El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Gadgets

Permite una conexión segura y privada cuando nos conectamos a una Wi-Fi públicaKeezel, para navegar sin riesgos

Cada vez que accedemos a una Wi-Fi pública nuestros datos están en el aire y alguien puede cazarlos al vuelo. El Keezel, un nuevo invento, puede evitarlo.

Hasta un hacker amateur podría robar nuestros datos más privados cada vez que usamos una red Wi-Fi en una cafetería, un centro comercial, un hotel…

A toda esa gente que ya le parece una proeza saber descargarse una nueva app le cuesta creer que el tipo que está a su lado tomando una Coca-Cola, enfrascado en su portátil y con cara de buena persona, esté robándole las claves de su banco, accediendo a sus correos íntimos y viendo el historial de sus búsquedas en Google. Pero esto puede ocurrir y de hecho parece que más a menudo de lo que imaginamos.

Nuestros datos están en el aire cada vez que accedemos a una Wi-Fi pública y alguien puede cazarlos al vuelo.

Aike Müller y Frisco Schmid, dos holandeses, han puesto remedio al robo de privacidad con un aparatito: el Keezel. Y lo han conseguido como se hacen hoy en día muchos proyectos, gracias al crowfunding: si nos interesa que algo vea la luz, pagamos a sus creadores para que lo desarrollen y en un futuro podremos tenerlo; así de sencillo. Por eso su invento se aloja en IndieGogo, la plataforma mundial de recaudación de fondos para ayudar a materializar los sueños.

El invento

El Keezel es del tamaño de un ratón, o sea, uno o una lo puede llevar fácilmente en el bolso y al llegar a un restaurante y sentir la necesidad imperiosa de ver sus redes sociales, lo enciende y ya puede consultar su móvil, su tableta o su portátil sabiendo que estará seguro. La conexión se hace mediante una red privada VPN desde cualquier sitio público.

Una VPN (Virtual Private Network) cifra la información que sale de nuestro móvil, tableta u ordenador y hace que pueda viajar por la red de forma segura. Además no tiene esas restricciones que ocurren cuando se viaja a otro país y queremos ver un vídeo de YouTube y nos dice que no está disponible porque la región donde nos encontramos lo tiene bloqueado o es un servicio solo para un determinado lugar.

Esto significa que la VPN que nos proporciona el Keezel no solo nos da seguridad y se pasa por alto las restricciones locales, sino que también oculta desde dónde estamos conectándonos.

Existen empresas a las que se paga una tarifa mensual y que hacen que nuestros datos pasen por su VPN de forma segura, pero ya es una empresa más, diferente de nuestro proveedor de Internet, un programa añadido, una cuota mensual…

La ventaja del Keezel es que no hace falta instalar nada, es muy sencillo de manejar, absolutamente seguro y, lo mejor, la batería dura y dura. El Keezel tiene una entrada USB para poder cargar en él nuestros dispositivos, esos que se apagan antes que el día.

Aún no se comercializa, pero lo hará en unos meses. El precio parece que estará en unos 80 €, a los que hay que sumar una cuota anual de 50 € anuales por la conexión VPN.

Todos tenemos algo que ocultar

El aparato gustará a todos los que valoran su privacidad y seguridad; a los autónomos y freelancers que necesitan trabajar en cualquier parte; a los que viajan y tienen que conectarse en hoteles y restaurantes; a los que disfrutan viendo programas y vídeos por el mundo; a los que no pueden arriesgarse: policías, periodistas, abogados…; a quienes hacen transferencias bancarias sin necesidad de ir al banco; a los que tienen algo que ocultar (¡y quién no!).

Gadgets

Gadgets

Probamos el Peugeot e-Kick: conquista urbana

Karam El Shenawy

Peugeot busca revolucionar la movilidad sostenible con una apuesta chic y muy entretenida: el Peugeot e-Kick, o lo que es lo mismo, el patinete plegable con asistencia eléctrica. Nosotros no solo lo hemos probado, sino que lo hemos comparado contra uno de sus rivales más directos. leer

Todo esto
y mucho más
en Gadgets
+