El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

En ciudades o aislados del mundanal ruido en una isla o en medio de campo, pero todos perfectos para dos.5 hoteles que merecen celebrar San Valentín

Habrá quien diga que es una fecha comercial, otros la tildarán de cursi. Siempre es buen momento para celebrar el amor, la pasión y la complicidad, también el 14 de febrero.

Hablemos del amor. Porque es el motor que mueve el mundo. Si no el único, sí uno fundamental. Hablemos hoy del amor hacia el otro, hacia esa persona que en este momento nos atrae, nos fascina. De él o de ella hacia quien sentimos admiración, que es nuestro amigo, amante y confidente.

Si acaba de conocerle, enhorabuena porque seguramente la pasión es la causante de ese brillo en su mirada. Si lo suyo viene de lejos, muy bien porque no todo el mundo es capaz de construir un amor fuerte, estable, que se puede tambalear pero que resiste. Sea como sea su amor, celébrelo. Y no piense que San Valentín es una excusa tonta o comercial. Es perfecta. 

Sí, lo es para darse el capricho de abandonar el escenario cotidiano y escaparse a uno nuevo, a un hotel especial. Seleccionamos cinco establecimientos que merecen celebrar San Valentín. No lo piense demasiado, reserve una o dos noches porque este año, Cupido estará ocupado en domingo, pero viernes y sábado también tendrá ajetreo. Y ya sabe, una vez en el destino, no sienta la obligación de salir de la habitación.

En Barcelona, dos propuestas. La primera es el Hotel Bagués, un cinco estrellas que pertenece a Derby Hotels y se encuentra en Las Ramblas. Ocupa un singular edificio, que se construyó en 1850 y fue la sede del antiguo taller-joyería de la familia Bagués-Masriera. Como guiño a aquella época, alberga un museo de joyería con piezas únicas.

Dicho esto, apetece descubrir en primera persona todos sus encantos y quedarse en una de sus 31 habitaciones. Por San Valentín, se puede solicitar decoración especial en la habitación o el ‘Pack Stay&Love’, que incluye, botella de champagne y fresones bañados en chocolate, baño con sales y pétalos de rosas, así como desayuno en la habitación. Si se desea, además, se puede disfrutar de una sugerente cena en el restaurante El Regulador. A partir de 219 euros por persona.

Podríamos decir que la propuesta del Hotel Arts son palabras mayores. Si alguien se anima a seguir, paso a paso, el plan que han diseñado para el fin de semana más romántico del año, tan sólo tendrá que desembolsar 17.000 euros. Si los tiene, piénselo.

Además de la estancia en la Suite Real, sus atractivos son el tratamiento Diamond Rose, en pareja, de Natura Bisé, cena en la Enoteca, restaurante con dos estrellas Michelin capitaneado por Paco Pérez y servicio personalizado de ‘jewerly shopper’ de mano de la firma Carrera y Carrera. Con un presupuesto menor, también puede disfrutar de este emblemático hotel al borde del Mediterráneo. Despertarse junto a él también tiene su aquel.

Si existe un refugio romántico en Sierra Nevada, ése es El Lodge Ski & Spa. Su propuesta es ‘Love is in the Mountains’ e incluye: dos noches de alojamiento en Habitación Doble Deluxe con jacuzzi privado al aire libre, desayuno buffet para dos, cena en The Grill, restaurante de alta cocina de El Lodge, una hora de masaje para dos y acceso al spa. Traslados al aeropuerto de Málaga o Granada. Desde 2.160 euros.

Cerca de Madrid y próximo a Sigüenza, se halla el Molino de Alcuneza, que pertenece al club Relais&Châteaux. Elegir este hotel supone desconectar del ajetreo urbano. Situado en el pequeño municipio de Alcuneza, se caracteriza por una atmósfera relajada, perfecta para dedicarse al otro, compartir una inolvidable hora en el spa, una copa de buen vino… Y también un exquisito desayuno y cena. A partir de 368 euros.

Subir a un avión y aterrizar en una isla tampoco está exento de romanticismo. Porque lugares como Palma de Mallorca tienen una luz y un olor únicos, por eso apetece reservar en el Hotel Son Brull. Si además tenemos en cuenta que ocupa un antiguo monasterio en las montañas y que su oferta gastronómica es cuidada y a partir de productos ecológicos cultivados en la propia finca, entonces apetece tanto que se convierte en irresistible.

Cuenta con spa, servicio de personal training y una amplia carta de actividades para quienes buscan emociones más o menos fuertes: senderismo, descenso de barrancos, espeleología, vuelo en globo y en helicóptero. Aunque lo propio en San Valentín sea no despegarse del otro. Desde 608 euros.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+