El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

3 hoteles ‘diferentes’ en Barcelona

La oferta de hoteles de calidad en la ciudad catalana es grande. Hemos probado tres, y te lo contamos.

Barcelona cuenta con hoteles que ninguna otra ciudad de España posee. Es así, y punto. Y si no que venga quien lo desee y rebata dicha afirmación. Los tiene en cada esquina; con y sin terraza; con y sin restaurante exquisito; con más o con menos estrellas y suites; pero la mayoría con mucho estilo. Son tantos y tan interesantes que se adaptan a diferentes perfiles. Nosotros hemos probado tres, uno para cada tipo de cliente.

1. Hotel Majestic (Pº de Gracia, 68-70. Barcelona). Es elegancia.
Es un cinco estrellas gran lujo idóneo cuando se busca una ubicación estratégica, en el centro, para poder llegar a cualquier dirección caminando.
Es un clásico de la Ciudad Condal y, como tal, así son las maneras de los profesionales que allí trabajan. Y esas maneras, nos suelen gustar.
En los días de verano, presume de la terraza La Dolce Vitae. Desde ella se otean desde la Sagrada Familia a la Casa Batlló pasando por el Tibidado.
Nos entusiasmó su desayuno. Por la selección de lácteos, ricas confituras y deliciosa fruta. Y la bollería: ¡claro!
De aquí al restaurante Petit Comité (Pasaje de la Concepción, 13. www.petitcomite.cat), propiedad de la misma familia, hay un breve paseo. Degustar la propuesta firmada por Nandu Jubany merece la pena. Exquisita cocina y excepcional servicio.
Por todo ello, Majestic es su hotel si le gusta tener la certeza de que nada, absolutamente nada, fallará. Lo avalan más de 90 años de tradición hotelera.

2. Hotel Granados 83 (Enric Granados, 83. Barcelona). Es equilibro.
Situado en el corazón de la ciudad, es otro ejemplo más de cómo el grupo Derby Hotels, que preside Jordi Clos, entiende a la perfección el lujo contenido, nada pretencioso ni descarado.  Esto es, su clientela no presume de lo que tiene. Pero se intuye.
Se trata de un antiguo hospital, que conserva su fachada neoclásica de principios del siglo XX y que ha sido transformado en un establecimiento tranquilo. Sí, muy tranquilo pese a contar con una terraza y el Bar 8 abiertos a todo el público.
Si le gusta la estética industrial, le fascinará. Mucho más si elige uno de los loft de la planta baja, puramente neoyorquinos y con acceso a piscina privada.
Como todos los establecimientos del grupo catalán, cuenta con una colección de arte. En este caso, piezas budistas e hinduistas. Ellas multiplican la calma que se respira.
Hotel Granados 83 es su hotel si viaja por cuestiones de trabajo o en pareja por puro placer. Tiene una atmósfera muy sexy y los baños son un tanto provocativos. Y no damos más pistas.

3. Hotel W. (Plaza de la Rosa de los Vientos, 1. Barcelona). Es modernidad, bullicio y singularidad.
No está en el centro, pero no importa. Siempre se puede tomar un taxi o pasear junto al mar. No estar en el centro no significa estar lejos de todo.
Posiblemente sea uno de los hoteles que más curiosidad despierta en todo el mundo. Presume de 99 metros de altitud. Debían ser más, pero no pudo ser. Y cuenta con 67 suites.
Ningún hotel de la ciudad ni de España compite con él en lo que a vistas se refiere: el Mediterráneo y toda su inmensidad. Y desde cualquiera de sus ventanales, imaginamos que su belleza, en un día de tormenta, tiene que rozar lo sublime.
Quieras lo que quieras, lo necesites o no, el equipo del hotel lo consigue. Es su servicio: ‘Whatever, Whenever’. Se trate de lo que se trate.
Hotel W es su hotel si es joven o no lo es tanto pero le gusta la música, el diseño y la fiesta. No tendrá que salir de allí. Su oferta de ocio tanto en la terraza de la última planta como en la baja, son muy sonadas.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+