El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Hoteles

Junto al Lago Saimaa, en ese laberinto natural conocido como la región de los mil lagos. Anttolanhovi Art & Design Villas, en Finlandia

El frío también tiene su atractivo. Si se experimenta desde un cálido y confortable hotel, sin duda alguna.

El frío tiene su punto. Si es un frío helado y nevado, además, tiene magia. E incluso misterio. No importa, ni molesta porque resulta atractivo y, para la mayoría de nosotros, inusual. Por eso nos gusta. Para disfrutarlo al máximo, nos acercamos al lado más fascinante de Finlandia, cuando la nieve extendió su manto blanco. Y lo hacemos desde un alojamiento de diseño, Anttolanhovi Art & Design Villas, a orillas del fascinante Lago Saimaa. 

El frío es una temperatura, pero también es un color y un sonido. Es blanco, casi infinito. Es silencioso. Puro silencio, ausencia de sonido. Sí, el viento no sopla y la nieve amortigua cualquier movimiento. El frío no molesta cuando se percibe desde el interior de una cabaña que cuenta con todos los servicios y un extra de diseño. Aunque el termómetro haya descendido y alcanzado mínimas que no imaginamos, dentro se está bien. Muy bien.

Ponemos música clásica o quizá jazz. Nos acercamos hasta el fuego; queremos comprobar que sigue vivo y no podemos evitar quedarnos pensativos ante el crepitar de la leña. Y ese olor tan familiar, tan a hogar, nos mueve el alma.

El plan hoy es sencillo. Terminaremos ese libro que tanto nos está gustando. Tumbados en el sofá, cubiertos por una manta y con una taza de café caliente, cerca. O quizá sentados frente al ventanal porque la trama de la novela nos atrae pero la apariencia del frío exterior, también.

Anttolanhovi Art & Design Villas es un lugar absolutamente maravilloso. Se trata de un complejo hotelero con larga tradición en Finlandia y que comprende hotel, y dos tipos de cabañas. Suma, además, la orilla de Lago Saimaa, espacios comunes para realizar actividades deportivas o en familia, y oferta de restaurante.

En cuanto a las cabañas, las hay de dos tipos. Las Villas, están situadas apenas a 70 metros de la orilla y han sido diseñadas por el arquitecto Timo Leiviskä. Son perfectas para grandes grupos y familias. Si bien, el número de habitaciones, cinco, y de baños, permite convivir en perfecta armonía. Resulta complicado molestarse. Los espacios comunes, salón y cocina, son ideales para charlar, leer y dormir aunque los demás sigan conversando.

Por otro lado, Emma Johansson imprimió su estilo en las Lakeside Villas. Son construcciones de madera, en las que la iluminación y los espectaculares ventanales son protagonistas. Distribuidas en dos pisos, importa cada detalle, lo grande y lo pequeño. No sorprenden, dicho esto, las vajillas de Ittala y las servilletas de Marimekko.

Es ese tipo de arquitectura sin estridencias. Tan del norte, tan apacible. Tan maravillosa. Colores claros en la madera y tonos grises y blancos en textiles que inspiran sentir frío por el simple placer de dejarse abrazar por ellos.

Sin embargo, nos atrevemos… también nos gusta la idea de salir al exterior. Lo haremos para cocinar. Aunque podemos hacerlo en la cabaña, aceptamos la invitación de una clase para conocer cómo elaborar los clásicos pasteles de arroz de Karelia.

La sensación de mancharse las manos con la harina junto al fuego, es reconfortante. Pero lo es mucho más brindar y dar buena cuenta del menú elaborado, ahora sí, por el equipo del establecimiento. Pescado a la brasa, diferentes ensaladas, patatas que no quieres que terminen nunca. Una cena, sin duda, espléndida.

Por la mañana, alguien llamará a la puerta a la hora indicada y entregará el fabuloso desayuno. Otro ejemplo de los placeres sencillos y máximos de la vida junto al lago, en el bosque. Mermeladas, frutos rojos, quesos y fiambre, así como café, té y zumos naturales. ¿Se puede pedir más? Sí, quizá una siesta a media mañana, de nuevo, junto al fuego.

Es un nuevo día y, aunque nos resistimos, porque dentro se está realmente bien, no queremos dejar escapar la posibilidad de acercarnos a este medio natural tan difícil de describir con palabras. Esta vez, por tanto, elegimos las sensaciones. Posiblemente algunas sean nuevas. Patinaremos, pescaremos en el hielo aunque creamos que es imposible, pasearemos con raquetas o, quizá, incluso hagamos esquí de travesía.

Visitar Anttolanhovi Art & Design Villas en esta época del año implica descubrir la oscuridad como nunca antes la imaginamos. Y ella, con frecuencia, imprime un ritmo más lento, y sentimos la necesidad de dormir mucho más. No opongamos resistencia, no lo hagamos porque dormir, para muchos, es un placer y lujo supremos. Durmamos más que nunca porque, aquí, la oscuridad, el silencio y el frío exterior invitan a ello.

Durante esta escapada, elegimos descubrir el significado de la palabra bienestar. Conocer los beneficios de la auténtica sauna. En nuestra cabaña, contamos con una. Y la puerta se abre, si así lo deseamos, para acercarnos hasta el lago y sumergirnos. Sí, la respiración puede quedar suspendida, apenas unos segundos, pero lo que luego sentimos es difícil, una vez más, explicar con palabras.

En los espacios comunes, además, existe una sauna de humo. Es la oportunidad para conocer otra variación de este hábito tan saludable y tan social. Porque en la sauna se charla, se arregla el mundo y se eliminan toxinas y preocupaciones.

Finlandia, con su frío, con el Lago Saimaa y sus cerca de 14.000 islas, consigue lo que nunca imaginamos. Calmar nuestra mente, invitarnos a un ritmo más lento. Y tan necesario.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+