El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

Hotel El Far, en Gerona

Al borde del Mediterráneo, a 175 metros sobre él. Es el Hotel El Far y solo tiene 9 bonitas habitaciones.

Soñamos con despedir el año en el Hotel El Far. Soñamos con abrir los ojos, apartar la cortina y contemplar el primer sol de 2015, justo sobre el mar Mediterráneo. Este sueño no es inaccesible, se puede cumplir.

Existen muchos hoteles en los que apetece despedir el año. Son un buen número de establecimientos a los que escapar y dejar atrás las obligaciones familiares. O acercarse, precisamente, con los seres más queridos. Pero pocos están al borde del mar, y solo uno se encuentra a 175 metros sobre él, a escasa distancia de un faro y en un enclave de tanta belleza como San Sebastián de la Guarda. El Far permanece abierto al público el 31 de diciembre y se nos antoja como el mejor plan.

Fuera de temporada la costa presume de otros encantos. Ya no hay turistas, o no tantos; ya no luce el sol con tanta fuerza o directamente se escondió detrás de las nubes, pero lo cierto es que el Mediterráneo sigue regalando, con cada ola, su energía. Precisamente es de energía de lo que hay que cargarse en esa última noche. Es el momento, quizá, de pensar en lo vivido, subrayar lo inolvidable y no pasar por alto lo que posiblemente hubiésemos mejorado o enfocado de otra forma. Hay que pensar, además, en qué queremos para los próximos 12 meses. No, nos referimos a cosas materiales, sino a esos pequeños gestos que nos harán más felices y que, aunque no lo creamos, están a nuestro alcance. Recuerde que somos irremediablemente hedonistas, que creemos en el derecho a la felicidad. Debemos deshacernos de la energía negativa y llenar la despensa, en este caso, la del alma, de la positiva. ¿Qué mejor lugar que éste?

Ojalá llueva. Entonces, cerraremos la puerta de la habitación. Llenaremos la bañera y pondremos música. Sí, y unas velas. Nos sumergiremos en el agua dulce de la ducha. Y después, nos asomaremos a nuestros sueños con una profunda siesta, la lectura de un libro o una inspiradora conversación. Llegará la noche, la del 31, y en el propio establecimiento podremos degustar una buena cena de marcado acento marinero. Seguro que se suceden los rituales de las uvas, las campanadas y las felicitaciones entre conocidos y desconocidos. Pero lo mejor está por llegar… tan solo faltan unas horas.

Porque ya que estamos al borde del Mediterráneo, ya que ocupamos una de las 9 habitaciones de esta hostería del siglo XVIII, deberíamos poner el despertador o no acostarnos hasta que suceda ese mágico momento: el amanecer. Y pensar en qué queremos para un nuevo año de vida. Recordemos que nos va, precisamente, la vida en ser felices.

Aunque no lo crea, no es un sueño inalcanzable, pero son solo 9 habitaciones.

Una respuesta a Hotel El Far, en Gerona

  1. GABRIELA dijo:

    ¡Qué buena elección para despertar al 2015, Mar! Y el ‘camí de ronda’ desde Llafranc, o incluso desde Calella, es de lo más bonito de nuestras costas.

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+