El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Hoteles

Flora Chiado apartments, en Lisboa

Son los apartamentos que quisiéramos encontrar en todas las ciudades, donde disfrutar de un gran espacio, bien ubicado, bien decorado y muy bien atendido.

En  la Rua Anchieta del Chiado de Lisboa, la del mercadillo de los sábados de libros de viejo, entre el restaurante Alma y la tienda “A vida Portuguesa”, nos quedaba un andamio sin dedicarle un post en el hedonista.es. Durante dos años y medio este obrón se fue abriendo paso y acaba de inaugurarse todo un edificio de 10 apartamentos, los Flora Chiado apartments, que cumplen con los requisitos propios de los más viajados hedonistas.

La localización en el centro del Chiado es inmejorable. La arquitectura de este edificio histórico del siglo XVIII renovado por Ricardo Flora, arquitecto y uno de los propietarios del mismo, resulta imponente. La depurada decoración de Sofía Bragança nos encaja como un guante.

A los viajeros avezados no se les puede despistar con decoraciones innecesarias ni con materiales camuflados. Nada más lejos de las intenciones de este equilibrado proyecto de 7 espaciosos apartamentos, de 1 o de 2 habitaciones dobles, y 3 dúplex de 2 habitaciones con dos baños.

Como es habitual en el centro de Lisboa, todos estos edificios de después del terremoto de 1755 se construyeron con la influencia arquitectónica y estética del marqués de Pombal, que recuperó la ciudad con espíritu hausmaniano francés,  y la burguesía se desplazó a estos barrios, procedente de Alfama y Graça, para vivir en pisos, casi como hoy en día. Con la salvedad de que la estructura de madera antisísmica en forma de jaula, en el edificio actual es decorativa, pues se ha rehecho todo el edificio con estructura de hierro, y se ha incorporado un ascensor transparente entre montones de detalles que no obvian nada.  Los dueños tuvieron que atender durante meses hasta a los inspectores de restos arqueológicos, que aunque al final no encontraron grandes tesoros,  sí sacaron contenedores de restos.

Varios de estos apartamentos cuentan con grandes terrazas propias, todos los baños son del mármol más preciado, el llamado pedra de Lioz. Se han rehecho a mano más de 6.000 azulejos de las escaleras y zócalos que estaban deteriorados o habían sido arrancados. La madera de los suelos que no se pudo reutilizar para su finalidad inicial, de un grosor y con una pátina del tiempo espectaculares, se ha reutilizado para hacer los cabeceros de las camas y muebles auxiliares.

La decoración es depurada y eso nos permite respirar hondo, disfrutar de la luz, gracias a los volúmenes de los techos altos y a los grandes ventanales, pero si hay algo que resaltar son precisamente los materiales. Se trata de excelentes materiales, que superan la prueba de varios sentidos, como la vista, y el tacto. Los algodones de la casa San Pedro, para las camas y toallas. Terciopelos lisos, maderas, azulejos, mármoles, hierro forjado, colores neutros y materiales mates. La carpintería, con maderas decapadas en las puertas antiguas y en los armarios empotrados en cada habitación. Wifi, regalo de bienvenida, con vino, queso, té, agua y cápsulas de la cafetera Delta que te espera en la encimera de la cocina en el espacio diáfano del salón. Amenities, de Castelbel en los baños.

La decoradora Sofía Bragança ha utilizado lámparas de Tom Dixon de cobre, que dan un toque metálico a los espacios con mucha madera; hay sillones del brasileño Jader Almeida, estilo midcentury, para completar la zona del gran sofá. En las paredes, fotografías originales del fotógrafo Rui Palha, armoniosas, con motivos de naturaleza, sin agresiones.

Ricardo nos relata la aventura familiar y personal de primera mano, ya que tanto él como sus padres y abuelos sufrieron las consecuencias de la ley de alquileres antigua, con rentas prehistóricas que no permitían ni hacer obras al propietario ni desalojar a los inquilinos hasta su fallecimiento. Y en este caso concreto eso duró 60 años.

Cada tarde, el servicio de habitaciones deposita en la nevera el desayuno del día siguiente y cada mañana al levantarte tienes una bolsita con diferentes tipos de pan y de bollería colgada del pomo de la puerta, como se hacía en Portugal en la época de sus abuelos.

Este es el apartamento que quisiéramos encontrar en todas las ciudades, donde poder disfrutar de un gran espacio, bien ubicado, bien renovado, bien decorado y bien atendido.

7 respuestas a Flora Chiado apartments, en Lisboa

  1. GABRIELA DOMINGO SERRANO dijo:

    Maravilloso descubrimiento, Maribel, como siempre! Apuntado para la próxima visita a Lisboa.

  2. Andrea Martínez dijo:

    Maribel!! Que buen artículo, aunque vivamos en Lisboa tu descripción dan ganas de reservar para vivir la experiencia!!

  3. Fatima dijo:

    Ya sé dónde volver cuando tenga saudades!!!!

  4. FLORA Chiado Apartments dijo:

    Muchas gracias Maribel y muchas gracias a toda la redacción El hedonista.es!

    Esperamos volver a recibirlos muy pronto…

    Saludos,

    Equipo FLORA Chiado Apartments

    • Miguel de Santos dijo:

      Gracias a vosotros por hacer las cosas tan bien y con tanto cuidado.
      Un saludo

  5. Maria dijo:

    Qué maravilla de descripción enhorabuena! Hacía mucho tiempo que no leía nada tan hedonistamente inspirador. Apuntado en la lista !

  6. Micaela dijo:

    Me ha encantado el artículo Maribel. A ver si esta primavera me acerco a Lisboa y lo estrenamos.

Hoteles

Hoteles

La Quinta de San Amaro

Gabriela Domingo

Quien se hospeda en este hotel rural rodeado de viñedos de Albariño, a 10 minutos de las mejores playas de Rías Baixas, repite. leer

Todo esto
y mucho más
en Hoteles
+