son, en su opinión profesional, los 10 peligros de pasarse el día conectado.

1.- Aislamiento social y pérdida de las habilidades sociales.
Un uso abusivo del teléfono acaba por robarte mucho tiempo. Si supiéramos cuántos minutos y horas pasamos mirando la pantallita, nos preocuparíamos. Ello hace que perdamos tiempo de vida real con nuestros amigos, pareja o incluso la oportunidad de conocer a más gente. Es decir que las relaciones interpersonales se ven afectadas.

Si bien, nos asalta una duda: Con un uso abusivo del teléfono móvil puedo sufrir aislamiento social y sin teléfono móvil puede ser un “marginado” social. Entonces, ¿qué hacemos?

2.- Disminución del rendimiento académico/laboral.
Estar pendiente de si nos escriben (casi nunca pasa y acabas escribiendo tú), hace que los jóvenes disminuyan su capacidad de concentración y tengan un nivel académico más bajo.

Pero no es un asunto solo de jóvenes, los más entrados en años también pierden mucho tiempo y el rendimiento laboral se ve afectado. Hay empresas que los prohíben y empleados que no son conscientes ni creen que les afecte.

3.- Problemas de pareja.
Antes regalar unas flores, salir en busca de tu amada o dedicarle unas letras podía ser un signo inequívoco de amor. Ahora tener el PIN y el código de desbloqueo del móvil de tu pareja pasa a ser la prueba de amor más preciada.

Tenemos tantas cosas en el móvil, tanta oferta y tentación que es difícil no ponerse celoso al ver a tu amada ignorándote mientras ella sonríe iluminada por la luz de la pantalla.

Por cierto, nunca será lo mismo besar a alguien, que enviarle un emoticono con una cabeza amarilla lanzando un corazón.

4.- Falta de comunicación con la familia y amigos.
Pasar cientos de horas mirando el teléfono móvil es algo que a día de hoy a nadie sorprende. ¿Qué hacíamos antes durante este centenar de horas?

Actualmente la comunicación a través de una pantalla es algo innegociable, todos lo hacemos y provoca que el diálogo entre personas se vea disminuido en gran consideración. Los padres solicitan ayuda para educar en la era del 2.0 y sueñan con estar realmente conectados a sus hijos y sus pensamientos. Pero, ¿quién les conoce más, sus amigos de Facebook o su familia?

5.- Mal estado físico.
Si algo caracteriza al adicto al teléfono móvil es, además de su baja autoestima, su poca capacidad para cuidar de su cuerpo. La nula práctica deportiva, los malos hábitos alimenticios y el desorden generado hacen que su cuerpo sea muy poco cultivado.

¿Para qué voy a moverme de la silla si la Red ya me lo muestra todo?

6.- Miramos el móvil todo el rato como si de tocarse el pelo se tratara.
El otro día salía de mi consulta y no lo creerán: era bellísima, pelo castaño, tenía una espléndida sonrisa y un trabajado cuerpo… Pues bien, no levantó la cabeza de su teléfono, ¡¿Cómo podía verme ella a mí?! ¡¡No pudo!!

Conozco casos de gente que se ha caído a la vía del metro, que se ha caído por la calle o golpeado la cabeza con alguna señal de tráfico. Vamos andando por la calle y dejamos de ver muchas cosas, no es solo aquello que no ves, si no aquello que podría pasarte si, en lugar de ir andando con la cabeza gacha, fuéramos andando firme, rectos y con una sonrisa.

¡Nos enamoraríamos mucho más!

7.- Accidentes de tráfico.
Actualmente, más del 90% de los accidentes de tráfico están causados por el uso de algún elemento tecnológico por parte del conductor. Parece simple entender que cuando estás mirando alguna pantalla, tus ojos, tus reflejos y tus habilidades pasan a estar centradas en ese contenido y no en los múltiples imprevistos que nos depara la carretera.

Parece simple, pero no lo llevamos a la práctica. Ése puede ser el texto escrito más caro de tu vida.

