El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

Se encuentra en Navarra, en el Robledal de AmatiBasoa Suites o dormir en un árbol

En pleno corazón del Valle de Ultzama, cuatro suites construidas de forma respetuosa en robles centenarios. La sostenibilidad es su razón de ser.

Sabemos del efecto reparador de la Naturaleza. Sabemos que un paseo entre árboles, observando, quizá, cómo los rayos de sol se cuelan entre las ramas y respirando aire puro, de ese que tanto echamos en falta en las grandes ciudades, puede ser un bálsamo. Si es así, ¿por qué no acercarnos a ella con más frecuencia? Si es así, ¿por qué no dormir mecidos por las ramas de un roble centenario? En Basoa Suites es posible. 

El entorno en el que se levantan sus cuatro suites es una razón suficiente para que la visita merezca la pena. Pero hay más, muchas más. El lugar es el robledal de Amati, protegido por su interés arbóreo y ornitológico. Dicho esto, se entiende que sea idóneo para desconectar, dejar la mente casi, casi en blanco y relajarse como pocas veces hemos imaginado.

Visitar Basoa Suites es comprender y querer participar de otro tipo de turismo, esto es, de una propuesta sostenible y respetuosa. De hecho, la construcción de las cuatro cabañas se realizó con materiales y técnicas de construcción elegidos por causar el mínimo impacto en el árbol y el entorno. El proyecto y su realización fueron supervisados por ingenieros forestales especialistas en árboles. Ellos brindaron la orientación oportuna sobre el tipo de anclajes, cargas admisibles y sistemas de colocación con el fin de no dañar los ejemplares utilizados ni la masa arbórea.

Con el objetivo de evitar la instalación de tuberías y desagües en el interior del bosque, se apostó por un sistema de baño seco en cada habitación. Además, se construyeron pasarelas de madera elevadas para evitar la compactación del suelo, dirigir la circulación a los caminos y garantizar que el suelo y la flora no sufran el impacto de la presencia del hombre.

Quienes están detrás de este proyecto, son felices viviendo en contacto con la Naturaleza y, como dicen, viven con los pies en la tierra pero les gusta subirse a los árboles. Por eso, promueven acercarse, observar y vivir de cerca los bosques, porque cuanto más sepamos sobre ellos, mejor los cuidaremos.

El Robledal de Amati se encuentra en Lizaso, en el Valle de Ultzama, una hermosa zona de clima suave situada a 30 minutos de Pamplona y 50 de San Sebastián. No solo es posible disfrutar de sus encantos naturales y actividades al aire libre como senderismo o paseos a caballo, también brinda una rica gastronomía y poder aproximarse a tradiciones ancestrales.

La escapada merece la pena porque no todos los días conviertes un árbol en tu habitación. Ni todos los días se recibe el desayuno en una cesta que subes tú mismo a través de una polea.

¿Desconectamos?

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+