El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Hoteles

Es el único cinco estrellas Gran Lujo de la isla Un fin de semana de lujo en Ibiza Gran Hotel

En el Paseo Marítimo, es el destino diez cuando se busca la energía del Mediterráneo.

Ibiza no es solo una pequeña isla que flota en el Mediterráneo. De hecho, no existe una única Ibiza; existen tantas versiones de ella como personas que la viven, experimentan, sueñan y regresan. Porque a Ibiza se vuelve siempre, nuestro próximo destino es Ibiza Gran Hotel. Sí, a este cinco estrellas Gran Lujo también se regresa. Siempre.

Se encuentra en la ciudad. Apenas a unos minutos del centro, de la playa de Talamanca y de los locales de moda en los que sucede la célebre e hiperactiva noche ibicenca. Su espacio es el Paseo Marítimo, frente a los puertos deportivos de Marina Botafoch y Marina Ibiza. Es decir, junto al mar, ése es su lugar y razón de ser porque Ibiza Gran Hotel es puro Mediterráneo. Y lujo.

Hablamos de un establecimiento en el que la exclusividad es sinónimo de bienestar, desconexión, arte y gastronomía. Cada una de las personas que componen el equipo tienen claro su objetivo: superar las expectativas del huésped.

Para lograrlo, importan los detalles, grandes y pequeños. Algunos inmensos como los 5.000 metros cuadrados de jardines o las 157 suites, estilo loft y orientadas al mar. Las Gran Suites son tres y están situadas en la cuarta y quinta planta. Constan de dos dormitorios independientes, salón, terraza con solárium, piscina climatizada e hidromasaje. Son, en definitiva, tres privilegiados miradores bañados por la luz, la brisa y el aroma del mar.

Ibiza Gran Hotel es arte. Tierra, aire, vida, agua y cielo fueron las fuentes de inspiración para un grupo de artistas contemporáneos vinculados al Mediterráneo, que conocen y trabajan su luz, su esencia, y que dotaron de entidad a cada una de las cinco plantas del hotel. Así, 365 obras fueron creadas específicamente para el espacio con estilos, técnicas y soportes diversos. El resultado es una fascinante colección de arte contemporáneo.

Entre los autores reunidos, por ejemplo, el fotógrafo americano Tony Keeler, quien durante dos décadas plasmó con su cámara los contrastes entre las costumbres tradicionales con los modos de vida de los extranjeros que llegaban a la isla. La última obra que se ha incorporado es el lienzo sobre cristal que ocupa una superficie de más de 40 metros cuadrados en el Open Spa. Lo firma Miguel Gómez Losada y su nombre es Papel de arroz. La simbiosis entre arquitectura y obras de arte es perfecta, y el huésped tiene la oportunidad de descubrir, contemplar y emocionarse.

La gastronomía tampoco pasa desapercibida. El cliente elige qué le apetece y en qué momento desea disfrutarlo. Hablamos de los restaurantes Costa Mara Restaurant, Pool Restaurant y La Gaia Lounge Bar. En el último, y tomando la cocina nikkei como punto de partida, se ha diseñado Japeruvian Cuisine, con marcado acento de los ingredientes, recetas y sabores de Japón y Perú. Sin pasar por alto, la carta de coctelería y la posibilidad de contemplar la exposición permanente de fotografías sobre el alma hippy de la isla y también la impresionante obra de la artista danesa Katrin Krik, titulada ‘Life’, que ha sido la última adquisición que Ibiza Gran Hotel ha añadido a su extensa colección de arte.

Pero hay más. Ibiza Gran Hotel alberga dentro de sus instalaciones Downtown Ibiza by Giussepe Cipriani, restaurante de fama internacional y excepcional cocina italiana, y Heart Ibiza, con diferentes espacios, diseñado por los hermanos Adrià junto al Circo del Sol. Tanto en el primero como en el segundo, la atmósfera es realmente sofisticada y singular.

Cada cliente elige vivir intensamente cada minuto en la isla o pulsar el botón de desconectar y experimentar absoluta calma. En cualquier caso, será con una sonrisa y el alma feliz. Algo a lo que, sin duda, contribuye la oferta de Open Spa, esto es, 1.300 metros cuadrados consagrados al bienestar.

Ibiza es luz, es mar, es belleza. Es como cada uno quiere vivirla; también noche, música y diversión. Es ese lugar en el que inevitablemente el estrés y las prisas quedan en un segundo, tercer o cuarto plano.

Sí, regresamos a la isla en la que se pierde la noción del tiempo y se recupera la verdadera dimensión de la palabra lujo. Y volvemos a Ibiza Gran Hotel porque sentimos el deseo de sumergirnos en sus piscinas y emerger con otra energía.

 

Hoteles

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+