8.- Oscilaciones del estado de ánimo.
¡Qué complicado es entenderse por una pantalla! Los malentendidos están constantemente presentes y podemos causar grandes estragos debido a un continúo cambio del estado de ánimo.

Podemos pasar de la pena a la alegría igual de rápido que de la decepción al positivismo absoluto. Un ejemplo:

-ÉL (20:00 h.): “¿Quieres cenar conmigo?”
(Se siente intrigado, nervioso y tenso.)

-ELLA (20:07 h.): “Sí, me encanta la idea.”
(Él se siente muy feliz. Ha pasado 7 minutos muy intrigado y con tensa espera.)

-ÉL (20:09 h.): “¡Genial! Te recojo a las 22 h. Un beso.”
(Está satisfecho, se prepara para una gran cita con su amada.).

-ELLA (20:30 h.): “Víctor, al final no podré cenar, me ha surgido un imprevisto. Mi hermana no se encuentra bien y voy a verla a su casa.”
(Él se siento fastidiado, incluso duda de si es una excusa o realmente ella no puede quedar. Ha pasado de la felicidad absoluta a una gran tristeza.)

-ÉL (20:32 h.): “¡VAYA! Qué pena, tenía muchas ganas de verte.”
(Lo tenemos frustrado…)

-ELLA (20:45 h.): “¡Guapo! Al final sí que puedo cenar, ¿me recoges a las 22 h.?”
(Además de no entender nada, vuelve a estar feliz.)

Primero nervioso, luego feliz, después triste y, para finalizar, muy contento. Todo ello en menos de 45 minutos. Sin teléfono puede pasar lo mismo, pero quizás, en persona, sea más instantáneo y seguro que las sensaciones cambian.

La desconfianza crece al no ver sus gestos o actitudes y, a través de las pantallas, la incertidumbre, el nerviosismo y las dudas aumentan notablemente.

9.- Elevadas facturas (Hipotecas).
Conocidas marcas de telefonía móvil nos presentan ofertas a su entender “irrechazables”. Nos dicen que podemos pagar “solo” 34 euros al mes y que tendremos ese ansiado Smartphone de última generación. Y tanto que lo podemos conseguir, pero acabaremos pagando más de 1.200 euros.

¡Qué bien nos venden las hipotecas del siglo XXI!

10.- Cyberbullying.
Desde siempre hemos vivido rodeados de prejuicios, insultos, malos modos y abusos. Actualmente y a través de las pantallas, todos estos malos hábitos se han visto multiplicados tanto en intensidad como en repetición. Se hace mucho más fácil decir algo a través de 200 gramos de peso que cara a cara.

Además, todo lo que publicamos en la Red o enviamos a través de nuestro teléfono queda registrado para siempre y nunca jamás podremos eliminarlo del todo.

Ahora más que nunca, somos esclavos de nuestras palabras.

En opinión de Masip: “Estos 10 problemas son peligrosos, están presentes en nuestras vidas y se pueden cambiar. Curiosamente, los podemos eliminar de inmediato. Es más, hace unos años estos peligros existían, estaban menos fomentados y el Smartphone los ha potenciado a un nivel desorbitado. ¿Podemos vivir sin ellos? Como alguien diga que ‘no’ ¡me enfado!”.

Una respuesta a ¿Eres adicto al móvil? 10 peligros reconocibles

  1. Pingback: Probamos el Honda CR-V: Grandes aspiraciones - El Hedonista - El Hedonista

Gadgets

Gadgets

Probamos el Peugeot e-Kick: conquista urbana

Karam El Shenawy

Peugeot busca revolucionar la movilidad sostenible con una apuesta chic y muy entretenida: el Peugeot e-Kick, o lo que es lo mismo, el patinete plegable con asistencia eléctrica. Nosotros no solo lo hemos probado, sino que lo hemos comparado contra uno de sus rivales más directos. leer

Todo esto
y mucho más
en Gadgets
+