El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

Da comienzo la temporada más agradable en la isla de Menorca3 hoteles con encanto en Mahón

Petit Maó, Casa Albertí y Ses Bruixes, en pleno centro histórico e ideales para una escapada otoñal a Menorca.

Es agradable comprobar que van surgiendo en Menorca pequeños hoteles con encanto y fuerte personalidad, llenos de detalles cuidados y habitados por personas con las que da gusto compartir el espacio. Donde nos sentimos mimados y al mismo tiempo gozamos de total independencia para entrar, salir, tumbarnos al sol o sentarnos a leer en un rincón agradable, con sensación de estar en casa. Hemos elegido tres pequeños hoteles en Mahón porque precisamente ahora, cuando el verano se alarga casi hasta la navidad, comienzan los días en los que más y mejor se vive la isla. Y desde Mahón da gusto visitarla.

Petit Maó
Petit Maó está en el centro histórico de Mahón. Ocupa una casa señorial del s. XVIII, construida durante el periodo de la Ilustración, cuando la ciudad se encontraba bajo soberanía británica. Era el Mahón de las primeras imprentas y logias masónicas, el Mahón liberal y emprendedor, el de los armadores, comerciantes y artesanos. Un Mahón con una identidad muy marcada que se mantiene hasta hoy y que ya por entonces era receptor de una fuerte influencia global. Es el Mahón de las artes, de la ópera y del teatro. Petit Maó lleva el sello inconfundible de la época.

La entrada al hotelito nos da de inmediato la bienvenida: un pequeño salón abierto que comunica sin interrupción con la sala de desayunos, el patio interior ajardinado y la piscina minúscula, como todas las que existen en este tipo de casas mahonesas, muy inglesas, todas con su correspondiente “backyard” protegido y tranquilo. Nina, la encantadora co-propietaria del hotel, se afana en ese momento con los desayunos: zumos, café, té, pan con tomate y sobrasada, ensaimadas y cruasán, frutas, mermeladas caseras de higo o calabaza… La mañana es idílica bajo el emparrado junto a la piscina y el jardín vertical.

El hotel tiene 6 habitaciones, 5 en la casa y una más, pequeña y básica, al fondo del jardín. Todas decoradas con muebles y piezas de diseño que mezclan estilo vintage de los años 60 y 70, con algun toque industrial o rústico, en un mix muy cool y logrado que respeta la arquitectura original de la casa. Las paredes en blanco y los suelos de barro cocido suman simplicidad y pulcritud al lugar. Se puede optar por una de las 3 suites, de grandes proporciones y techos altos, una suite familiar con vistas al jardín, o una habitación doble en la segunda planta.

Casa Albertí
Situada en una calle muy tranquila de la parte noble del centro histórico de Mahón, a dos pasos del puerto y de la Catedral, Casa Albertí fue construida en 1740, en tiempos de la primera ocupación británica de Mahón (1708-1756). Declarada Patrimonio histórico-cultural por el Ayuntamiento de Mahón, Casa Albertí ha sido acondicionada y decorada en 2015 para convertir sus 650 m2 útiles en un hotel de turismo de interior, en el centro de la ciudad, de seis habitaciones.

Casa Albertí surgió como un proyecto-aventura entre amigos de la infancia, entre ellos Ignasi y su mujer Stéphanie, que a su vez son propietarios también del hotel rural Ses Sucreres en Ferreríes. Ignasi nos da la bienvenida al pie de la espectacular escalera junto a una moto que perteneció a su padre y a unas diminutas avarcas de su hija. Encontramos pequeños guiños artísticos por todas partes, incluso una hilera de gafas de sol colgadas de la puerta que da a la azotea. Nuestra intriga dura solo unos segundos: en cuanto abrimos la puerta, la reverberación del sol nos deslumbra y agradecemos tener unas gafas a mano para admirar las cubiertas y sus tejas, los campanarios, las casas y palacios del centro histórico y el puerto de Mahón.

Los espacios comunes en Casa Albertí son generosos. Tanto, que nuestra imaginación se dispara, como siempre que nos encontramos a gusto en un lugar y queremos quedarnos en él a vivir, y ya nos visualizamos instalados en el salón del sofá rosa de terciopelo, leyendo junto a la chimenea y bajo el cuadro de la vaca. Porque este hotel es perfecto para esas escapadas de finales de verano y del otoño, cuando todo está en calma.

Ses Bruixes
A Anja, la propietaria de Ses Bruixes, se le notan sus raíces alemanas especialmente por la tarde a la hora del Kaffee-Kuchen, esa tradición germana que consiste en sentarse a charlar en torno a una jarra de café acompañada de las típicas tartas caseras alemanas. La de queso es la especialidad de Anja, que también prepara, como manda la tradición, Weihnachtsplätzchen (pastitas) y Glühwein (vino caliente) por navidad para invitar a los menorquines que acuden a su mercadillo navideño. Porque Ses Bruixes permanece abierto y activo todo el año con eventos artísticos y culturales que actúan como un imán y punto de encuentro para la población local, que también acostumbra a darse una vuelta por Ses Bruixes para tomar algo a mediodía o por la noche.

Influencias alemanas también en los detalles románticos de la decoración de este sofisticado palacete del s.XVIII, muy céntrico y en el que destaca su encantador jardín interior arbolado presidido por varias lámparas de cristal, en torno al cual gira toda la actividad de este pequeño boutique hotel. Y en el desayuno slow, que se prepara al momento, a la carta y a base de productos sin gluten.

Anja y Fernando abrieron Ses Bruixes en 2014, en la casa que antes les sirvió de estudio de arquitectura. El hotel ofrece ocho elegantes habitaciones inspiradas en la historia de la isla, varias zonas de estar, con terraza en la azotea desde la que se contempla el puerto de Mahón y café abierto al público en una salita decorada con originalísimos azulejos art decó.

3 hoteles con encanto en Mahón, ideales para una escapada fuera de temporada alta. Y nos lo ponen fácil, porque con Air Nostrum podemos volar desde Madrid a Menorca todo el año.

Información práctica sobre Menorca en la web Menorca.es

Artículos relacionados
Menorca, la isla tranquila
Sa Llagosta, la langosta de David Coca

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+